Buenos Aires, 21/08/2017, edición Nº 2080

¿Cuáles son los seis alimentos más adictivos?

Una listado de los seis alimentos que tienen características particulares que hacen que queramos comer más y más

(CABA) Empezar a comer un producto y no poder parar. Seguro que es familiar esta situación. Resulta que estos alimentos adictivos son productos manipulados, hechos exclusivamente para que no podamos parar de comerlos.

¿A qué se debe que haya determinados alimentos que desencadenen en nosotros la necesidad de pegarnos un atracón imparable?.

Los responsables de ello son sus creadores: “Algunas compañías y sus equipos científicos han conseguido que determinados alimentos tengan sabores y olores especiales, e incluso que emitan sonidos atractivos, que alteran nuestro centro del placer neurológico”. A ello hay que sumarle que no se trata de alimentos saludables o ricos en vitaminas, fibras o proteínas, sino todo lo contrario.

Según diferentes investigaciones científicas, estos son los seis alimentos más adictivos del mundo y los motivos por los que no puedes parar de comerlos.

Doritos

Su receta está pensada para que el consumidor perciba varios sabores a la vez. Esto se debe a que cuando los alimentos no tienen un sabor dominante, provoca en las persona menos sensación de saciedad, consumiendo más.

Según los investigadores, uno de sus principales ingredientes es el glutamato monosódico. Se trata de un aditivo utilizado para aumentar el apetito y hacer, al mismo tiempo, que los alimentos tengan un sabor más apetitoso evitando poder quitarse el sabor del snack de la boca.

doritos

Galletas Oreo

Según un estudio del 2003, estas galletas son más adictivas que la cocaína. Los investigadores llegaron a esta conclusión cuando alimentando a un grupo de ratas con Oreo, y a otras con esta adictiva droga para controlar los efectos en el centro de placer del cerebro, vieron que las Oreos activaron más las membranas cerebrales que la cocaína. Así se explica porque resulte tan complicado comer solo una.

oreo4

Papas fritas

Según los investigadores de la Universidad de Michigan, las papas fritas son uno de los alimentos más adictivos por la combinación de grasas, almidón y su naturaleza altamente procesada. Todo ello hace que las personas las relacione como uno de los alimentos que más consumen.

630x340xchips2.jpg.pagespeed.ic.loHqW_neYC

M&M’S

Según un estudio suizo, cuando dos chocolates tienen recetas idénticas, las personas encuentran más adictivas las versiones redondas, ya que se deshacen de manera más rápida en la boca. Además, cuando más dulce se percibe es más difícil de frenar la adicción. Esto ocurre con los M&M’S.

Plain-M&Ms-Pile

Cheetos

Su adicción se debe a que tiene un efecto especial en la boca. A pesar de su tamaño alargado, cuando entran en contacto con la lengua parece que se derrite. A esta sensación, los científicos la han denominado como “fuga de la densidad calórica”, es decir, nuestro cerebro recibe la información de que no se está comiendo tantas calorías como las que realmente estamos ingiriendo. Esto provoca, que nuestro subconsciente se sienta con permiso de seguir comiéndolos.

Además, según la Universidad de Oxford, el sonido que producen al morderlos está diseñado para engancharnos: imita el crepitar de los alimentos frescos, haciéndonos pensar que comemos sano.

428979197_4f3f0de3b6_b

Pochoclo para microondas

Existen muchas formas de hacer pochoclo, pero las de microondas son las más adictivas. ¿La culpa de ello? Las bolsas en las que vienen. Estas contienen diacetil y pentanodiona, que se desvanecen en el aire gracias al calor, enviando señales a nuestro cerebro para que queramos comer más.

pop-corn

NT

Comentarios

Ingresa tu comentario