Buenos Aires, 11/12/2017, edición Nº 1853

¿Cuál es el verdadero origen del Obelisco?

Desde lejano oriente.

loc_cambio_climatico_011

Escribe Miguel Jurado

(CABA) Me escribe el profesor Juan Lázara para darme unos datos sobre las alegorías utilizadas en los monumentos argentinos. Casi al final de su email me invita a conocer algo de su nueva investigación: “La Pirámide de Mayo podría estar inspirada en los monumentos funerarios británicos de la India”. Me quedo perplejo, le pido más precisiones. “Es un misterio qué inspiró al alarife español Francisco Cañete para construir la Pirámide de Mayo siguiendo el modelo de un obelisco. Hasta ahora, las teorías de su origen se refieren a influencias francesas e Italianas”, me escribe Lázara.

¿Pirámide? ¿Obelisco? Algo me hace ruido. Y es obvio: ¡Nuestra famosa Pirámide no es más ni menos que un obelisco! Y cómo surgió semejante confusión. Guillermo Kellmer, editor de la sección Ciudad, me advierte: “Eduardo Parise ya escribió sobre la Pirámide de Mayo y los obeliscos”. ¡Grrrrr! Parise siempre se adelanta en sus notas de la sección Secreta Buenos Aires.

No importa, voy sobre el nuevo dato: La Pirámide es un obelisco y nació en Calcuta. Decido reunirme con mi amigo investigador. Lázara me espera tranquilo en un bar a media cuadra del diario. Voy casi de incógnito, no quiero que Parise se entere de la primicia. “La Pirámide de Mayo es el primer monumento patrio y público. Hasta 1811 cuando se construye para conmemorar el primer aniversario de la Revolución de Mayo, no existían más que imágenes religiosas dentro de las iglesias”, me dice el investigador y agrega que también sería el primer monumento laico de la Argentina. Pero eso no me interesa, ya lo contó Parise. Quiero saber lo de la India. “Siempre fue un verdadero misterio las fuentes “iconográficas” de la Pirámide. Se han hecho hipótesis pero nunca corroboradas”. “Sí, sí –le digo como apurado– ¿Pero cómo es lo de la India?”. Lázara me cuenta las teorías del origen francés e italiano, pero yo quiero la versión hindú. Se decide a ir al grano: “Resulta que de nuestros varios viajes por Oriente, en un par de cementerios ingleses medio abandonados de Calcuta (India) y Dacca (Bangladesh), descubrimos monumentos funerarios casi iguales a la pirámide”. La nueva hipótesis de Lázara es sobre la posible conexión entre esas pirámides bengalíes y la nuestra, ya que son de la misma época.

Lo cierto es que hasta ahora no se encontraron planos ni textos que se refieran explícitamente al modelo usado para la primera Pirámide de Mayo (la que se ve es la segunda versión, eso ya lo contó Parise). A fines de siglo XIX, el investigador Angel Carranza encuentra similitudes con las pirámides talladas en los dos pilares de la puerta de San Denis de París, un arco de triunfo similar al Arco de Tito, pero mas grande. Por su parte, muchos eruditos sostienen que nuestra pirámide fue imitada de la Aguja de Santo Domingo, que se alza en Nápoles, o de los obeliscos que están en Roma, en la Piazza del Popolo.

Entiendo la influencia francesa e italiana, las dos muy fuertes en el mundo. Pero la hindú no me cierra. Le pido más datos a Lázara. “Recordemos que Calcuta y Dacca tuvieron presencia británica a través de la Compañía Británica de las Indias Orientales. Numerosas tumbas fechadas entes 1798-1810 se asemejan a nuestra Pirámide”, me explica y se pregunta: “¿Qué punto de conexión puede haber entre Calcuta o Dacca de principios de siglo XIX y nuestro Río de la Plata?”. Entonces hace su aparición la Primera Invasión Inglesa después de un pequeño silencio intrigante de Lázara. “William Carr Beresford comandó la primera invasión al mando del 71 regimiento de infantería (Mc Leod´s Highlanders). El y parte de su tropa actuaron en varias campañas en Bengala Occidental entre fines de siglo XVIII y principios de siglo XIX. Luego de la India, pasan por Sudáfrica y llegan al Río de la Plata. Numerosos ingleses se quedaron a vivir en el Río de la Plata una vez concretado el segundo fracaso inglés”. Lázara se entusiasma con su nueva hipótesis. La semejanza entre los monumentos de India y la falsa pirámide argentina son muchos. “Algún integrante de las tropas británicas puede haberle sugerido a albañil Cañete formas que conocía de Bengala Occidental, su último destino militar”, termina y promete una investigación a fondo. Espero que no se entere Parise.

Fuente: Clarín

Comentarios

Ingresa tu comentario