Buenos Aires, 22/10/2017, edición Nº 1803

Desalojan la protesta de Greenpeace frente al Congreso nacional

La ONG ambientalista Greenpeace irrumpió en el Congreso para pedir la urgente sanción de la ley de Residuos Electrónicos, que de no tratarse perderá estado parlamemntario. Rato después de instalarse, los manifestantes denunciarion haber sido desalojados por la Policía. (Ciudad de Buenos Aires) Más de cien policías desalojan a los 40 activistas de Greenpeace que están instalados desde la madrugada en las escalinatas del Congreso de la Nación, caracterizados como...

La ONG ambientalista Greenpeace irrumpió en el Congreso para pedir la urgente sanción de la ley de Residuos Electrónicos, que de no tratarse perderá estado parlamemntario. Rato después de instalarse, los manifestantes denunciarion haber sido desalojados por la Policía.

greenpeace-residuos-electronicos-parabuenosaires

(Ciudad de Buenos Aires) Más de cien policías desalojan a los 40 activistas de Greenpeace que están instalados desde la madrugada en las escalinatas del Congreso de la Nación, caracterizados como Diputados y simulando estar preparados para detonar una bomba. Allí desplegaron un banner gigante con la leyenda: “Diputados, no detonen la bomba. Ley de Basura Electrónica ya”. De esta forma los ambientalistas reclamaron una vez más, la urgente sanción de la Ley de Basura Electrónica, cuyo tratamiento se viene postergando en la Cámara Baja. De no ser aprobada en los próximos dos meses, perderá estado parlamentario.

“La basura electrónica está generando una bomba de tiempo que debe ser desactivada, es sumamente peligrosa para el ambiente y la salud de las personas. Es indispensable una ley que separe a los residuos electrónicos del flujo de la basura común, que permita el reciclado y la recuperación y disponga que los productores se hagan cargo de la gestión de estos aparatos una vez finalizada su vida útil. Esa responsabilidad recae hoy sobre el Estado.” explicó Consuelo Bilbao, Coordinadora de la Unidad Política de Greenpeace.

En Argentina, cada año se generan más de 120 mil toneladas de basura electrónica. Sin embargo, en el país aún no existe un sistema de gestión que haga frente a esta fracción tóxica de residuos domiciliarios.

“Además de contener sustancias tóxicas, estos residuos tienen materiales valiosos que pueden ser recuperados y reciclados, que hoy se están tirando a la basura, más del 95% de un celular puede ser recuperado. No solo se contamina el ambiente sino que se dilapidan recursos valiosos que deberían ser reaprovechados por la industria”, dijo Bilbao.

La ley que reclama la organización ambientalista obliga a las empresas a hacerse responsables legal y financieramente de la gestión –reutilización y reciclado – de los residuos de sus propios aparatos y dispone la prohibición de sustancias tóxicas en la fabricación. “Sólo en 2011 se descartaron 10 millones de teléfonos celulares, aparatos que hoy llegan escasamente a los dos años de vida útil, lo que demuestra claramente el ritmo de consumo y descarte de este tipo de aparatos y el problema al cual nos enfrentamos, una bomba de tiempo ” señaló Bilbao y agregó “ No se entiende por qué los Diputados vienen cancelando semana tras semana, en la Comisión de Ambiente, el tratamiento del proyecto que podría dar solución a este problema creciente, si no lo tratan antes de fin de año estarían detonando esta bomba de tiempo ”.

Greenpeace viene denunciando desde 2011 la falta de tratamiento de la Ley de Basura Electrónica por parte de las Comisiones de Ambiente, Industria y Presupuesto de la Cámara de Diputados. Este año, además, los ambientalistas resaltan que es urgente su aprobación ya que el proyecto, en el cual colaboraron ONG, legisladores, recicladores y organismos de gobierno como el Instituto nacional de Tecnología Industrial (INTI) o la Secretaría de Ambiente y Desarrollo Sustentable de la Nación, perderá estado parlamentario por lo que el proceso volverá a foja cero.

Comentarios

Ingresa tu comentario