Desde Buenos Aires, muchos estadounidenses sienten el deber de votar

Desde Buenos Aires, muchos estadounidenses sienten el deber de votar

(CABA) Meghan Lewis es una profesora de yoga oriunda de Monument, un pueblo de Colorado, en el oeste de Estados Unidos, y vive desde hace ocho años en San Telmo. Hasta no hace mucho, contó, solía creer que “lo peor que habíamos visto entre los republicanos era (la ex candidata a vicepresidente) Sarah Palin…hasta que surgió Donald Trump”.

A los 38 años y pese a vivir en la otra punta del mundo, Lewis siente “la obligación de participar” en las elecciones de su país, en donde el voto es optativo.

Como muchos estadounidenses que viven dentro y fuera de su país, Lewis votó por adelantado. Los ciudadanos que viven en el exterior pueden registrarse y emitir lo que se conoce como un voto en ausencia. tanto por correo postal o por email.

“Voté a Hillary. No participé de las internas del Partido Demócrata (este año), pero hubiera votado por Bernie Sanders”, comentó Lewis y agregó que “siempre voté a los demócratas, porque los derechos humanos y civiles son su prioridad”.

A diferencia de lo que muchos piensan en un país de más de 300 millones de habitantes, ella sabe que su voto vale.

“Soy de Colorado, un estado oscilante, así que la participación ahí es importante”, destacó, haciendo referencia a los 10 o 12 estados en los que los analistas y las propias campañas creen que el resultado no es seguro y, por lo tanto, puede definir la elección.

Lewis, como muchos estadounidenses, viene de una familia en la que hay votantes demócratas y republicanos.

Para ella el gran dato de esta elección es que, a los 86 años, su abuela, una mujer que siempre apoyó a los republicanos, decidió que por primera vez no votará en unos comicios presidenciales.

“Ella es de las que no podría votar a Trump, aunque sea el candidato de su partido”, la justificó sin disimular su orgullo.
Greg Harvey es otro ciudadano estadounidense que eligió San Telmo como su lugar en el mundo.

Tiene 47 años y vive desde hace 12 en ese barrio porteño, donde tiene un bar -La Puerta Roja- y un concurrido lugar de comidas -El Banco Rojo-, ambos un éxito.

Nació en el pequeño pueblo de South Kingstown, en el estado de Rhode Island, sobre la costa este de Estados Unidos, y antes de llegar a la Argentina vivió en la ciudad de Chicago.

Harvey destacó de entrada que en general es un descreído de la política, pero no dudó al afirmar que su “deber” es votar en las elecciones de su país natal.

Contó que votó por Hillary Clinton y explicó que lo hizo porque -“como se dice acá”- representa “el mal menor”.

“Es que Trump es increíble. Ya es increíble que haya llegado hasta acá, con su discurso discriminatorio para los inmigrantes, las mujeres…”, aseguró, irritado.

“Ya no hay dirigentes de verdad. Ahora pueden decir cualquier cosa y parece que no hay repercusiones”, se lamentó y luego se preguntó con tristeza: “Será que con dinero todo se puede comprar”.

Además de repudiar al magnate, Harvey destacó que es “la primera vez que el Partido Republicano va tan dividido a elecciones, porque muchos de ellos no tienen nada que ver con Trump, pero no tienen opción”.

Otro ciudadano estadounidense que participará en las elecciones presidenciales desde Buenos Aires es Christopher Atto.

Nació en Detroit, en el estado de Michigan, y vive desde hace tres años en Buenos Aires, donde llegó para trabajar como gerente de proyectos digitales en una empresa estadounidense, algo que ahora hace como freelance.

“Voté por Hillary, aunque me hubiera gustado más que el candidato sea Sanders”, dijo a Télam este hombre de 33 años, en referencia al rival que tuvo la candidata en las primarias oficialistas de la primera mitad del año.

“Desde que tengo edad para votar, siempre lo hice por el Partido Demócrata porque ellos son más inclusivos, porque consideran a los inmigrantes y porque creo que un gobierno debe tener un rol clave en áreas como Salud y Educación para el buen desarrollo de un país”, explicó.

Además de su apoyo tradicional a los demócratas, Atto quiere dejar claro su rechazo al candidato republicano.

“Trump me avergüenza. Su postura de hombre rico que desprecia a los que menos tienen y que sólo piensa en sacar impuestos para aliviar a sus pares, es inaceptable”, sentenció.

En Argentina residen alrededor de 60.000 estadounidenses, de los cuales 26.000 viven en la ciudad de Buenos Aires.

La embajada de Estados Unidos en Buenos Aires fue la sede el 22 de septiembre del llamado Voting Event, una jornada en la que los ciudadanos de ese país pueden votar por anticipado. Este año unas 1.000 personas participaron, una cifra bastante mayor a las 800 de 2008 y las 500 de 2012.

S.C.