Buenos Aires, 25/09/2017, edición Nº 1776

Crisis en el polo de los outlets: cada vez hay más locales vacíos en avenida Córdoba

Los comerciantes admiten que cayeron las ventas, lo que obligó a muchos a cerrar; la zona tuvo su apogeo entre 2000 y 2007.

(CABA) A los comerciantes de la avenida Córdoba, uno de los polos de outlets de indumentaria más fuertes de la ciudad durante la década pasada, los mueve una promesa: mañana será mejor. Córdoba, dicen ellos, dejó de ser lo que era. Las veredas que solían estar repletas de negocios con marcas de primera línea ya no pueden esconder los locales vacíos. Los carteles de alquiler se multiplican. Otras tiendas sobreviven con una inscripción en las vidrieras: “Liquidamos“. Algunos, debajo de esa desesperada invitación al consumo, escriben con pintura blanca y pincel de brocha gorda una frase final: “Nos vamos“.

“Córdoba tuvo siete años de esplendor“, relata Ariel Lamas, dueño de Cosentino, una marca de ropa de hombre. Los tiempos de gloria sobre esa avenida -que separa Palermo de Villa Crespo– empezaron en 2000, cuando en el tramo entre Julián Álvarez y Thames las marquesinas lucían nombres de franquicias reconocidas y el tránsito vehicular tenía correlato en el tránsito de peatones que llegaban para comprar. Durante esos días, a la par de los clientes de clase media, los turistas cargaban bolsas impulsados por los precios accesibles. En 2007, recuerda Lamas, ese síntoma empezó a desaparecer. Los consumidores apostaron a la zona de Aguirre y Gurruchaga, en Villa Crespo. Y a los extranjeros, en su mayoría brasileños, les empezó a resultar más económico comprar en sus países. “Ahora la gente viene a pasear. La ves caminando, pero sin bolsas”, explica Lamas.

Los números del desmoronamiento hablan por sí solos. Según la Cámara Argentina de Comercio y Servicios, que cada bimestre hace un recuento de cuántos locales cerrados hay en la zona, había 27 persianas bajas hacia finales de abril. El pico había sido en noviembre y diciembre, con 35 espacios vacíos. Ante el oscuro escenario, los comerciantes intentaron hacer algo. Precisaban recuperar la clientela que se había volcado definitivamente hacia los outlets de Villa Crespo y al shopping Distrito Arcos, en Paraguay y Juan B. Justo, que también ofrece ropa de segunda mano.

“Queríamos revitalizar la zona”, cuenta Pablo Himitian. Él conoce esas cuadras como pocos. Hace 20 años es propietario del restaurante Viejo Bar, en Córdoba y Malabia. Su diagnóstico del declive es general: “La caída es porque hay una crisis económica y la gente no tiene plata”, dice el gastronómico. Como varios comerciantes visitan su bar, Himitian decidió reunirlos a todos en una especie de consorcio. Primero armó un grupo de Whatsapp. Les propuso hacer una página de Internet en la cual compartir las ofertas de todos los comercios de la avenida para captar más clientes. La última vez que el sitio publicó alguna novedad fue en enero de este año. “Hasta fin de año la página trabajó bárbaro. Pero en verano cerraron muchos negocios y fue difícil sostenerlo. Ahora se están renovando”, detalla.

La palabra renovación suena entre los vendedores como un mantra. Oscar Romano es uno de los que apostaron a ese recambio. Abrió Pekken, una mueblería infantil, en noviembre del año pasado. “Elegimos Córdoba porque es un punto más comercial”, dice primero, y después agrega, como en un desahogo: “Esperábamos otra cosa, buscábamos algo más. No estamos mal, pero proyectábamos algo distinto”.

“Este verano tuve días en que no abrí caja -admite Lamas-. Ahí entrás en una desesperación. Te preguntás si estás haciendo algo mal. Pero todos están en la misma. Córdoba era una torta de ocho porciones y todos comíamos una. Ahora somos la misma cantidad de negocios, pero hay tres porciones. A veces comés, a veces no.”

La transformación también significó un cambio en el perfil de los negocios. “Antes veías marcas importantes y ahora son revendedores de segunda o tercera línea”, describe Horacio Berberian, gerente de la inmobiliaria Shenk, cuya sede principal está en la esquina de Córdoba y Armenia desde 1970. Las etiquetas más importantes son nómades que se mueven buscando lugares fértiles. Ahora concentran sus outlets en el Distrito Arcos. Córdoba quedó a merced de minoristas menos reconocidos. Esa mutación provocó una baja en los precios de alquiler. Según Berberian, los valores disminuyeron un 40% en dólares respecto de lo que se cobraba diez años atrás. Romano, de Pekken, arrendó un local de 100 metros cuadrados que llevaba cuatro meses cerrado: “Pudimos conseguir un precio más real que el que nos pedían en otros lados. Como estaba vacío, hicimos una propuesta que evaluaron y aceptaron”, revela.

Córdoba continúa siendo una de las vías de escape preferidas del microcentro. La fluidez del tránsito y la numerosa cantidad de líneas de colectivos que la atraviesan son los motivos que ilusionan a los comerciantes con el renacimiento de la avenida que supo atraer compradores en masa. “Va a seguir funcionando porque es un lugar de paso”, dice Berberian. “La clave es mostrar. Que la gente venga y vea que los precios están bien”, dice Lamas en un suspiro esperanzador que al final se quiebra en la confesión de una derrota: “Sí, Córdoba cayó considerablemente”. NR


Fuente consultada: La Nación

Comentarios

Ingresa tu comentario