Desde rock a fiestas y casamientos, el Colón ya es un ‘teatro...

Desde rock a fiestas y casamientos, el Colón ya es un ‘teatro para todos’

(CABA) Distintos shows –entre ellos las charlas con Al Pacino y el recital de Los Babasónicos– generaron en las últimas semanas una polémica sobre el tipo de eventos privados que se realizan en el Teatro Colón. ¿Cuál es el desembolso que debe hacer hoy una empresa privada para poder montar un espectáculo o un evento corporativo en uno de los teatros de ópera más importantes del mundo?

Su alquiler tiene un precio de $ 600.000 por día, un valor fijo establecido por una tasación realizada por peritos del Banco Ciudad. Mientras que el alquiler del Salón Dorado, usado para meet-and-greet con artistas o cócteles de empresas, tiene un precio se puede decir un poco más accesible, que llega a los $ 300.000 por una jornada.

Sin embargo, los eventos privados en el marco del teatro no son una novedad. Hay ejemplos desde 2002, cuando Gustavo Cerati interpretó sus “11 Episodios Sinfónicos” junto a la Orquesta Sinfónica Nacional en uno de los salones del Colón. También otros importantes artistas locales como Luis Alberto Spinetta; Charly García y Fito Páez, quienes en otras oportunidades presentaron espectáculos en una de las salas del teatro más importante de la Argentina. Y más recientemente, los shows producidos por el empresario Avelino Tamargo, que con el nombre “Las elegidas” y “Los elegidos” convocaron a cantantes como el Chaqueño Palavecino; Valeria Lynch; Patricia Sosa; Palito Ortega y Marilina Ross, entre otros.

Según fuentes oficiales cercanas a la dirección del Teatro Colón que dirige Darío Lopérfido, los alquileres son una fuente importante de ingresos que permiten afrontar los gastos de mantenimiento del establecimiento, que tiene un plantel de más de 1000 empleados y está declarado como monumento histórico nacional. Sus recursos provienen de la venta de tickets –aunque algunas funciones son a pérdida–, las visitas guiadas y los subsidios.

Otro de los argumentos a favor de ceder por dinero sus instalaciones es que el teatro tiene “tiempos muertos” en su calendario artístico, que abarca unas 260 funciones por año. En tanto, los tiempos de ensayo y preparación para una ópera van de 60 a 90 días.

Las empresas privadas que usan las instalaciones deben cumplir varios requisitos. No pueden amplificar el sonido a más de 90 decibeles para no perjudicar la impecable acústica de la sala y deben pagar horas extras a los empleados y técnicos del propio teatro. Esto se debe a que no se permite que nadie externo maneje los equipos. Este tipo de eventos, además, suele hacerse los lunes, día de descanso.

Pero no sólo se alquila para espectáculos musicales o teatrales. Varias universidades privadas utilizan la sala para sus actos de colación de grados. Y también las empresas alquilan solamente el Salón Dorado para reuniones y cócteles que, por normativa estrictas del teatro, deben cuidar especialmente el mobiliario histórico. “No es un salón de fiestas. No se puede traer un DJ y bailar”, explicaron las fuentes oficiales.

Este año, la novedad serán los casamientos. Pero en este caso no se trata de un evento pago y se realizará por única vez el próximo 5 de diciembre. Es una iniciativa de Participación Ciudadana del Gobierno de la Ciudad que realizó una encuesta entre los porteños, donde el Teatro Colón salió elegido como lugar preferido para casarse. De las 5000 parejas que se anotaron fueron elegidas 12 que tendrán su boda civil en el imponente marco del Salón Dorado. Eso sí, la tradición de tirar arroz a los novios deberá ser fuera del teatro. Desde el Gobierno porteño aclararon que no tiene ningún costo extra para las parejas.

FUENTE: EL CRONISTA
S.C.