Buenos Aires, 18/12/2017, edición Nº 1860

Cuánto sale divorciarse y separar bienes

A los que no quieren legalizar por los costos que implica, la abogada Ana Rosenfeld les tiene una mala noticia: “Es más caro no casarse que divorciarse; si no te casás, no tenés derechos al momento de separarte”. (CABA) Divorciarse es un proceso arduo desde lo emocional, lo psicológico y hasta lo económico. A abogada Ana Rosenfeld confió a Infobae que “lo que pasa normalmente es que la gente no quiere casarse por...

A los que no quieren legalizar por los costos que implica, la abogada Ana Rosenfeld les tiene una mala noticia: “Es más caro no casarse que divorciarse; si no te casás, no tenés derechos al momento de separarte”.

divorcio

(CABA) Divorciarse es un proceso arduo desde lo emocional, lo psicológico y hasta lo económico.

A abogada Ana Rosenfeld confió a Infobae que “lo que pasa normalmente es que la gente no quiere casarse por lo que sale casarse y más aún divorciarse, pero ocurre que, cuando no te casaste, divorciarse es una imposibilidad jurídica“.

Al no existir matrimonio, no existe ganancialidad“, remarcó la letrada, para quien “al momento de separarse, es ‘más caro’ no haberse casado“.

Consultado sobre cuánto cuesta divorciarse, el abogado Mauricio D’Alessandro consideró que “el divorcio es un gusto que sólo se pueden dar los ricos; el resto no lo hace porque no tiene plata, porque son caros los abogados o porque no quieren vender la casa“.

Tras destacar que de un millón de separados que hay en la Capital Federal, sólo 100 mil están divorciados, el abogado reveló que “el hombre siempre esconde la plata” y sentenció: “Al rico le cuesta poco divorciarse porque tiene poco declarado“.

Los abogados hemos ‘macdonalizado’ el derecho“, ironizó D’Alessandro sobre diferentes “combos”: “Sin hijos/sin bienes, por 5 mil pesos se divorcia; con bienes (una casa de 200 mil dólares, dos autos y un terrenito en San Bernardo) y con hijos, tiene un valor de entre 3 y 5 mil dólares, y, por último, si el marido tiene casa en Nordelta, un departamento en Libertador, se puede cobrar hasta el 10% de lo que le corresponde a la mujer“.

La cuota alimentaria suele ser entre un 30% y un 35% de lo que gana el hombre, “aunque si el hombre gana 100 mil dólares, la cifra baja y se ajusta a lo que necesita el hijo para vivir“, puntualizó el letrado.

Rosenfeld insistió en que “el costo de divorciarse es más emocional que económico y pasa por lo que cuesta reorganizarse, sobre todo a la mujer, que tiene que pasar a ser madre y padre”. “Depende de la cuota que pase el padre; más allá de que parezca antiguo, el costo es un costo de opresión del marido para no darle a la mujer lo que le corresponde“.

Comentarios

Ingresa tu comentario