Buenos Aires, 21/10/2017, edición Nº 1802

Después de un año de reparaciones, reabre la sala Lugones

(CABA) Entre el violeta de la alfombra y el verde petróleo del techo resaltan las 233 butacas retapizadas aún envueltas en nylon. Se ve a los técnicos instalar proyectores, todavía huele a pegamento y se escuchan martillazos. Son los obreros que se dividen las tareas para terminar con los trabajos de la sala Lugones del Teatro San Martín, un ícono del cine porteño que abrirá nuevamente sus puertas el 18...

(CABA) Entre el violeta de la alfombra y el verde petróleo del techo resaltan las 233 butacas retapizadas aún envueltas en nylon. Se ve a los técnicos instalar proyectores, todavía huele a pegamento y se escuchan martillazos. Son los obreros que se dividen las tareas para terminar con los trabajos de la sala Lugones del Teatro San Martín, un ícono del cine porteño que abrirá nuevamente sus puertas el 18 de este mes, después de un año de permanecer cerrada por refacciones.

Ya no hay palomas volando en el interior ni agujeros en el cielo raso de la mítica sala ubicada en el décimo piso de teatro de la avenida Corrientes 1530. Ahora resalta el espíritu sesentista que la caracterizó desde su apertura, el 4 de octubre de 1967, y que volverá a estar disponible para los vecinos dentro de dos semanas cuando se proyecte la película en 35 mm Así cantaba Carlos Gardel.

La puesta en valor del Teatro San Martín tiene una serie de hitos y la restauración de la sala Lugones es uno de ellos“, dijo el ministro de Cultura porteño, Hernán Lombardi. “Es uno de los sitios más queridos del ambiente del cine arte de Buenos Aires. Acá se ven las películas que no se ven en la ciudad“, dijo.

La puesta en valor de la sala comenzó hace aproximadamente un año con el retiro de la alfombra y la instalación de una nueva carpeta del color original. Las butacas fueron restauradas y retapizadas, al igual que las puertas de acceso. Luego se agregaron espacios para sillas de ruedas y se reacondicionaron los baños.

Los cielos rasos de la sala y el hall se demolieron y fueron construidos a nuevo. Entre otros trabajos se despojó el lugar del amianto existente -según los protocolos de la Agencia de Protección Ambiental-, se sumó un tendido de instalaciones contra incendios que constan de rociadores, hidrantes, detectores de humo y alarmas; y se realizó una nueva instalación eléctrica en el escenario y la oficina de dirección.

En los últimos dos años estuvimos haciendo una cirugía a corazón abierto“, ejemplificó el ministro de Desarrollo Urbano, Daniel Chain. “Comenzamos con la puesta en valor de todo el edificio, pero el teatro nunca dejó de funcionar. El personal hizo un esfuerzo muy grande para soportar las obras, mientras continuó trabajando“, explicó. La obra total se ejecutó en cuatro etapas. Primero se restauraron la fachada del edificio y las cubiertas, las cuales tenían filtraciones en varios sectores.

Luego se construyó una nueva sala de danza; más tarde fue el turno de las instalaciones internas (cañerías, baños, camarines, etc.) y la última etapa tiene que ver con la puesta en valor de la sala Lugones y otros espacios. La finalización de los trabajos, se espera, será a mediados de 2016.

Una de las características que tendrá la renovada sala Lugones es que contará con equipos para proyectar películas en varios formatos. Está equipada con dos proyectores 35 mm en línea y un proyector 16 mm profesional con lámpara Xenon. A esos equipos analógicos se les sumó un proyector DCP (Digital Cinema Package), de altísima calidad, y su correspondiente equipo de sonido Dolby de última generación.

Habrá un funcionamiento en forma simultánea con películas en formato digital y en 35 mm”, adelantó Lombardi. “La primera parte de la programación será en celuloide porque quisimos rescatar ese espíritu que mantuvo la sala desde su inauguración“, agregó.

El 18 de este mes, a las 12, se proyectará la película dedicada a Carlos Gardel para reanudar la actividad en la sala. El film reúne diez de los quince cortos que Gardel filmó en 1930 bajo la dirección de Eduardo Morera. Éstos tienen una gran importancia histórica porque con las canciones que interpreta Gardel (los tangos “Mano a mano”, “Yira, yira” y “Tengo miedo”, entre otros) nació el cine sonoro argentino.

Luego, y mediante la colaboración del Centro Cultural e Informativo de la Embajada de Japón, comenzará el ciclo Seijun Suzuki, una muestra integrada por quince films inéditos en el país enviados por The Japan Foundation, en copias en 35 mm.

SeijunSuzuki_zpsee70b586

Comentarios

Ingresa tu comentario