Buenos Aires, 19/11/2017, edición Nº 1831

Denuncian que la combinación de endeudamiento y subejecución le hizo perder millones a la Ciudad

El legislador Jorge Selser denunció que el Gobierno porteño, a cargo de Mauricio Macri, pidió prestado 2.700 millones pero subejecutó el presupuesto de la Ciudad en más de 3.000 millones. Bancos e intermediarios serían los reales ganadores económicos. (Ciudad de Buenos Aires) De acuerdo a los números oficiales porteños, el año pasado, Macri endeudó a la Ciudad por más de 2.700 millones de pesos, con intereses atados a la variación del...

El legislador Jorge Selser denunció que el Gobierno porteño, a cargo de Mauricio Macri, pidió prestado 2.700 millones pero subejecutó el presupuesto de la Ciudad en más de 3.000 millones. Bancos e intermediarios serían los reales ganadores económicos.

mauricio-macri-carlos-melconian-parabuenosaires

(Ciudad de Buenos Aires) De acuerdo a los números oficiales porteños, el año pasado, Macri endeudó a la Ciudad por más de 2.700 millones de pesos, con intereses atados a la variación del dólar que llegan al 26% de anual. Sin embargo, “gracias” a la subejecución global, que superó los 3000 millones, esa deuda y esos intereses podrían haberse evitado, al utilizar para todo gasto dinero geniuno del erario porteño.

El legislador del Partido Socialista Auténtico (PSA), Jorge Selser, advirtió que, si el dinero no se usó y quedó depositado en el Banco Ciudad, no puede tener una tasa mayor al 15 por ciento, mucho menor que la que debe pagar.

Traducido: la ciudad se endeudó para perder dinero por no utilizar los fondos. Algo similar ocurrió con otro endeudamiento en 2010 para obras de ampliación del subte que no se hicieron. “Macri se endeuda para financiar a los bancos o los intermediarios como Puente Hermanos”, interpretó Selser.

Según datos oficiales, el gobierno porteño tenía previsto cerrar el año pasado con un déficit de 3053 millones de pesos. Para cubrir ese déficit fue tomando deuda a lo largo del año. Sin embargo, el año cerró con un superávit de 247 millones. Esa diferencia se debió a que subejecutaron 1439 millones de gasto corriente (salarios y otros consumos) y otros 1642 millones en obras públicas que no se hicieron. En total, la subejecución del gobierno de Macri llegó a 3081 millones.

El problema, según advirtió Selser, es que durante todo 2012 tomaron deuda para un déficit que finalmente no existió, a raíz de la subejecución. En febrero de 2012, obtuvieron 415 millones de dólares en un bono tango (son 1880 millones de pesos) y, en el último trimestre del año pasado, otros 880 millones de pesos con bonos “dolar linked”, que iban destinados a infraestructura y la construcción del Metrobus. Estos últimos bonos se pagan en pesos, pero están atados a la cotización del dólar. En total, la deuda asciende a 2760 millones. Selser plantea que, si se tiene en cuenta la subejecución de 3000 millones, ese endeudamiento terminó siendo completamente innecesario.

Pero hay más. La deuda del bono tango fue tomada con una tasa cercana al 25 por ciento anual, según calcula Selser entre la tasa nominal (9,95 por ciento) y la variación anual del dólar. La deuda del bono “dolar linked” tiene una tasa nominal de entre el 7 y el 9 por ciento, a la que hay que sumarle la variación anual del dólar (15,4 por ciento, de febrero del año pasado a la actualidad). En promedio, Selser considera que la tasa que se pagó realmente es del 25 por ciento.

Ese dinero no tiene un destino específico en el Presupuesto 2013, por lo que el legislador concluye en que está depositado en el Banco Ciudad. El cálculo es que el monto sin usar es, de mínima, de 1900 millones. “En el mejor de los casos, está colocado en un plazo fijo a una tasa de 15 por ciento anual, muy por debajo de la inflación y del costo en pesos que significa para la ciudad que, en promedio, es del 25 por ciento”, indicó el legislador. Por esa diferencia, estima Selser, los vecinos perdieron 300 millones de pesos. Un monto mayor al gasto en infraestructura escolar.

“Nosotros denunciamos que todos esos créditos fueron solicitados sin que previamente tuvieran una asignación seria, tal como ocurrió en el caso del subterráneo. Pidieron 475 millones de dólares de deuda y no estaba siquiera hecho el proyecto de las líneas. En ese caso, lo depositaron a una tasa del 6,5 por ciento anual. Ahí la ciudad perdió una fortuna”, indicó Selser en declaraciones que formaron parte de un informe que publicó esta mañana el diario Página/12.

“El interés termina siendo muy alto porque la ciudad se endeudó en dólares. Esto pasa también con los últimos créditos. Los bonos ‘dolar linked’ son la inversión que más llaman a los inversionistas, la estrella del mercado. Pero los tiene que pagar la Ciudad de Buenos Aires a precios escandalosos. YPF, por ejemplo, se endeudó a tasas mucho menores”, advirtió Selser, que trazó una comparación histórica: “Este crédito supera ampliamente al de la Baring Brothers, solicitado por el gobierno de Rivadavia por un millón de libras esterlinas, en el que la Argentina terminó pagando 23 millones de pesos fuertes”. “Usaron de intermediario al banco Puente Hermanos, a pesar de que la ley 70 establece que la entidad financiera tiene que ser el Banco Ciudad”, remarcó el legislador, que integra el bloque de Proyecto Sur en la Legislatura porteña.

Sobre los 1900 millones que –según calcula– siguen sin destino en el Banco Ciudad, Selser remarcó: “Hay plata en el Banco Ciudad, pero el gobierno de Macri se la niega a los docentes al retacear los aumentos que piden”. “Por esto, nosotros nunca votamos un endeudamiento, porque nunca fue asignado a un gasto serio.” En diciembre de 2007, la deuda de la ciudad era de 1700 millones de pesos. La tasa promedio que se pagaba era del 6 por ciento. Al 30 de septiembre de 2012, la deuda llegaba a 5.925 pesos y la tasa –atada al dólar– supera el 25 por ciento.

Comentarios

Ingresa tu comentario