“¿Cuánto pesás?” y otras preguntas que enfurecen a alguien que está a dieta

Si intentar adelgazar ya es fatal, no hay nada peor que tener que soportar estas siete “consultas”.

(CABA) Para un ser a régimen, no hay nada peor que tener que soportar las siguientes “consultas”:

¿Tenés hambre?
¿En serio? ¡Acaban de dejar de comer pizza, empanadas, pastas, chocolate, y están mordiendo una zanahoria cruda para ver si llegan en forma al próximo verano! ¡Por supuesto que los que están a dieta tienen hambre!

¿Ésta dieta realmente funciona?
¿Te parece que el otro la estaría haciendo si no creyera que camina? Lo que el otro no necesita es que alguien cuestione el régimen que eligió después de muchas horas de investigación en la web, o tras visitar mil veces al nutricionista, o cuando al fin encontró el maldito tiempo para cocinar bajo en calorías.

¿Pero no intentaste…?
¡No, por favor, no lo digas!

persona a dieta

¿Cuánto pesás?
Ahí es cuando el ser en cuestión sólo quiere fingir que no le preguntaron nada.¿Todavía no se entendió que esa pregunta no va? Mucho menos a una mujer, obvio. Si te la hacen, contá hasta diez y seguí con lo tuyo.

¿Perdiste muchos kilos?
Si la conversación no empezó con el otro haciendo mención a que bajó de peso, ¡no preguntes! Si hubiese sucedido ya te hubieses dado cuenta.

¿Estás tomando suficiente agua?
¡Más bien! Todos tenemos clarísimo cuáles son los beneficios de tomar agua, ¡no es un bien específico para los que están a dieta! Si les sacara el hambre que sienten todo el día sería genial, pero no lo hace, ¡así que sshhh!

¿Podés comer eso en tu dieta?
Esta es la peor de todas. Si ves que el otro está comiendo algo que no debe, ¿no podés hacerte el tonto? ¡Ya se siente bastante culpable por hacer trampa como para que lo señales con el dedo! NR

sufrir dieta

Fuente: bigbangnews