Buenos Aires, 21/09/2017, edición Nº 1772

Cuando innovar cambia la calidad de vida de los vecinos

La funcionaria del Ministerio de Cultura porteño Veby Martínez explica las medidas que se han implementado para mejorar la creatividad y sustentabilidad de la Ciudad.

Escribe Veby Martínez

(CABA) La identidad de una ciudad está directamente relacionada con el modo en que sus habitantes la viven día a día. La forma en que la gente se traslada, reúne, alimenta, comunica y disfruta, determinan la calidad de vida que la ciudad ostenta y potencian el deseo de otras personas de visitarla.

En los últimos años, el crecimiento de las urbes ha hecho más complejo el modo en que los vecinos las decodifican, por lo que se ha vuelto fundamental que el Estado busque soluciones a las nuevas necesidades que los habitantes enfrentan y contribuya a hacer más ameno y satisfactorio el vínculo con su entorno.
La innovación urbana ha hecho que las ciudades sean más “caminables”, y sus vecinos más respetuosos de sus fuentes de energía. Por medio de la infraestructura se logró jerarquizar lugares, devolverles la vista al rio o protegerlos de los excesos de la naturaleza. También, la innovación, ha venido a recuperar el atributo ambiental que necesita cada ciudad, un ejemplo de esto es Ciudad del Cabo, en donde todos los hogares tienen calentador de energía solar, y se puede ver además en el crecimiento de edificios autosustentables y nuevos corredores verdes en muchas capitales del mundo.

Las ciudades vanguardistas también suman iniciativas de fomento de la creatividad científica, como “Barcelona Lab”, o de creatividad artística y participación ciudadana, como el proyecto “Gap Filler” en Christchurch de Nueva Zelanda, de recuperación de espacios urbanos. Pero por supuesto que no se puede hablar de innovación sin hablar de tecnología, particularmente en el área de las comunicaciones. Es muy interesante el caso del “plan LinkNYC” de wifi para toda la ciudad, que se está replicando alrededor de todo el globo, y el caso de la ciudad de Seúl, en donde casi todos los taxis cuentan con tecnología de GPS.

Hoy todas las ciudades compiten por ser las “capitales” en innovación, creatividad o sustentabilidad de sus continentes. Pero, para ganarse tal distinción, no sólo se necesita la tarea de un gobierno que desarrolle obras, impulse emprendedores, mejore la calidad de la educación e invierta en nuevos desarrollos. Sino que se necesita de un sector privado dispuesto a correr riesgos, dispuesto a generar nuevos servicios y productos que, además de elevar el nivel de vida, generen trabajo y hagan crecer el tamaño de la economía. Algunas de esas distinciones tan deseadas por las ciudades tienen en cuenta a sus habitantes a la hora de hacer los estudios. El denominado “capital humano” es producto de la calidad de las universidades, de la pluralidad de iniciativas y del desarrollo artístico e intelectual. Esto constituye un factor muy importante y que hoy está muy bien apreciado, para orgullo nuestro, en la ciudad de Buenos Aires.

Desde el Gobierno de la Ciudad, se han implementado medidas que contribuyen a mejorar estas cuestiones y que son fundamentales para el desarrollo. El “Distrito Tecnológico” ha fomentado, por ejemplo, la instalación de nuevas empresas pertenecientes a ese sector. Se han impulsado obras que mejoran la infraestructura y benefician el acceso al trabajo y la movilidad como el “MetroBus“. Además, podemos mencionar las mejoras en el Subte, el nuevo Centro de convenciones, los más de 25 pasos a nivel y el sistema automático de “Bicing“. También se han hecho inversiones y se ha innovado con medidas como el WIFI gratis, los relojes y cargadores de la ciudad con pantalla solar, los cargadores de celulares a base de energía humana, el sistema de turnos web para tramites y consultas de salud, y el primer edificio sustentable de América Latina, que es, nada menos, que el nuevo edifico municipal.

El desafío que queda para Buenos Aires, en un mundo donde las ciudades se reinventan y donde las empresas creadoras de productos y empleo ya no tienen un lugar físico definido (Amazon, Facebook, Skype), es trabajar en conjunto con el sector privado. Es fundamental que los nuevos emprendimientos y nuevos talentos, fomentados por un clima de negocios serio y provisorio, se instalen cada vez más en esta ciudad. Debemos contar con un sector privado dispuesto a superarse, a correr riesgos, apoyando a nuevos emprendedores para que generen trabajo, innovaciones y nuevas patentes en busca de la mejor calidad de vida para todos. NR

Verónica Martínez, economista recibida en la UBA y especialista en Políticas Públicas en la Universidad de San Andrés. Ex Directora General de Gestión Estratégica del Gobierno de la Ciudad, coordinó la reforma de los Planes Trabajar en la Ciudad, la factibilidad económica del Distrito Tecnológico y lideró la implementación de “Mejor en Bici”. Directora del Paseo de la Historieta, actualmente integra la Mesa de Innovación en ORSNA y es funcionaria del Ministerio de Cultura de la Ciudad. @vebymartinez

Veby Martínez

Comentarios

Ingresa tu comentario