Buenos Aires, 20/08/2017, edición Nº 2079

Cuatro heladerías de barrio imperdibles

Si el helado en general es irresistible, imaginen uno elaborado con las mejores materias primas por manos cuidadosas y con recetas familiares.

(CABA) El helado, como la pizza, es una de esas tradiciones que definen la identidad barrial. La de sus clientes y la de sus productores. Salir a tomar un helado -muy poca gente lo hace en su casa- es un hábito familiar y conservador: heladería que gusta, heladería que no se cambia. Las hay clásicas, modernas y de vanguardia. Después del ascenso y decadencia de las cadenas que dominaron el mercado hace veinte años, afloraron en la ciudad -o fueron redescubiertas- algunas que, por tradicionales o revolucionarias, siempre supieron ser únicas.

Búffala: Con la pasión como ingrediente principal, el helado se hace en el subsuelo del local con chocolate belga, productos italianos y la mejor materia prima local. Al mando está Eugenia, la chef heladera que dice pensar los sabores como si fueran tortas o postres. “Me imagino cremas clásicas, masas crocantes, formas diferentes y después veo cómo transformarlas en un helado”,explica. Lo cierto es que en Búffala se encuentra un helado original y sabroso que, sin dejar de ofrecer clásicos, apuesta a cosas nuevas en un buen equilibro entre sabores, texturas y colores. “No competimos contra nadie -dice Ernesto-, sino contra nosotros mismos para hacer cada día un helado más rico e innovador”.  Pueyrredón 2100. 0800-777-BUFFALA / buffala.com.ar. Hay delivery. Beneficios con Club La Nación. 

Gruta: Fue en 1947 cuando Héctor Ambieniempezó a trabajar en una heladería italiana en el barrio de Flores. Después abrió su propio local en el mismo barrio y, a fines de 1977, se instaló en Belgrano. “Las recetas que usamos son las que usaba mi papá hace 67 años”, dice Silvana, hija de Héctor, que a sus 88 está con pocas ganas de ir temprano a la heladería. “Seguimos usando huevo de verdad, chocolate del mejor, leche como corresponde y frutas de estación, por eso una parte de los sabores, como la mandarina o el pomelo blanco, duran un par de meses”.  Gruta es conocida en el barrio por haber servido helados a tres generaciones de argentinos. Parejas jóvenes que iban de la mano ahora van con sus nietos. Sucre 2356. 4754-8417 / heladeriagruta.com.ar. Hay delivery. 

Lucca: en la esquina de Pedro Ignacio Rivera y Rómulo Naón -Coghlan-Esteban Zenker  en agosto de 2007 abrió la heladería. La coqueta esquina con ilustraciones modernas ofrece, además de los clásicos, chocolate balsámico, crema de naranjas y calabazas, sangría de frutos rojos y jazmín.”El helado lleva como mínimo dos gustos”, dice Zenker. “Mi idea es que hasta los más conservadores puedan pedir un sabor simple y después abrir el juego a cosas nuevas”. Los más de cuarenta sabores se producen de manera artesanal en el primer piso del restaurante de enfrente y bajo demanda, por lo que su frescura está garantizada. Para paladares más de vanguardia se pueden pedir sabores con leche de cabra, que están fuera de cartel. “No siempre tenemos, según la disponibilidad de la materia prima: usamos siempre productos de estación”. Esteban suele desarrollar sabores aún más complejos, como palta o remolacha, para amigos con restaurantes ambiciosos. Ojalá algún día lleguen al pizarrón de Lucca. Rómulo Naón 2701. 4542-9846 / luccahelados.com.ar. Hay delivery. 

Fuente: Brando.

helad

Comentarios

Ingresa tu comentario