Buenos Aires, 14/12/2017, edición Nº 1856

Cuando los chicos sufren la vuelta al colegio

estrés y angustia.

chicos

(CABA) La vuelta a clases puede generar mucha ansiedad y nerviosismo en los niños. Son sus padres, quienes junto a los maestros, deberán encargarse de que el retorno no sea traumático y que disfruten del año escolar.

“Volvemos unos años atrás y nos ponemos en la piel de ese niño que fuimos, podremos recordar y sentir qué nos pasaba internamente los días anteriores a empezar el colegio. Algunas de las sensaciones que los niños tienen al acercarse el comienzo del ciclo lectivo son: ansiedad por reencontrarse con sus compañeros, conocer a la maestra y volver a la rutina; y angustia por separarse de mamá. Los chicos expresan todos estos sentimientos como pueden y así viven esta complejidad emocional que transitan”, explicó la psicóloga Dina Laufer (MN47037).

“Sin duda, en varias circunstancias hemos escuchado decir a nuestro hijo ‘me duele la panza’, a lo que respondimos ‘ya se te va a pasar’, buscando con esto desviar la atención de sus sensaciones internas, o ‘si te duele la panza es porque comiste muchas golosinas’, mostrando una negación hacia la experiencia sentida”, indicó la especialista, quien sostuvo que de esa manera se logra una desconexión con la experiencia emocional que el hecho le provoca.

Laufer sostuvo que cuando esta desconexión es la pauta que se repite en el tiempo, los niños aprenden que esas experiencias emocionales no son validadas, ni tenidas en cuenta por el mundo adulto.

Hay algunos niños que viven esta situación con mucho estrés porque consideran que no tienen los recursos necesarios y suficientes para superarla. En los primeros días de escuela es normal que se manifiesten más excitables, con ciertas dificultades para conciliar el sueño o más inquietos, pero esto es parte de una adaptación normal al cambio de rutina y puede durar hasta los 15 días posteriores al inicio de las clases. Sin embargo, es necesario identificar a tiempo las situaciones de estrés escolar para así evitar posibles trastornos emocionales que pueden desencadenar problemas de conducta, tristeza, depresión, etc.”, aseguró.

Los síntomas que se enumeran a continuación no son patrimonio exclusivo del estrés escolar, pero sí pueden servir como señales a tener en cuenta por los padres a la hora de decidir realizar una consulta profesional:

• Irritabilidad

• Cambios en hábitos alimenticios

• Somnolencia

• Apego exagerado

• Tristeza

Es bueno tener en cuenta estos datos ya que hacer un giro en ciertas actitudes de crianza y convivencia implica generar un espacio de mejor comunicación con nuestros hijos, en donde sea posible conversar de aquello que les está pasando, y conocer los sentimientos y emociones que están vivenciando.

Consejos para mejorar el vínculo con los chicos:

• Generar un espacio para el diálogo donde el niño pueda expresar sus problemáticas escolares.

• Explicarles con su vocabulario cómo van a ser esos primeros días: los horarios, los recreos, quién será su maestra, anticiparles con quién se retiran del colegio, etc.

• Realizar la preparación de la mochila escolar con ellos.

• Estar atentos a los cambios en la conducta del niño que puedan reflejar ansiedad.

• Participar conjuntamente con los niños en la realización de las tareas escolares. Establecer un horario fijo permitiendo descanso entre tarea y tarea.

• Incorporar progresivamente a la vida cotidiana los deberes, el estudio y las actividades extra escolares.

 

Fuente: Infobae

Comentarios

Ingresa tu comentario