Buenos Aires, 16/08/2017, edición Nº 2075

Crecen las reservas y hay buenas expectativas para los fines de semana y febrero en la Costa

Esta segunda quincena ilusiona con reservas que superan el 80% y crece el interés para el mes que viene.

(PBA) La inquietud común en toda la costa atlántica es si será mejor por fin de aquí en más. Diciembre fue más tranquilo que de costumbre. El arranque de enero no superó lo magro que fue hace un año. Pero con casi media temporada ya transcurrida entre arribos moderados y el consumo en caída, esta segunda quincena ilusiona con reservas que superan el 80% y expectativas de picos de ocupación durante los próximos dos fines de semana.

La oportunidad de un real repunte se sostiene en la mejor demanda que se vio este fin de semana, con turistas recién llegados que coincidieron en las playas con los que empezaban a despedirse del mar. Otro buen augurio es el interés que está despertando febrero, siempre con valores más bajos.

En el mercado inmobiliario reconocen que ya se nota ese cambio de ritmo que ilusiona. Anticipan que estará alquilada el 80% de la oferta inmobiliaria. “Las señales son claras de que el panorama va a mejorar hacia febrero”, dijo a La Nación el operador Néstor Gonnet, que posee la mayor cartera de departamentos en renta estacional.

Las quejas fueron una constante entre los prestadores de los principales servicios, como la gastronomía y la sombra en playa. En restaurantes y bares reconocen que el perfil del turista que visita la ciudad cayó, por lo menos en términos del gasto per cápita. También se suman rubros como la indumentaria y los supermercados.

Desde todos los sectores hacen hincapié en que la política de precios no es responsable de este inicio de temporada flojo. Casi quedó en el olvido aquella costumbre de fijar valores más altos de alojamiento para la segunda quincena de enero, la preferida de los turistas. “Quedó mucho sin alquilar en la primera mitad y no queda margen para buscar plus alguno”, explicaron en el corredor céntrico de la calle Corrientes con más de 20 inmobiliarias.

Desde la Asociación Empresa Hotelera Gastronómica de Mar del Plata dicen que estos primeros 15 días cierran con algo más del 65% de habitaciones tomadas y picos de hasta 75% entre sábados y domingos. Un panorama que no varía demasiado respecto de otros balnearios, como Villa Gesell, Miramar y Necochea. Pero ya se admite que los resultados son entre un 10 y un 20% por debajo del mismo período anterior.

En Pinamar, los propietarios optaron por pasar ahí sus vacaciones ante la caída de la demanda. En Cariló, el verano promete una mejoría. “Repuntará algo después de una primera quincena tranquila”, anticipa Silvia Melgarejo, titular de Constructora del Bosque.

Pero es evidente que la siempre tentadora, y a veces más conveniente, oferta de playas de países vecinos más el avance de otras propuestas del interior que ingresaron en la disputa del mercado de verano impactaron fuerte en la costa. Se ven pocas colas en los restaurantes y paseos comerciales que se quedan sin gente temprano.

El tiempo tampoco ayudó todo lo que se podía esperar. El sol y el calor aparecieron poco. “Se pierden entre 70 y 100 alquileres por día”, dijo un concesionario sobre carpas que se pagan entre $ 700 y $ 1000 por día. NR


Fuente: La Nación

Comentarios

Ingresa tu comentario