Buenos Aires, 12/12/2017, edición Nº 1854

Defensoría pide informes sobre el pasado de los agentes

Tras el caso de Alejandro Rivaud, ex-espía y agente de la Metropolitana, Defensoría del pueblo reiteró el pedido de un informe con el pasado de todos los agentes de la fuerza. (CABA)La defensora adjunta del Pueblo, Graciela Muñiz, reiteró su pedido para conocer con exactitud quiénes son los ex agentes de inteligencia que hoy reportan a la Policía Metropolitana, dato que fue nuevamente retaceado por la administración PRO. Luego de...

Tras el caso de Alejandro Rivaud, ex-espía y agente de la Metropolitana, Defensoría del pueblo reiteró el pedido de un informe con el pasado de todos los agentes de la fuerza.

graciela muñiz defensoría del pueblo

(CABA)La defensora adjunta del Pueblo, Graciela Muñiz, reiteró su pedido para conocer con exactitud quiénes son los ex agentes de inteligencia que hoy reportan a la Policía Metropolitana, dato que fue nuevamente retaceado por la administración PRO. Luego de la respuesta del gobierno de la Ciudad, en la que se detalló el pase a disponibilidad del ex espía Alejandro Rivaud, y se enumeró que fueron incorporados de otras fuerzas casi tres mil agentes, Muñiz envió un nuevo oficio para que el Ejecutivo porteño responda si tiene hoy en funciones a personal entrenado para hacer espionaje, tarea vedada por ley, y que se sospechaba que había sido desactivada con la partida de la conducción de la fuerza local del ex comisario Jorge “Fino” Palacios.

Con fecha 6 de febrero, a raíz de Rivaud, Muñiz le pidió al gobierno porteño que se le remitan en diez días hábiles los antecedentes de los agentes relevados durante su proceso de selección, incluidos en el legajo. Supuestamente, la policía local debía saber sus antecedentes en la Federal. La respuesta oficial de la Metropolitana no dio cuenta de cuáles eran sus actuales funciones. Se limitó a informar que lo separaron preventivamente de la fuerza, al menos once días después de que Tiempo Argentino revelara que se encontraba involucrado en una causa judicial que investigaba el nexo entre barras, dirigentes y policías, en la reventa de entradas de fútbol.

En un segundo escrito sobre los integrantes de la Metropolitana, dirigido a Mauricio Macri y al Ministro de Justicia y Seguridad porteño, Guillermo Montenegro, la defensora adjunta pidió que “se informe a en detalle de qué fuerza provenían y el número de agentes incorporados de cada una de ellas, y las tareas que desempeñaban en las mismas“.

El dato clave que se pregunta en el escrito apunta a que no puedan esconder el informe sobre la cantidad de espías que fueron incorporados a la Metropolitana. “Asimismo, solicito se informe la nómina del personal de Policía Federal que ingresó, proveniente del Cuerpo Federal de Informaciones, ya sea en situación de retiro o que hubieran solicitado la baja acompañando en su caso el Certificado de Revista“, indicó la instrucción de la Defensoría.

El Cuerpo Federal de Informaciones es precisamente la usina de los “plumas” en la Federal, y eso queda asentado en sus respectivos legajos, hayan solicitado el retiro o pedido la baja, en caso de que no contaran con los años de servicio suficientes para pedir el pase. El problema en muchos casos de los oficiales de la Metropolitana es que algunos han tramitado el retiro cobrando a través de la Caja de Retiros, Jubilaciones y Pensiones de la Federal, pero a la vez cobran normalmente su sueldo, con lo que en realidad están percibiendo en simultáneo un beneficio al que deberían renunciar si continúan en la función pública, cualquiera sea su destino. Esta irregularidad nunca fue investigada cuando se creó la fuerza local.

La información sobre la cantidad de ex agentes de inteligencia que ingresaron en la Metro nunca fue brindada ni a la comisión de la Legislatura que analizó el escándalo de las escuchas ilegales, ni al fiscal Jorge Di Lello que investigó el caso.

Fuente consultada: Infonews

Comentarios

Ingresa tu comentario