Buenos Aires, 24/03/2017

Desalojaron un predio en Merlo tras estar cuatro meses tomado

Efectivos de la Policía Bonaerense continúan con el desalojo de las cerca de 2.000 familias que viven en un predio tomado desde el 22 de octubre en la localidad bonaerense de Libertad, partido de Merlo

(PBA) Efectivos de la Policía Bonaerense continúan con el desalojo de las cerca de 2.000 familias que viven en un predio tomado desde el 22 de octubre en la localidad bonaerense de Libertad, partido de Merlo, después de que el procedimiento fuera suspendido temporalmente por la presencia de niños sin adultos a cargo.

Los policías presentes en el lugar se aprestaban esta tarde a terminar el procedimiento iniciado a las 4 -y suspendido temporalmente a las 10 por la presencia de niños sin adultos a cargo-, cuando unos 1.200 agentes cercaron el predio ubicado al costado de la ruta 1003 y a las 6, con la salida de la luz del día, comenzaron a ir casilla por casilla para pedirles a los ocupantes que voluntariamente dejen sus precarios hogares.

Los vecinos denunciaron que el procedimiento viola una prórroga judicial para llegar a una solución consensuada, además de considerar que son el “chivo expiatorio” de la muerte de un niño ocurrida el fin de semana pasado.

Sin embargo, pasado el mediodía era un pequeño grupo de entre ocho y diez personas el que oponía resistencia, mientras que otros ocupantes desmantelaban las viviendas que habían habitado para llevarse sus pertenencias.

El predio se llenó de humo por el incendio de las casillas y del procedimiento participaban topadoras del municipio y un helicóptero del Ministerio de Seguridad bonaerense que observa la situación desde el aire.

La medida se tomó pese a que el Juzgado de Garantías Nº 4 firmó una resolución en la que exhortaba a las autoridades a suspender cualquier intento de desalojo por el plazo de 180 días y “convocar mesas de gestión” para solucionar el problema, decisión que el propio tribunal luego decidió anular y ordenar el desalojo.

De hecho, más temprano un grupo de personas cortó la ruta con carteles con las consignas “respeten a la prórroga de 180 días” y “no desalojen a las familias, desalojen a los narcos”.

“Pensábamos que no iba a pasar por la decisión judicial. Estábamos tranquilos pero igual pasamos la noche en vigilia“, contó Estela, una de las ocupantes del predio bautizado como “Barrio Nueva Esperanza”.

La vecina precisó que hay 2.000 familias viviendo en el lugar, incluyendo muchos chicos “que los mandamos a otro lado porque no queremos violencia ni heridos como pasó con Oscarcito”, en referencia al nene de ocho años que falleció el fin de semana pasado a causa de una bala perdida en un enfrentamiento en la toma.

“Entendemos que somos el chivo expiatorio de una situación tremenda como fue la muerte de Oscarcito, que es culpa de los narcotraficantes y no de la toma donde hay familias reclamando hace cuatro meses el derecho a la vivienda“, completó Anahí Benítez, también vecina del lugar. NT

Comentarios

Ingresa tu comentario