Buenos Aires, 20/11/2017, edición Nº 1832

Denuncian vandalismo y robos en los colegios tomados

De la Escuela Técnica Nº 2 se llevaron una pantalla de 19 pulgadas, noventa calculadoras científicas y una impresora. En el Normal 6 saquearon el bar y la sala de computación, según un informe que presento el periódico Perfil. (Ciudad de Buenos Aires) Aunque todavía hay más de cuarenta escuelas secundarias porteñas tomadas por sus alumnos, en otras se ha comenzado a transitar el camino de la vuelta a la...

De la Escuela Técnica Nº 2 se llevaron una pantalla de 19 pulgadas, noventa calculadoras científicas y una impresora. En el Normal 6 saquearon el bar y la sala de computación, según un informe que presento el periódico Perfil.

Vandalismo-colegios-tomados-parabuenosaires

(Ciudad de Buenos Aires) Aunque todavía hay más de cuarenta escuelas secundarias porteñas tomadas por sus alumnos, en otras se ha comenzado a transitar el camino de la vuelta a la normalidad. Pero en la Escuela Técnica Nº 2 Osvaldo Magnasco, por ejemplo, ese recorrido será un trayecto más que largo. Con el regreso de las clases –el martes pasado– quedaron al descubierto robos y hechos de vandalismo que los propios estudiantes y algunos “infiltrados”, según denuncian padres de la escuela, produjeron en los trece días que duró la toma. Boquetes en las paredes, cajones y puertas de armarios violentados, vidrios rotos y faltantes de materiales didácticos forman parte de la nueva postal que ofrece el establecimiento de Santa Fe al 3700.

“Sospechamos que fue gente de afuera. Por el nivel de daños que ejercieron para robar las cosas, no puedo ni quiero creer que fueron los propios alumnos”, arriesga Ana María Piuma, rectora de la escuela. “Nunca imaginé que el día después de la toma nos íbamos a encontrar con este escenario”, agrega.

Luego de retomar el control de la escuela, los directivos constataron que se robaron una pantalla de 19 pulgadas del gabinete psicopedagógico, noventa calculadoras científicas de un armario del taller y hasta una impresora láser de la preceptoría. Según calcula Piuma, “los ladrones usaron una escalera para hacer un puente y entrar en diferentes oficinas que estaban cerradas con llave”. “Por eso creo que fue gente de afuera. No había necesidad de romper los vidrios de una claraboya para entrar ni hacer el boquete que hicieron para robar la pantalla”, se lamenta la rectora, que tuvo que ser atendida en una clínica por un pico de presión al enterarse de lo sucedido.
Desde el colegio confirmaron que no aplicarán sanciones disciplinarias a los alumnos pero sí “tendrán que limpiar las paredes grafiteadas y reparar algunos daños”.

Más casos. En el Normal 6 Vicente López y Planes, la toma continúa y más de 1.800 alumnos de jardín, primaria y secundaria siguen sin clases. Directivos de este colegio denunciaron que muchos de los que participan de las tomas no son alumnos de la escuela. Y la rectora del establecimiento, Cristina Czaja, contó que los estudiantes “violaron el compromiso de respetar las oficinas cerradas y ocupar sólo el primer piso”. Allí, varios jóvenes violentaron la puerta de la rectoría y se llevaron un manojo de llaves que les dio acceso a ciertos espacios, como la secretaría, el salón de actos y la sala de computación. Así fue como desaparecieron un proyector (valuado en unos 7 mil pesos), dos computadoras y monitores.
El presidente de la cooperadora del colegio, Guillermo Bonanno, lamentó lo sucedido y explicó lo difícil que será reponer los elementos robados. “Con suerte, juntamos 3 o 4 mil pesos por mes. De los alumnos de secundaria, sólo el 5 por ciento paga los 20 pesos de cooperadora”.

En el Normal 6 los chicos también entraron al bar de la escuela y de allí extrajeron alimentos, bebidas y golosinas, y además rompieron las rejas, tres candados, un freezer, una heladera y unos caños de agua que inundaron el lugar. Todo esto quedó registrado en la denuncia que el dueño del lugar, Oscar Ricci, realizó en la Comisaría 21ª. “Esto pasa porque los chicos están en una situación de soledad terrible. Después de veinte días de toma ya no saben qué hacer y avanzan con estas maldades”, contó Ricci.

Comentarios

Ingresa tu comentario