Buenos Aires, 11/12/2017, edición Nº 1853

Denuncian que Colegiales se convirtió “en una zona liberada”

Los hechos delictivos crecieron en los últimos años y muchos negocios sufrieron repetidos hechos en poco tiempo.

(CABA) “Estamos cerrando ya“, dice el dueño de un café. Ante la cara de incredulidad del cliente, se apresura a acotar: “Es por seguridad, prefiero vivir tranquilo aunque gane unos pesos menos“. Son las 18.30 y se extinguen las últimas luces del día. Los comerciantes y vecinos que eligieron Colegiales para vivir por su tranquilidad sienten impotencia e indignación ante la reiteración de hechos delictivos.

Una mueblería asaltada 23 veces en 25 años. Un departamento desvalijado hace dos semanas. Una mujer de 73 años brutalmente golpeada en plena tarde. El dueño de la concesión de un supermercado Día que no renovará el contrato de alquiler porque desde 2011 registraron 11 robos; el último, hace menos de un mes. Aunque duela y genere bronca, quienes viven en el barrio, dicen que nada sorprende.

Roberto, propietario del bar Santino, ubicado en la avenida Álvarez Thomas al 1100, en la intersección con Zabala, cuenta que el último asalto que sufrieron fue a principio de mes cuando dos delincuentes, a las 16, entraron armados y le robaron incluso a los clientes. “No quiero abrir más a la noche. Estamos a la deriva, no le importamos a nadie“, advierte con impotencia.

colegiales

Su testimonio se repite entre los demás vecinos que denuncian que la zona representa un polígono con control ausente de la policía, pese a que intervienen tres seccionales de la Federal en su custodia: la 37, 31 y 33. Ante la falta de respuestas, tratan de cuidarse entre ellos. Pero no alcanza….

María Cristina Rego salió el viernes 8 de mayo de lo la casa de su hermana, en Cabildo y Maure, y se fue a hacer las compras, cuando dos mujeres de importante contextura física la abordaron a las 15.45, en Freire y Palpa. Aún conmocionada, recuerda ese día. “Me pegaron en la cara sin decirme nada y caí al suelo como una bolsa de papas. Me salía sangre de la nariz. Todavía me quedan moretones en la espalda“, relata a La Nación mientras imita con su puño el golpe que le propinaron cerca del ojo izquierdo.

Mi preocupación es que estoy operada de la nariz y la columna. Decí que una persona me ayudó y llamó a una ambulancia. Estuve cinco horas en el hospital Pirovano“, agrega la mujer, que tiene 73 años y hace diez vive en Colegiales. “Hace dos días me tocaron timbre en casa para pedirme ropa. Eran las once de la noche. ¿Raro no? Obviamente no bajé, pero me alteré mucho“, cuenta.

La inseguridad que a diario se vive en Colegiales también se ve reflejada en el mapa del delito vecinal. El año pasado se detectaron 700 casos, entre el 1° de mayo y el 1° de noviembre. La cantidad aumentó a 944 en el último informe (abarca del 1° de noviembre de 2014 al 1° de mayo de este año).

Los episodios que más se denunciaron fueron arrebatos en la calle con o sin armas. “Hay un aumento significativo en la cantidad de delitos“, señala a este medio Nelson Durisotti, coordinador del reporte.

Fuente: Texto de Diego Yañez Martínez.

Comentarios

Ingresa tu comentario