Buenos Aires, 21/10/2017, edición Nº 1802

El desastroso estado del CENARD

Falta de materiales, suelos levantados, un patinódromo con baches, un auditorio abandonado y hasta oficinas con cables colgando.

(CABA) Lunes 21 de diciembre. Temprano, por la mañana. Una de las personas encargadas del mantenimiento de la pista de atletismo del Cenard (Centro Nacional de Alto Rendimiento Deportivo; retengan durante toda la lectura el concepto que implica esta sigla) explica a la gente de la tele que el cajón de saltos horizontales (en largo y triple) a veces amanece semivacío. La falta de materiales obliga a que los albañiles que realizan obras en otros sectores del complejo usen la arena de ese cajón.

La pista principal de atletismo del Cenard. Está destrozada. Ya no sirve más. Sólo en la zona en la que se ubican los tacos de partida para las pruebas de 100 metros sería imposible pasar en bicicleta sin zozobrar. La inauguración realizada en 2005 no es más que un paradójico recuerdo.

El descuido llega hasta el sector del salto con garrocha, donde la acumulación de agua en el cubo en el que se fija el implemento al momento de encarar la vara sólo pasa inadvertida cuando uno se detiene en esa masa uniforme de lona y gomaespuma en que se convirtieron las colchonetas que alguna vez amortiguaron la caída de Germán Chiaraviglio en algunos de esos saltos de regreso a los primeros planos.

Detrás de la jaula de lanzamiento de martillo, a pocos metros está la única cancha de hockey que tiene el mal considerado espacio de excelencia para la preparación de nuestros atletas. Allí llegan a entrenarse hasta seis seleccionados nacionales diferentes. Incluidos Las Leonas y Los Leones, dos de las más firme ilusiones de medallas argentinas para los próximos Juegos Olímpicos. También allí se entrenan de tanto en tanto Los Murciélagos, seleccionado de fútbol para no videntes que, por cierto, no disponen de espacio propio.

No sólo la cancha se parece poco y nada a la que se usará en Río, sino que, en algunos sectores, la carpeta levantada impediría hasta jugar un picado entre chambones.
En el Cenard hay también un patinódromo. En realidad, debe haberlo habido: por esos baches no me animo a pasar ni en tractor.

Alguna vez, en el Auditorio General Juan Domingo Perón hubo presidentes despidiendo delegaciones para los Juegos. Es un lugar precioso. Entrañable. Abandonado hasta la grosería. Ni siquiera el tributo al líder cuya memoria se honra en el nombre permitió que quienes habitaron este espacio durante más de una década lo cuidaran ya no para mantenerlo como espacio modelo, sino para, al menos, evitar que las butacas estén directamente despanzurradas, con resortes y lanas a la vista. En realidad, este espacio supo ser usado en más de una ocasión durante la gestión de Claudio Morresi. Intuyo que el abandono es relativamente reciente.

No es demasiado distinto lo que se ve recorriendo las oficinas. Muchas de ellas sin siquiera una ventana al sol. Muchos de los pasillos ya no tienen los paneles en el techo que evitan dejar a la vista conexiones de cables que hace rato no se conectan con nada.

Eso sí, al ingresar en el espacio del tercer piso del edificio celeste se ven dos fotos gigantes, con tamaño de mural. Una muestra a Cristina Fernández de Kirchner sonriente al lado de Braian Toledo, el notable lanzador de jabalina de Marcos Paz. Enfrente, se ve una réplica enorme de la célebre foto de Néstor Kirchner exigiendo al entonces jefe del Ejército que baje el cuadro de Videla de las paredes del Colegio Militar de la Nación.

No sé si esos cuadros seguirán estando allí. Si así fuera, pronto dejarán de estarlo. Y no porque haya nada que reprochar respecto del gesto del ex presidente, sino porque cuesta vincular aquel episodio con la casa del deporte argentino. Quizá, mujeres y hombres como Jeanette Campbell, Noemí Simonetto, Delfo Cabrera o Alberto Demiddi merezcan ocupar algún espacio en nuestra memoria visual.

Cuentan que hay decenas de miles de pelotas de diversos deportes que figuraban en stock y que nadie encuentra. Y que hay gente preguntándose qué es de la vida de alrededor de cien personas que figuran como empleadas del Cenard y no suelen ir demasiado seguido por el lugar.

No cierran los números del presupuesto destinado a mantenimiento y comida del complejo. Y preocupa que cualquiera pueda entrar en el centro sin siquiera mostrar la mínima identificación. Todos tenemos derecho a practicar deporte. Probablemente, ni usted ni yo tengamos derecho a hacer lagartijas en las mismas colchonetas en las que la PequePareto prepara su ilusión olímpica.

Dentro del Cenard hay muchísima gente talentosa, honrada y con muchas ganas de trabajar. Muchos se ilusionan con que las partidas presupuestarias dispuestas al respecto sean efectivamente utilizadas para lo que fueron legitimadas. Al menos, que no sea nuestro deporte olímpico también parte del botín de campaña.

No es poco el trabajo que se viene para Carlos Mac Allister y su gente. También es cierto que, a poco que se animen a hacer las cosas decorosamente, la diferencia será notable.
En realidad, tampoco se trata de enfrentar al deporte del PRO con el deporte del Frente para la Victoria. Al fin y al cabo, Morresi y Mac Allister, tanto como Carlos Espínola, tienen su origen común, justamente, en la práctica del deporte de alto rendimiento. Justamente en ese origen radica la principal paradoja del asunto.

Nadie mejor que un ex deportista para defender y potenciar la infraestructura de nuestro deporte. Ellos, mucho mejor que cualquiera de nosotros, sabe lo que es cambiarse en un vestuario con goteras, entrenarse en aguas infectadas o no tener agua caliente para ducharse. Juro que no logro que las imágenes que vi –en persona y por tele– cuajen dentro de la película que nos han contado.
Una película en la que los constantes y ultragenerosos agradecimientos de la mayoría de nuestros deportistas al apoyo del Enard (Ente Nacional de Alto Rendimiento Deportivo) permitirían suponer que nuestro país avanzó sensiblemente en cuanto a infraestructura. Esa infraestructura imprescindible para que un chico merezca, justamente, ser becado por el Enard.

Por lo pronto, cada vez comprendo menos la lógica del agradecimiento cuasi reverencial. Ningún atleta agradecería a un jurado por permitirle ganar una medalla. Las medallas son la consecuencia de un talento, un esfuerzo y una dedicación. Ni más ni menos que lo que significa una beca. Ni las medallas ni las becas se agradecen: se merecen.

Pero, por encima de todo, mirando las miserias del Cenard, no entiendo la lógica de mandar a nuestros cracks a competir y capacitarse por el planeta –recurso imprescindible, aclaro– mientras, en casa, poco menos que tienen que pedir disculpas por querer seguir entrenándose. DD

Autor: Gonzalo Bonadeo/Periodista.

Comentarios

Ingresa tu comentario