Buenos Aires, 19/11/2017, edición Nº 1831

Derrumbes: ya no se podrá excavar ni demoler sin inspeccion previa

La medida, implementada por la Agencia Gubernamental de Control, busca que durante la primera etapa -la mås critica- los inspectores puedan supervisar las tareas antes de que se lleven a cabo. Desde el pasado 20 de enero, todo responsable de una obra en construcción debe dar aviso en las oficinas de la AGC (Perón 2941) la fecha de comienzo de la misma, al margen del registro respectivo de la obra....

La medida, implementada por la Agencia Gubernamental de Control, busca que durante la primera etapa -la mås critica- los inspectores puedan supervisar las tareas antes de que se lleven a cabo.

Desde el pasado 20 de enero, todo responsable de una obra en construcción debe dar aviso en las oficinas de la AGC (Perón 2941) la fecha de comienzo de la misma, al margen del registro respectivo de la obra.

Los empresarios de la construcción que estén por comenzar a levantar un edificio deberán informar la fecha exacta del inicio de obras, para facilitar los controles de parte del Gobierno porteño.

Además, si tuvieran que demoler alguna estructura vieja, no podrán hacerlo sin una inspección previa. 

Estos requisitos llegan por la puesta en marcha de la ley N° 3.562, que fue sancionada por la Legislatura porteña en setiembre de 2010, un mes después del derrumbe del gimnasio de Villa Urquiza, que dejó tres muertos y provocó el cambio de autoridades dentro de la Agendia de Control, hoy conducida por Javier Ibañez.

Si bien esta ley estaba vigente, el Ejecutivo no la había reglamentado cuando fue el derrumbe parcial del edificio de Bartolomé Mitre 1232, en noviembre pasado, en el que murió Isidoro Madueña, un hombre de 74 años que no escuchó el llamado para evacuar el edificio. Esa demora en poner en marcha la ley le valió a la administración macrista varias críticas de la oposición.

Hasta ahora, los constructores podían iniciar la obra en cualquier momento desde que conseguían la habilitación. 

En el caso de que tengan que hacer una demolición, el profesional responsable de la obra tendrá que pedir la inspección con una anticipación de 5 a 30 días hábiles. Esas tareas no podrán comenzar hasta tanto la AGC no haya corroborado que en la obra se tomaron todas las medidas de seguridad obligatorias por ley, como el refuerzo de las medianeras de los edificios aledaños.

 

En tanto, en el caso de las excavaciones de hasta 4 metros de profundidad, será obligatoria una inspección cuando se haya llegado al 10% de la ejecución de los trabajos. Pero si la excavación prevista fuera de más de 4 metros, habrá una segunda inspección obligatoria al llegar al 50% de avance. En este caso, en el momento de la inspección será obligatorio que esté presente el representante técnico encargado de la excavación, que además debe estar matriculado en el registro de excavadores que tiene el Gobierno porteño.

Con el boom de la construcción de los últimos años se multiplicaron los casos de edificios dañados o directamente caídos por obras mal hechas en los terrenos linderos. Los casos más graves fueron los del gimnasio de Villa Urquiza y el edificio de Once, pero hubo más antecedentes: el 12 de febrero, una grúa cayó sobre un edificio en Las Cañitas y destruyó varios departamentos; y en marzo de 2007 hubo una seguidilla de cuatro derrumbes seguidos en Caballito, Boedo, Palermo y Villa Crespo, entre otros ejemplos.

Las etapas de demolición y excavación son críticas. Según la propia AGC, en el 50% de los casos los accidentes de obra se produjeron en los primeros días de trabajo , sobre todo en las medianeras. Un 30% ocurrió al momento de la edificación y el 20% se dio por diversas causas en distintos momentos de las obras.

Entre el 1° y el 20 de diciembre, en la primera etapa de puesta en marcha de la ley N° 3.562, la AGC realizó 397 inspecciones a obras. En el 70% no se detectaron irregularidades y en el 28,5% se encontraron problemas menores, pero el 1,5% restante de las obras tuvieron que ser clausuradas porque no respetaban las medidas de seguridad o tenían problemas con la documentación. El 30% de las inspecciones se hicieron en Caballito y el 25% en Palermo, los dos barrios más visitados.

Tras el derrumbe de Once, la Superintendencia de Riesgos de Trabajo denunció que había detectado 883 obras en riesgo y que el Gobierno porteño no había actuado, pero en la Ciudad respondieron que habían controlado a todas las obras que correspondía.

Comentarios

Ingresa tu comentario