Buenos Aires, 17/12/2017, edición Nº 1859

Desde hoy habrá un carril reversible de emergencia en Alem

Ya están colocados sobre la traza de la avenida. Antes de cambiar, titilarán durante dos minutos para alertar a los automovilistas. Es para contrarrestar los piquetes.

(CABA) El crecimiento en la cantidad de piquetes realizados en el centro porteño en los últimos años obliga a modificar el flujo del tránsito. Por los permanentes cortes en la zona del Bajo, a partir de hoy el Gobierno porteño pondrá en funcionamiento un contracarril inteligente en la avenida Leandro N. Alem, que podrá ser cambiado de mano cuando haya una interrupción en la calzada, sobre todo frente al Ministerio de Trabajo.

El contracarril podrá ser activado en el tramo entre Bartolomé Mitre y Ricardo Rojas, casi toda la extensión de Leandro N. Alem. Esta avenida, en su eje central, tiene dos carriles por mano: la idea es que uno de ellos pueda ser invertido en los momentos de congestión por piquetes.

La activación del contracarril se decidirá desde el Centro de Control de Tránsito, donde los operadores pueden modificar la sincronización de los semáforos en tiempo real. Cada vez que haya un corte, una manifestación o cualquier tipo de obstáculo para el flujo en esa zona del Bajo, cambiarán la mano del carril del lado que corresponda, para dejar tres hacia el lugar donde afecta el corte y el restante para el sentido contrario.

Lógicamente, el cambio no será brusco. Primero habrá un período de dos minutos con los semáforos titilando para advertir sobre la modificación de la mano, y además se avisará a través de los carteles electrónicos de leyenda variable que están en la avenida La Rábida (la que corre detrás de la Casa Rosada) y en Cerrito y Libertador. También participarán del operativo los agentes de tránsito. Aunque el corte sea pequeño, el carril cambiará de mano en toda su extensión, para alertar al tránsito y permitir que corra mejor.

Se trata de una zona crítica. Por Leandro N. Alem circulan unos 2.800 vehículos en las horas pico por cada mano, incluidos 300 servicios de colectivos. En el Gobierno porteño estiman que el contracarril permitirá ahorrarles un 30% de tiempo a los autos que sufran la congestión.

El lugar más conflictivo es el Ministerio de Trabajo, en Alem 628. Pero en la zona también suele haber cortes por actos políticos o eventos en el Luna Park o el Centro Cultural Néstor Kirchner, por ejemplo. Además, el Bajo no sólo sufre sus propios cortes sino que se le agrega tránsito cuando hay problemas en la 9 de Julio, Huergo, Madero y el resto de las vías importantes de la zona.

Según la Ciudad, Leandro N. Alem sufrió en lo que va del año 54 cortes, aunque el promedio se eleva entre marzo y diciembre, cuando hay más protestas frente a Trabajo. El horario crítico es entre las 14 y las 16.

“Siempre estamos trabajando para resolver la dinámica del transito. Venimos invirtiendo en tecnología para que todos podamos circular fluidamente, trabajando en semáforos, carteles de leyenda variable, cámaras y aplicaciones para informar todo lo que sucede en tiempo real. Y ahora habilitamos este contracarril”, explicó Guillermo Dietrich, subsecretario de Tránsito y Transporte de la Ciudad.
La avenida Alem tuvo durante años contracarriles reversibles en los horarios pico, hasta que hubo que desactivarlos porque las obras de extensión de la línea E de subtes (que comenzaron en 2007 y aún no terminaron) fueron bloqueando distintas partes de la calzada. Desde entonces, la Ciudad modernizó 160 semáforos en la avenida, renovación tecnológica que ahora permite esta nueva medida.

No es la primera vez que el Gobierno de Mauricio Macri altera el diseño de una avenida importante. En 2008 prolongaron los carriles exclusivos sobre Córdoba desde Pueyrredón hasta Medrano, y los de Entre Ríos, que comenzaban en Belgrano y ahora lo hacen en San Juan. Al año siguiente implantaron la doble mano en Pueyrredón, y entre 2010 y 2011 hicieron lo propio en Santa Fe, por tramos. También en la avenida Garay se hizo un contracarril para facilitar el acceso de los colectivos hacia Plaza constitución. A partir de 2011 llegaron los Metrobus, en Juan B. Justo, 9 de Julio, el ramal sur y Cabildo. En tanto, la Avenida del Libertador mantiene sus dos carriles reversibles, que los días hábiles entre las 15 y las 22 cambian de mano para aliviar el tránsito que sale hacia el Norte.

Comentarios

Ingresa tu comentario