Buenos Aires, 18/12/2017, edición Nº 1860

¿Cuánto habría que invertir para evitar los cortes?

Una posible solución,

Edesur y Edenor deberían invertir alrededor de u$s 2.000 millones en un periodo de cinco años para poder mejorar el servicio.

edenor edesur

(CABA) Los cortes de energía que comenzaron en diciembre y que persisten en decenas de barrios de la Capital Federal y el Gran Buenos Aires dejaron al desnudo las deficiencias que registra el sistema electroenergético.

Uno de los problemas más graves está a la vista: la falta de inversiones en el sector que, según los expertos, surge como resultado de un conjunto de políticas que el Gobierno llevó a cabo en los últimos años “subsidios crecientes, congelamiento de tarifas, falta de control, fiscalización e información pública, entre otras“. Según relevamientos privados, el sistema de distribución eléctrica en el área metropolitana (en donde se produjo la mayoría de los apagones y zona que manejan las empresas Edenor y Edesur, bajo la órbita de la Nación) necesita unos u$s 2.000 millones en inversiones para recuperar la calidad del servicio que exhibían en el año 2003.

Así lo advirtió un grupo de 8 ex secretarios de Energía (Emilio Apud; Julio César Aráoz; Enrique Devoto; Roberto Echarte; Alieto Guadagni; Jorge Lapeña; Daniel Montamat y Raúl Olocco) que ayer presentó en el Instituto General Mosconi un documento en el que analizaron las causas de los recientes cortes de electricidad.

En la presentación, en la que estuvieron presentes 4 de ellos, señalaron que el cálculo surge de los u$s 800 millones de déficit de inversión atrasada que registraron las empresas en la última década, teniendo en cuenta que hasta 2002 “se invertían entre u$s 220 a u$s 230 millones por año y que a partir de ahí se redujo unos u$s 150 millones“.

Los especialistas estimaron que a esa cifra que se dejó de invertir, se deberían sumar unos u$s 1.200 millones que tendrían que desembolsar las compañías en los próximos 5 años para volver a los números más favorables que el sistema tenía cuando el kircherismo llegó al poder. La calidad del servicio, explicaron, se basa en la cantidad de interrupciones promedio y la duración de los cortes promedio al año.

En diálogo con El Cronista, Montamat explicó que “en el 2003 el promedio de cortes al año se ubicaba en 6, mientras en la actualidad ese promedio pasó a ser de 9“. Y en cuanto a la duración de las interrupciones, “crecieron de 10 horas promedio a una duración de más de 40 horas“, especificó el ex funcionario del gobierno de la Alianza. Durante la presentación, los ex secretarios manifestaron su inquietud en cuanto al financiamiento de las obras que se necesitan ante los balances negativos de las empresas y un acceso al crédito vedado. “La caja será ANSeS o se financiará con emisión monetaria; situación que nos preocupa”, señalaron.

Las estimaciones de inversión se realizaron sobre la base de datos del sector privado y de las propias compañías, teniendo en cuenta diferentes variables técnicas, como el crecimiento edilicio, y ante la falta de información oficial que se registra a partir de agosto de 2011, cuando el ENRE dejó de publicar algunos datos.

Pero los especialistas también advirtieron sobre deficiencias en el sistema de generación energética, que es el que actualmente está subsidiado. El documento indica que “el incremento de oferta en generación en la actual gestión (22,3%) es menor que el incremento de la demanda en el mismo lapso (45%)”.

Fuente consultada: El Cronista

Comentarios

Ingresa tu comentario