Buenos Aires, 19/11/2017, edición Nº 1831

Cultura para los chicos: muestra de muñecas antiguas en las vacaciones de invierno porteñas

En la Casa Fernández Blanco, Hipólito Yrigoyen 1420, se presenta “Había una vez…Muñecas y Juguetes (1870-1940), la colección de muñecas antiguas más importante del país. [nggallery id=8] (Ciudad de Buenos Aires) La muestra, que está conformada por más de 400 piezas en la que se destacan muñecas, juguetes, miniaturas y objetos mecánicos, se suma a la amplia oferta de propuestas culturales para estas vacaciones de invierno y podrá visitarse de...

En la Casa Fernández Blanco, Hipólito Yrigoyen 1420, se presenta “Había una vez…Muñecas y Juguetes (1870-1940), la colección de muñecas antiguas más importante del país.

[nggallery id=8]

(Ciudad de Buenos Aires) La muestra, que está conformada por más de 400 piezas en la que se destacan muñecas, juguetes, miniaturas y objetos mecánicos, se suma a la amplia oferta de propuestas culturales para estas vacaciones de invierno y podrá visitarse de martes a domingos de 11 a 17 horas durante las vacaciones de invierno, y al terminar las mismas los sábados y domingos en el mismo horario. El valor de la entrada general es $1.

Presente en el lugar, el Ministro de Cultura porteño, Hernán Lombardi, expresó: “Hay una sola palabra para sintetizar esto que vemos, esa palabra es amor, amor es lo que nos entregan las hermanas Mabel y María, y que refleja el amor de ellas a los chicos y a la vida”.

Había una vez… es la tradicional frase mágica con la que nos preparamos para ingresar en el mundo fantástico de los cuentos infantiles, la clave del disfrute cuando somos niños, y la que nos habilita a volver a serlo mientras recorremos setenta años de la historia de uno de los objetos más antiguos y populares de la humanidad: las muñecas.

Vistas entonces como simples juguetes, hoy son la representación más acabada de los cambios operados por una sociedad respecto de la concepción de lo femenino, los juegos, la educación, la moda, y las responsabilidades de las niñas. Pero son también exquisitas obras de arte, realizadas por maestros jugueteros que supieron expresar su infinita creatividad, sin importar que fueran en papel, en madera, en pasta, en porcelana o en trapo.

Comentarios

Ingresa tu comentario