Cuando la vocación manda

Cuando la vocación manda

(CABA) Delia Albert trabaja en una escuela de población vulnerable en una isla en el Delta, donde la naturaleza es la que manda. Juana Miranda enseña en una sola aula a 10 niños de primero a séptimo grado en un paraje rural de Neuquén. Luciano Veraldi es el maestro integrador de Juan Manuel Arienti, un chico con trastorno del espectro autista que cursa en una escuela común.

En diferentes contextos y con desafíos particulares, todos comparten la pasión por enseñar y no bajan los brazos a pesar de las dificultades con las que se topan a diario. No están motivados por la remuneración económica o por el reconocimiento. Su satisfacción pasa por saber que sus alumnos aprenden -en algunos casos con pocos recursos materiales- y por cumplir con éxito su tarea pedagógica.

educacion-2273189h360

Los desafíos son varios: en el Delta, Delia se enfrenta con bichos e inundaciones; la docente plurigrado, al aislamiento y las demandas múltiples, y el maestro integrador, a encontrar maneras innovadoras para que sus alumnos aprendan, a la vez que lucha contra los prejuicios que todavía existen por la inclusión escolar.

Son docentes que aprendieron a convertir los desafíos en una energía que los impulsa a llegar más lejos para transformar la vida de sus alumnos. ¿Qué mantiene encendido su fuego?

educacion-2273192h360

Las investigaciones centradas en la motivación humana muestran que, cuando la tarea a realizar tiene un cierto nivel de complejidad, los incentivos extrínsecos -como el dinero- no son eficaces como motor principal. Por el contrario, lo que motiva a las personas a esforzarse en este tipo de tareas es la autonomía, la posibilidad de desarrollar competencias y un sentido de propósito de la tarea: el “para qué”.

Agustina Blanco, directora ejecutiva de Educar 2050, explica: “La ecuación para alcanzar la calidad educativa incluye no sólo los aprendizajes académicos, sino también las competencias emocionales y los valores. Eso requiere docentes que logren trasmitir a sus alumnos las ganas de llegar a esos conocimientos y valores que van a guiarlos a lo largo de la vida”.

educacion-2273193h360

Asimismo, la especialista sostiene que lo que hace a un docente de excelencia es que la vocación y la formación sean una. “No puede faltar ninguno de estos dos componentes. Hay profesiones en las que solamente se requiere lo técnico, pero en la docencia la vocación es un componente esencial y también para los alumnos. Si no tenés esa pasión y motivación, no podés transmitir en el aula el amor por el aprendizaje y el conocimiento”, dice. NT