Buenos Aires, 22/10/2017, edición Nº 1803

Crecen los trabajos solidarios con impresoras 3D en las escuelas de la Ciudad

Prótesis, una pulsera para sordos y otras iniciativas son desarrolladas por alumnos de colegios técnicos. Quieren extender la tecnología a todos los secundarios porteños.

(CABA) En la Escuela Técnica Nº 17, en Parque Avellaneda, los chicos de sexto año ya diseñan brazos robóticos, prototipos de generadores eólicos y pulseras automatizadas para personas sordas. Allí, tienen seis impresoras 3D que ayudan a potenciar la creación y el diseño. Pero el proyecto Educación 3D no sólo abarca a ésta y a otras 37 escuelas técnicas de la Ciudad, si no que ya abarca a un 66% de las secundarias públicas de la Ciudad, que están equipadas esta tecnología.

Las máquinas son capaces de realizar réplicas de diseños en 3D, creando piezas o maquetas volumétricas a partir de un diseño descargado de internet o generado en un escáner 3D. La iniciativa del Gobierno porteño pretende llevar estas plataformas a todas las escuelas secundarias porteñas en un plazo de tres años.

Para Adrián Brands, uno de los docentes de la tecnicatura de electrónica de la Escuela 17, “los chicos usan la impresora para hacer realidad todas sus ideas. Vienen con el proyecto ya armado y lo imprimen en el momento”. Según Brands, en sólo seis horas pueden imprimir una pieza. “Y nunca sabemos qué puede surgir cada año”, agrega.

El año pasado, el proyecto Pulsera Ayuda a Personas Sordas (PAPS) ganó el premio regional Siemens. Ahora, sus creadores, de tan sólo 17 y 18 años, ya están tramitando las patentes para industrializarlo. Luego de mucha investigación y visitas a centros para sordos, los jóvenes se dieron cuenta de que no existía una herramienta que les ayude a reconocer el timbre de la casa, el sensor para bebés (que alerta a madres y padres cuando los niños lloran), y hasta las alarmas de sus hogares. El resultado fue una pulsera que vibra ante cualquiera de estas situaciones, y que en caso de emergencia, tiene un sistema automatizado que se conecta con la central de policía más cercana. El proyecto fue creado en su totalidad por los chicos, y materializado gracias a la ayuda de la impresora.

Hoy existe una creciente demanda de impresoras 3D, ya que las generaciones más jóvenes crecen más familiarizados con este tipo de tecnologías.

“Las impresoras 3D impactan en el modo en que enseñamos y aprendemos, ya que fomentan la creación: los alumnos pueden concebir una idea y crearla, sin intermediarios o restricciones”, le dijo a Clarín Augusto Allemand, coordinador del programa de Impresión 3D, del Ministerio de Educación Porteño. “Más allá de que los chicos sepan usar las impresoras, nuestro proyecto apunta a la incorporación de tecnología, y al trabajo de habilidades sociales que colaboran en la autonomía, el trabajo en equipo y la empatía social”, indicó Allemand.

Tanto para él, como para todo el equipo que busca potenciar a los jóvenes del nivel secundario, quieren que ellos trabajen y se organicen en tareas y objetivos a través de proyectos. Además, con un total de 152 escuelas secundarias esperan poder satisfacer la creciente demanda de todos los alumnos.

“Queremos que todos los chicos tengan acceso a una impresora 3D, porque antes, un alumno que no era de escuelas técnicas desconocía estas habilidades, como el proceso de producción, el diseño de planificación, las tecnologías de la información y hasta la robótica”, enfatizó

Sin embargo, para los alumnos de la Escuela 17 el proceso de adaptación a las impresoras es natural. Como para los estudiantes de electromecánica, que hace sólo tres semanas recibieron una de las impresoras y ya crearon prototipos de generadores eólicos para enseñarles a los grados inferiores como generar energías sustentables, y a su vez presentaron un proyecto para iluminar el patio del colegio con luces LED, todo creado con las nuevas impresoras.

Las posibilidades son ilimitadas: los usos de las impresoras 3D abarcan los campos de la medicina, la industria y la alimentación, entre muchos otros. El proyecto local está inspirado en iniciativas similares ya desarrollados en escuelas de Nevay Jersey o Nueva York, entre otras ciudades de los Estados Unidos.

En la Ciudad, la propuesta se originó dentro de la Dirección General de Tecnología Educativa (DGEDU), del Ministerio de Educación, a fines de 2014. Pero además de los resultados positivos para los alumnos, el plan no sólo propone la compra de equipamiento adaptado con medidas especiales de seguridad, sino diversas instancias de capacitación para los maestros y coordinadores de colegios, próximamente acompañadas por el desarrollo de una plataforma donde los alumnos puedan subir sus diseños en 3D y compartirlos con otras instituciones. Con más de 300 docentes porteños capacitados en impresión y diseño 3D, la iniciativa plantea un fuerte crecimiento y profundización de conocimientos para los instructores. “Hay que generar estos contenidos nuevos en las escuelas: la plataforma online va a conectar a todas las escuelas del país para que puedan trabajar en conjunto en proyectos y generar redes de intercambio entre alumnos y docentes”, explicó Allemand. NR


Fuente: Clarín

Comentarios

Ingresa tu comentario