Buenos Aires, 15/12/2017, edición Nº 1857

Desde Caballito, ayudan a los que pelean contra e cáncer

La Cooperadora del Hospital Marie Curie, en Caballito, asiste en forma integral a los pacientes oncológicos y a sus familiares.

(CABA) Como cada mañana, el teléfono empieza a sonar muy temprano. Nélida Spinazzola lo atiende en su escritorio, entre cajas con donaciones que contienen desde productos de higiene personal hasta alimentos, que se apilan en la oficina de la planta baja del Hospital de Oncología Marie Curie, frente a parque Centenario. La que llama es una mujer de Corrientes para pedir las bolsas de colostomía que necesita su hermana y que no puede comprar. Con una mano, Nélida toma nota, mientras con la otra le hace señas para que espere a una voluntaria que llega cargada de revistas. Después de firmar papeles, responder consultas e indicarle a la colaboradora que empiece por visitar a los pacientes del tercer piso (“porque allí están los más enfermitos”), se disculpa con una sonrisa y dice: “Las necesidades aquí son muchas y diversas: se van suscitando a cada momento y sólo se pueden conocer cuando uno trabaja in situ”.

Está por cumplir 82 años y desde hace 27 es la presidenta de la Cooperadora del Hospital Marie Curie. “La Cooperadora nació en 1988 para ayudar a los pacientes en todo lo que fuere necesario. Aquí llegan personas de sectores muy vulnerables de toda la Argentina y de países vecinos”, cuenta. Cuando le pidieron que se pusiera a la cabeza del proyecto no pudo negarse. Venía realizando trabajos sociales en hospitales desde hacía años – había coordinado un voluntariado de 80 personas en el área de medicina nuclear del Clínicas y brindado ayuda espiritual en el Hospital Italiano.

Nélida vive en la Argentina desde 1948 y es mamá de dos hijos y abuela de cinco nietos. “Este hospital es mi primer nieto. Aquí llegan personas con muchas necesidades y siempre creí que debían ser cubiertas, sobre todo, con amor. Mi objetivo es que los pacientes que vienen a atenderse sean tratados con dignidad. Buscamos que no sólo tengan excelencia médica, sino también bienestar.”

La asistencia que brinda la cooperadora a pacientes y familiares es múltiple: “Desde asegurarnos que tengan la ropa; los vouchers para que vayan al bar del hospital a comer; el dinero para que puedan salir a hacer un trámite, trasladarse a sus casas en taxi (las ambulancias no dan abasto), comer el fin de semana o comprar los medicamentos. El seguimiento que se les hace es muy personalizado: buscamos que aquí no carezcan de nada”, dice Nélida. “Además, colaboramos con la compra o el arreglo de equipos, quirófanos, consultorios e instrumental médico”. Graciela Brandan tiene 65 años y vive en José C Paz. Su hija, Eva Pedrera, de 31 y mamá de cinco hijos, está internada en el hospital desde hace más de un mes. “Tiene un papiloma florido y cuando llegó estaba muy mal”, cuenta Graciela. Con emoción, resume que el trabajo de la Cooperadora es “excepcional”. “Me ayudaron en un montón de cosas: desde los remedios hasta la plata para que podamos ir y venir a nuestra casa. Pero, sobre todo, con amor”, agrega. La Cooperadora tiene cuatro voluntarias (incluida Nélida) que trabajan allí todas las mañanas, más otros colaboradores que visitan pacientes o realizan tareas diversas. Cuentan con lo que recaudan en la playa de estacionamiento del hospital (que les habilitó el gobierno porteño), donaciones de particulares o instituciones como Cáritas, y lo que juntan en eventos a beneficio. El viernes 17 pasado, recibieron la visita de una delegación de la embajada de Sudáfrica en la Argentina, encabezada por la embajadora Zenani Dlamini, hija de Nelson Mandela. “Mandela dejó escrito que el día del aniversario de su muerte, se hicieran actos de amor al prójimo. Su hija eligió venir a este hospital con un grupo de la ONG Mujeres como vos, y sirvieron el desayuno para los pacientes”, cuenta Nélida.

Quienes deseen colaborar con la Cooperadora Marie Curie con donaciones o sumándose como voluntarios, llamar al (011) 4982-1831 interno 2139 de 7.30 a 12 o acercarse a avenida Patricias Argentinas 750, en Capital.

Comentarios

Ingresa tu comentario