Buenos Aires, 22/08/2017, edición Nº 2081

Desesperante: más calor, piquetes y menos luz para los porteños

Hubo piquetes en casi todos los barrios de la ciudad; también se interrumpió el tránsito en las autopistas 25 de Mayo y Dellepiane; vecinos de Valentín Alsina se manifestaron sobre el puente La Noria; la temperatura máxima fue de 34° El calor que no da tregua, y la falta de energía eléctrica que parece no encontrar vías de solución en toda el área metropolitana, provocó el recrudecimiento de las protestas de los...

Hubo piquetes en casi todos los barrios de la ciudad; también se interrumpió el tránsito en las autopistas 25 de Mayo y Dellepiane; vecinos de Valentín Alsina se manifestaron sobre el puente La Noria; la temperatura máxima fue de 34°

piquetes-ciudad-buenos-aires

El calor que no da tregua, y la falta de energía eléctrica que parece no encontrar vías de solución en toda el área metropolitana, provocó el recrudecimiento de las protestas de los vecinos.

Barricadas hechas con los contenedores de basura, neumáticos quemados y hasta ómnibus escolares cruzados sobre las calzadas, sirvieron para expresar el cansancio de los vecinos que, en algunos casos, llevan ya 15 días sin luz.

Mientras tanto, el gobierno nacional reiteró que evalúa rescindir los contratos de concesión con Edesur y Edenor, las empresas distribuidoras de energía, si no pueden solucionar el problema. El ministro de Planificación Federal, Julio De Vido, acompañado por el jefe de Gabinete, Jorge Capitanich, además, reiteraron que ya se analizan las sanciones que les impondrán a las eléctricas una vez que se supere la crisis.

Las acusaciones y las amenazas del Gobierno, sin embargo, nada dicen de soluciones a corto plazo para la crisis. Tampoco Edenor y Edesur parecen dispuestas a clarificar el panorama.

Ayer, los cortes que mayor inconveniente causaron se registraron en la autopista 25 de Mayo, en el barrio de Flores, donde los vecinos carecen de luz desde hace once días.

Con colectivos escolares atravesados sobre el asfalto, interrumpieron el tránsito a la altura de la calle Lautaro, en Flores. Otro reclamo, en la autopista Dellepiane y Montiel, en Villa Lugano, provocó congestión en la zona sur. Y el Puente Alsina, que divide Lanús y Nueva Pompeya, se convirtió en una senda peatonal, ya que no podían circular los vehículos. Además el Camino del Buen Ayre, en la Panamericana, fue cortado a la altura de la ruta 8.

Las llamas y el olor a neumático quemado era, anoche, la postal de las esquinas porteñas. A los vecinos que arrastran el problema desde hace días se sumaron en las últimas horas zonas de Palermo y Las Cañitas, donde los cortes comenzaron entre el jueves a la noche y ayer por la mañana.

Los piquetes, que se multiplicaron respecto de días anteriores, se registraron en Carlos Calvo y Perú (San Telmo), San Juan y Entre Ríos (San Cristóbal), Aguirre y Serrano (Villa Crespo), Nazca y Bacacay (Flores), Corrientes y Ángel Gallardo (Almagro), Juan B. Justo y Lope de Vega (Villa Luro), Donato Álvarez y Cervantes (Villa General Mitre), Rivadavia y Pasaje el Maestro (Caballito), Inclán y Avenida La Plata (Boedo), y Coronel Díaz y Paraguay (Palermo), por citar algunos. También hubo en el conurbano.

Las protestas de vecinos se extendieron a las vías del ferrocarril, como en el cruce de la avenida Nazca y la línea Sarmiento. Y el tren Belgrano Norte prestó un servicio reducido en los tramos Retiro-Boulogne y Los Polvorines-Villa Rosa por un corte en las vías. En toda la ciudad de Buenos Aires, además, se registraron al menos 200 cruces semafóricos fuera de servicio por falta de luz.

“Edesur y Edenor son los únicos responsables del servicio y deben ejecutar los planes de inversión correspondiente”, destacó Capitanich, en su rueda de prensa diaria. Y advirtió: “El siguiente paso es la aplicación de lo que establecen los contratos de concesión: multas, resarcimiento y, eventualmente, la rescisión del contrato”. Al mensaje, que sonó a ultimátum, se sumó el ministro de Planificación Federal, Julio De Vido, quien les pidió a los responsables de las empresas que “atiendan personalmente y no con contestadores los reclamos de los usuarios”. Una vez que pase la crisis y la ola de calor, dijo el funcionario, “se evaluarán las sanciones y resarcimientos correspondientes”.

La falta de energía eléctrica provoca pérdidas económicas entre los damnificados. Tanto vecinos como comerciantes muestran su preocupación. Es el caso de quienes son propietarios de locales en zonas gastronómicas como Palermo, Belgrano o Las Cañitas. La Cámara de Industriales Panaderos de la Ciudad de Buenos Aires, por su parte, advirtió ayer que corre peligro el abastecimiento de pan en toda el área metropolitana, ya que la mitad de las panaderías se encuentran sin luz.

CALOR Y SALUD

Las temperaturas de ayer no dieron respiro a los vecinos que aún se encuentran sin luz. La marca mínima fue de 24° y se registró a las 4 de la madrugada; mientras que la máxima alcanzó los 34° a las 16.20. Con estos valores, suman seis días consecutivos de ola de calor, lo que convierte esta seguidilla en la segunda más larga de la historia desde 1906. La más extensa duró ocho días y sucedió entre el 31 de diciembre de 2004 y el 7 de enero de 2005, con temperaturas de entre 22° y 38°.

A causa de la ola de calor aumentaron los casos en los que debieron intervenir los médicos del SAME. Según informó el doctor Alberto Crescenti, titular del organismo, entre ayer hubo que atender 1200 consultas; una cifra similar hubo que atender el jueves. “La media por día en diciembre es de 750 casos, pero con las elevadas temperaturas el promedio subió”, explicó Crescenti. Los pedidos de asistencia, en la mayoría de los casos, son por alta presión arterial, lipotimias y accidentes de tránsito.

Los adultos mayores, principalmente aquellos sin techo, son quienes más sufren las inclemencias del calor. Pero no sólo debieron ser asistidos quienes viven en situación de calle ya que hubo ancianos rescatados en edificios donde no funcionaban los ascensores. Uno de los casos fue el de una mujer de 83 años, que vive en un departamento del piso 20 de un edificio en Boedo, que ayer fue asistida por un grupo de bomberos.

TRANSENER SE DESLIGA DE LAS FALLAS EN LA RED

Ante la crisis energética que afecta a la ciudad de Buenos Aires, el conurbano y otras ciudades del interior del país, Transener, la empresa que realiza el transporte nacional de energía, informó cómo está funcionando la red de alta tensión.

“La red de transporte en Extra Alta Tensión, cuya operación y mantenimiento se encuentra bajo la responsabilidad de Transener, respondió satisfactoriamente a los requerimientos derivados del récord de demanda producido durante los días de alto consumo”, dijo en un comunicado.

“Las 51 estaciones transformadoras y los 14.322 km de líneas de alta tensión no registraron indisponibilidades y operan en forma normal y sin registros de fallas en sus equipos que pudieran provocar restricciones de abastecimiento”, agregó..

Comentarios

Ingresa tu comentario