Buenos Aires, 29/03/2017

Desplazados de la Ciudad, los manteros desembarcaron en La Plata

La transformaron en “capital provincial de la venta informal”. Los días hábiles hay más de 600 puestos. Hubo operativos y disturbios.

(PBA) Desplazados de la avenida Avellaneda, en Flores, y de la avenida Rivadavia, en Caballito, parte de los manteros desembarcaron en La Plata y la transformaron en “capital provincial de la venta informal”. De hecho, en un predio ferial organizado por el Gobierno porteño en Once, sólo hay 204 puestos ocupados del total de 252. Cifras de las cámaras empresarias locales estiman que en los últimos tres meses aumentó un 20% el número de vendedores callejeros. Y se duplicó en el último año y medio. Los días hábiles habría más de 600 puestos de relojes, bijouterie, ropa, frutas, verduras y aparatos electrónicos importados de gama baja.

El fenómeno está a simple vista: la informalidad comercial se observa en las calles del centro o microcentro, pero también se ven stands y exhibidores improvisados en plazas, parques, frente a los edificios públicos (La Plata tiene más de 200) y en las calles principales: avenidas 7; 13; diagonal 80; diagonal 79. “Este año también tenemos denuncias de asociados de City Bell, Villa Elisa y Los Hornos”, reconoció a Clarín el vicepresidente de la Federación Empresaria de La Plata (FELP), Alejandro Frangi.

La capital provincial tiene registrados 17.890 locales habilitados. Eso contempla desde un kiosco de tres metros de frente hasta un centro de venta de electrodomésticos que ocupa media manzana.

“La caída en las ventas se nota especialmente en los rubros que maneja el sector no formal: indumentaria, juguetería, artículos importados, algo de comestibles y hasta ferretería”, enumeran en la Cámara de Comercio platense.

De acuerdo con un relevamiento de la CAME, La Plata ocupa el quinto lugar entre las ciudades con mayor presencia de informalidad en el comercio minorista. Sólo es superada, en la provincia, por Lomas de Zamora y La Matanza.

Los empresarios locales plantearon sus quejas ante las autoridades. “El Estado está ausente en todos sus niveles”, se quejó Frangi. Instrumentos para actuar tiene: tal como se la ve en las calles y veredas, la venta ambulante vulnera la ley 11.723, (de Propiedad Intelectual); la 22.362, de Patentes y Marcas; la 22.415, de Contrabando y la 24.769 (Régimen Penal Tributario), todas dictadas por el Congreso. Pero además, esta actividad colisiona con la ordenanza 6147 de 1985, que regula la actividad comercial y prohíbe la “venta ambulante”. Con ese instrumento, los inspectores municipales realizaron operativos la semana pasada en los centros de las calles 8; la 12 y la avenida 7. Hubo decomisos, algunos incidentes y resistencias. “La venta ilegal constituye una situación que atenta contra los que pagan impuestos, alquiler y empleados en blanco”, fundamentó el intendente, Julio Garro. Y un día después, una marcha por el centro de la capital provincial, reclamó por la “libertad de trabajo”.

El alquiler de un espacio en zona céntrica cuesta entre $ 40 mil y $ 60 mil por mes. El pago de los servicios requiere por lo menos otros $ 2.500 y el costo laboral no es menor a los $ 18 mil por cada empleado.
Para los manteros, todo resulta menos oneroso. “En el caso de los jóvenes que vienen de países africanos, tenemos constancia de que están agrupados, organizados y que alguna banda de la Ciudad de Buenos Aires les provee la mercadería. Todos venden lo mismo”, contó a Clarín un dirigente comercial platense. En el caso de las frutas y verduras, se trataría de organizaciones locales. “Todas las mañanas, temprano, bajan camiones con cajones y los dejan en las esquinas céntricas a los vendedores”, dijo a este diario Roberto F., dueño de un local de la 7 que todos los días observa el procedimiento.

La presencia de la informalidad en el comercio platense tiene también reflejo en el Concejo Deliberante. La concejal Florencia Rollie (Cambiemos) elaboró un proyecto para crear un organismo de control del “espacio público callejero”. Y promueve endurecer sanciones para los infractores, y así “lograr que puedan tener prisión efectiva por al menos 20 días”, según explicó. NR

manteros la plata

Fuente: Clarín

Comentarios

Ingresa tu comentario