Buenos Aires, 24/10/2017, edición Nº 1805

De a poco, se percibe la urbanización de la Villa 31 de Retiro

(CABA) Estará terminada a fines de 2018, pero cuatro cuadras ya Cuatro cuadras en las que la calle es de pavimento como cualquier otra calle de la ciudad de Buenos Aires. La calle elegida para comenzar con estas obras divide las manzanas 104 y 12 del asentamiento. Se trata de “una de las zonas más postergadas”, según describen los funcionarios. Hasta julio de 2016, el 40% de las arterias peatonales...

(CABA) Estará terminada a fines de 2018, pero cuatro cuadras ya Cuatro cuadras en las que la calle es de pavimento como cualquier otra calle de la ciudad de Buenos Aires.

La calle elegida para comenzar con estas obras divide las manzanas 104 y 12 del asentamiento. Se trata de “una de las zonas más postergadas”, según describen los funcionarios. Hasta julio de 2016, el 40% de las arterias peatonales y vehiculares de ese sector, situado en el extremo norte de la villa y denominado Cristo Obrero, eran de tierra.

A lo largo de 400 metros, se construyeron veredas intertrabadas -de características similares a las colocadas en los puntos de la ciudad que tienen prioridad peatonal- y la calle fue pavimentada con hormigón. Vecinos y automóviles convivirán de acuerdo con la disposición de sentidos que se instrumente una vez se rediseñe el barrio.

Se instaló, además, una red cloacal que conectará con el tendido formal de AYSA; se separaron los sistemas de desagüe de efluentes pluviales y cloacales y se colocaron cañerías subterráneas para las instalaciones eléctricas de media tensión. “Se despeja del aire esa maraña de cables que sobrevuela las calles”, indicó el jefe de gobierno, Horacio Rodríguez Larreta, al anunciar la inauguración de estas obras. Para completar la urbanización, que beneficia a unos 2300 vecinos de la villa 31-31 bis, las cuatro cuadras fueron equipadas con iluminación LED.

“Es el primer paso de esta integración que nos propusimos para el barrio. Se trata de la infraestructura, que aunque es lo menos visible es de vital importancia para lograr el objetivo”, agregó Rodríguez Larreta.

La calle intervenida corre paralela a las vías y se encuentra a la altura de lo que hoy es el Centro de Exposiciones y Convenciones. Desde el lugar, si se toma una arteria perpendicular se puede observar la Facultad de Derecho de la Universidad de Buenos Aires (UBA) a 100 metros.

Hacia dentro del barrio está la calle Avellaneda. Son poco más de 500 metros en donde avanzan trabajos de infraestructura similares, que quedarán terminados en tres semanas, indicó Diego Fernández, subsecretario de Integración Social y Urbana de la ciudad.

Para mediados de julio se prevé que estén realizadas todas las conexiones de servicios y la puesta en valor del espacio público en la zona conocida como El Playón, centro geográfico y comercial de la villa. “Están trabajando hace un tiempo ahí. Esperemos que pronto comiencen con las obras acá. Ya nos censaron”, dijo una comerciante del sector Barrio San Martín a LA NACION.

Meri, que hace seis años alquila en el sector Ferroviario, se mostró conforme con la urbanización. A Amalia, en tanto, le pareció “muy bueno” que las calles sean amplias, pero habló con prudencia: “Hasta que no se terminen los trabajos en la calle Perette y en El Playón los desagües son internos”.

En los próximos días, arrancarán las obras en Perette, una arteria que se espera se convierta en una de las más importantes del asentamiento. No sólo atravesará la villa de Norte a Sur, sino que conectará con el nuevo polo gastronómico que se impulsará en la zona. Además de las obras de infraestructura, se renovarán alrededor de 9000 viviendas.

Fernández indicó que dentro de tres meses arrancaría la construcción de las viviendas a estrenar que ocuparán el predio comprado a YPF. Allí se relocalizarán a 1200 familias: algunas que hoy viven bajo la autopista Illia y otras que dejarán sus viviendas por la apertura de futuras calles. Habrá más espacio para reubicar a vecinos: en una parcela al Norte donde hoy se apilan containers, se erigirán 140 inmuebles.

El plan de integración de la 31-31 bis, donde habitan más de 40.000 personas, contempla la construcción de la nueva sede del Ministerio de Educación porteño en otra porción del terreno que ocupaba la compañía petrolífera. En abril se abriría la licitación para definir quién se hará cargo de las obras del edificio estatal.

Según Fernández, en poco tiempo se cerrarán los detalles sobre la nueva traza de la Illia, que será desviada hacia Libertador desde los peajes y la 9 de Julio para transformar el tramo actual en un parque lineal por el que también circularán algunas líneas de colectivo.

También se dará respuesta al reclamo vecinal de nuevas instituciones educativas y centros primarios de salud que incrementarán la atención en dos turnos.

Comentarios

Ingresa tu comentario