Buenos Aires, 18/11/2017, edición Nº 1830

Cuevana se une al “apagón” en Internet

Lo anunció a través de su cuenta de Twitter oficial. Es por los proyectos antipiratería estadounidenses denominados PIPA y SOPA, por sus siglas en inglés, con los que buscan limitar a los sitios de internet en el manejo de contenidos y habilitan el bloqueo de páginas sin una orden judicial. Como anticipó parabuenosaires, desde la medianoche de hoy, y por 24 horas, los usuarios que por ejemplo quieran acceder a...

Lo anunció a través de su cuenta de Twitter oficial. Es por los proyectos antipiratería estadounidenses denominados PIPA y SOPA, por sus siglas en inglés, con los que buscan limitar a los sitios de internet en el manejo de contenidos y habilitan el bloqueo de páginas sin una orden judicial.

Como anticipó parabuenosaires, desde la medianoche de hoy, y por 24 horas, los usuarios que por ejemplo quieran acceder a Wikipedia (sitio que recibe 20 millones de visitas diarias) no podrán acceder a la mayoría de los artículos y serán remitidos a información sobre la polémica Ley antipiratería, SOPA y PIPA.

La ley SOPA, y otra ley complementaria sobre direcciones IP, llamada PIPA, están apenas siendo discutidas en el congreso de Estados Unidos, y su consideración arranca en firme esta semana.

Hasta ahora la propuesta contra la piratería ha dividido a las industrias de empresas de medios. Por un lado, hay una coalición fuerte de compañías de Internet como Facebook, Wikipedia, Google, Microsoft, y Twitter, que se oponen a la ley. Por el otro, están las disqueras y productoras de películas, como Fox, universal, y Warner Brothers, que la apoyan.

El pasado fin de semana el debate se calentó aún más, por un cruce público entre Rupert Murdoch y Google, y porque por primera vez la Casa Blanca dio señas sobre qué lado de la discusión apoya. Todo indica que Obama se opondrá a la ley SOPA, aunque espera que en el Congreso, la iniciativa se archive rápidamente, como parece ante el músculo que han mostrado las compañías de Internet que dominan el debate.

Comentarios

Ingresa tu comentario