Buenos Aires, 18/12/2017, edición Nº 1860

Daniel Melingo presenta “Linyera”, su nuevo álbum

Músico ecléctico y con larga trayectoria en algunas de las bandas más emblemáticas del rock argentino, ahora presenta su nuevo disco “Linyera”, que cuenta con la participación de grandes artistas. (CABA) Veterano del rock, desde Los Abuelos de la Nada a Los Twist, hizo pie en los tangos reos. Mañana presenta “Linyera”, su nuevo álbum en el que tocaron músicos como Jaime Torres y Skay Beilinson Dejaste un buraco en...

Músico ecléctico y con larga trayectoria en algunas de las bandas más emblemáticas del rock argentino, ahora presenta su nuevo disco “Linyera”, que cuenta con la participación de grandes artistas.

630x397.fitandcrop

(CABA) Veterano del rock, desde Los Abuelos de la Nada a Los Twist, hizo pie en los tangos reos. Mañana presenta “Linyera”, su nuevo álbum en el que tocaron músicos como Jaime Torres y Skay Beilinson

Dejaste un buraco en el rock. Un día te fuiste al tango, y con vos creo que desertó uno de los pocos rockeros que sabían de música.

Nunca es tarde para volver.

¿Extrañás el sonido eléctrico?

No lo extraño porque lo uso. No me fui del rock, de hecho estoy produciendo discos de rock. El estilo es el ritmo, el groove donde se subdivide el compás.

¿Nadie te dijo: “Dani, dejate de joder con el tango y volvé”.

No. Estoy terminando el disco de Insomnia, de Patán Vidal y la cantante Luz González. Funk y jazz. Baltasar Comotto toca la guitarra, y estoy produciendo el disco de Luis Ortega de canciones. Toca con Gringui Herrera y la batería es de Samalea. O sea, estoy rodeado de rock. Mis amigos son de un palo de la música en general. Me rodeo de músicos de todos los ambientes y trato de aprender e inmiscuirme en todo lo que puedo.

Antes de venir a la nota, escuché diez veces “Pulseras”, de tu época con los Lions in Love…

Te agarró “lionitis”, jaja. Puede ocurrir.

Cuando aparecieron Los Twist se acabó Raúl Porchetto.

Tal cual. Y el rock sinfónico. Mi inquietud me condena y me nutre, pero nunca estoy en el momento preciso. Siempre llego tarde a la hora de recoger.

¿Qué te dio el tango que no supo darte el rock?

La necesidad de aprender. Esa inquietud que te decía. Yo lo hago por experiencia, para mí es nutricional. Me parece que con el tango gané en mi búsqueda de identidad y en la intención de empezar a escribir.

“Corazón y hueso”, del disco anterior, es una de las canciones más hermosas que escuché. A veces, quizás de tanto escucharla, me la imagino sonando pop.

¿Qué es pop para vos?

No sé… ¿estrofa, puente, estribillo?

Eso es morfología. El pop es un apócope de popular. Yo creo que el tango es netamente popular. Si la semilla está buena, si sirve, después se ve cómo podés vestirla. El ritmo es una ropa, una vestimenta. Cuando el carozo está bueno, podés hacer lo que quieras. Creo que la canción se la banca cuando podés probarla en diferentes ritmos.

¿Qué te paso en la pierna?

Tuve un accidente antes de las bicisendas. Iba con la bici por Palermo, me tocó un taxi, no paró, quedé tirado, me quebré, fui al Rivadavia de urgencia, me tuvieron que operar, me pusieron un titanio con siete clavos… Hago rehabilitación desde hace bocha. Los detectores de metales hacen un escándalo cuando paso, jajá. Y en los aeropuertos les digo: “Tengo un fierro, muchachos”.

Celeste Carballo me dijo que sacó su disco de tango muy influenciada por vos.

Me parece que todos los intentos son válidos. El músico está muerto cuando está tranquilo, asegurado y tocando la misma canción hasta el día de su muerte.

¿Puede ser que el tango se haya vigorizado más con la interpretación que con la composición?

La interpretación es una manera de estudiar nuestro repertorio clásico. El basamento de nuestro corpus tanguero, nuestro gran acervo, abarcando también nuestro folclore y nuestro rock… Perdoname, ¿qué me habías preguntado?

Si el tango no sobrevive fundado en la interpretación.

Nuestra gama tanguera está hecha por los autores que se afianzan con el tiempo y son clásicos de nuestro cancionero. Los intérpretes son quienes afianzan a los autores. A los autores no podemos verlos nunca en tiempo presente. Los años van decantando esa avalancha y así se arma el cancionero popular.

¿En Europa son más tangueros que en Buenos Aires?

¿Creando o consumiendo? El consumo es una cuestión sociológica, eso ya se sabe. Todo depende de las posibilidades que uno tenga de consumo. Acá es difícil venderle cubitos a los esquimales y así vamos llegando a la pregunta: ¿Hay un tango de cabotaje y un tango por export?

¿Y?

No debería haber diferencias. El tango ha sido muy estudiado, muy sentido. Hay de todo. Pero nuestro país es la cuna, de eso no hay dudas.

Pero vos dijiste que es como una pieza de museo…

No, no. Que parece una pieza de museo. Yo lo conocí de chico y en los sesenta, setenta, el gran advenimiento era el rock. Todo lo pasado uno lo ve como museo.

¿Tu museo actual sería el rock?

Ningún museo. El museo es un invento para sacarle partido a la historia. Es una forma de comercialización y saqueo. El museo es una convención que no puede estar nunca relacionada con el artista.

Está buenísimo esto que decís.

El artista se encuentra en acción. No se preocupa por el museo.

Cuando empezaste con el tango, al principio, ¿no te zarpaste un poquito con el lunfardo?

El lunfardo está en mi casa desde chico. En 1985 grabamos Esta es mi presentación con Los Twist, que es un tango lunfardo de mi tío. O sea, no hay ocurrencia ni exageración. Rock, tango, lunfardo y música clásica me acompañan desde siempre.

¿El lunfardo es una lengua muerta?

No. Es exactamente el lenguaje literario para escribir el tango.

¿Hay que seguir manteniéndolo vivo?

Se mantiene solo. Hay una academia y Luis Alposta es el vicepresidente y es quien escribe tangos conmigo. Nos podemos quedar tranquilos: hay tango para rato.

¿Te confundieron con un linyera alguna vez?

Yo intento que me confundan con un linyera. Sería un honor.

“La canción del linyera”, el tema de difusión de tu último disco, me hace acordar mucho a Los Twist.

Tranquilamente. A mí me parece lo mismo, pero no quería decirlo para ver qué decían ustedes.

¿No extrañás la dupla con Pipo Cipolatti?

No, porque lo veo. Dos discos atrás, con Maldito Tango, lo hice participar en, justamente, una reversión de Esta es mi presentación. Y cada tanto hablo. No lo extraño, sí añoro esa gran época. Los Twist fue una gran influencia y me quedan vestigios de eso.

¿Las drogas son importantes para componer?

La mirada interna es lo que importa, y lo que da miedo. El miedo es una sensación que hay que superar. Lo importante es llegar a mirarnos hacia adentro, derribar barreras. Como sea, como lo tengas que hacer. De la manera que encuentres que es adecuada para tu propio descubrimiento interior…

Vos tocabas simultáneamente en Los Abuelos y en Los Twist. Eras como un Messi burbujeante…

Soy un agradecido total. Estuve con los más grosos. Haber estado al lado de Miguel Abuelo, haber aprendido con Charly… Yo arranqué muy muy bien. Tuve mucha suerte.

¿Tus discos de tango, en Europa, los conseguimos en la batea de “world music”?

Sí. El tango es world music.

Comentarios

Ingresa tu comentario