Buenos Aires, 19/09/2017, edición Nº 1770

Por el derrumbe de una vereda el Subte B no llega a la estación Rosas

Limitaron el servicio para no incrementar el peligro en la esquina de Triunvirato y Olazábal. El subte llega sólo hasta Los Incas.

(CABA) La línea B de subte funcionaba desde esta mañana con servicio limitado entre las estaciones Leandro N. Alem y De los Incas, en Villa Urquiza. Así, se acumulan los inconvenientes en la zona de avenida Triunvirato y Olazábal, una esquina muy transitada, donde durante el fin de semana se derrumbó una vereda frente a una obra en construcción. Justamente, la decisión de limitar el servicio se tomó para no incrementar el peligro de derrumbe.

Desde el sábado, cuando se registró la caída del pavimento, se tomaron una serie de medidas para disminuir los riesgos: Defensa Civil de la Ciudad cortó el tránsito en Triunvirato desde avenida De los Incas hasta Olazábal y se le pidió a Metrovías que el subte B, que corre debajo de Triunvirato, circulara a menor velocidad.

Pero esta mañana, frente al temor de que la situación se agravara, Metrovías decidió profundizar las medidas de precaución, al punto de limitar en ese tramo el servicio del subte. Desde la Fiscalía de la Ciudad -que interviene en la causa- aclararon que no hubo pedido judicial al respecto, e indicaron que en el lugar se está avanzando con las obras de apuntalamiento.

El derrumbe de la vereda ocurrió en la mañana del sábado, en Triunvirato y Olazábal, donde hace tres años comenzó la excavación para levantar un edificio de 15 pisos. En ese terreno, antes, había una estación de servicio.

Según informaron en la empresa AySA, por un problema en la excavación se vino abajo parte del talud, lo que rompió un caño de agua. Esto socavó la vereda, que se desplomó. Aunque desde la empresa constructora tienen otra versión. Alejandro Filarent, apoderado de Nuevo Olazábal S.A., afirmó a Clarín: “En junio y julio le enviamos a AySA dos cartas documento informándoles que había un desagüe cloacal roto. Esas pérdidas provocaron que la vereda cediera. La submuración del pozo no sufrió daños, no hubo ningún derrumbe”.

La obra estaba denunciada. En la Fiscalía General de la Ciudad informaron que hace diez días la clausuraron porque confirmaron que había desagües ilegales. Y en la Agencia de Protección Ambiental agregaron que detectaron vuelcos de hidrocarburos en los desagües pluviales. Pero la excavación continuó: en la empresa dijeron que la clausura era sólo administrativa.

El 9 de agosto de 2010, a una cuadra, otro derrumbe provocó una tragedia: tres personas murieron cuando se vino abajo un gimnasio en Mendoza casi Triunvirato, por los daños que provocó una edificación en el lote de al lado.

S.C.

Comentarios

Ingresa tu comentario