Buenos Aires, 24/07/2017

Crece la tendencia del coaching para resolver problemas cotidianos

Las técnicas de coaching y negociación creativa ya se aplican a crisis de pareja, conflictos familiares o de vocación

(CABA) Recién divorciados; aburridos de su trabajo sin saber qué hacer; cansados de no poder encarrilar la relación con sus hijos o familiares. Estos son algunos de los casos típicos que cada vez se ven más en las consultas a profesionales especializados en las técnicas del coaching y la negociación creativa. Dos disciplinas, hasta hace poco, que eran patrimonios exclusivos del ámbito empresario. Con el aumento de la demanda, ahora se impone una nueva tendencia, la de los “personal trainners” que ayudan a resolver los problemas de la vida cotidiana.

Los expertos afirman que en los dos últimos años las consultas para atender casos particulares crecieron un 50%. Y también crece a buen ritmo la cantidad de aspirantes a seguir estas carreras.

“El coaching (del verbo to coach en inglés, que significa entrenar) comenzó con énfasis en las empresas, capacitando a gerentes y empleados. Pero ahora se extiende a otras áreas y profesiones. La gente –desde adolescentes a personas mayores– recurre a sus técnicas para enfrentar crisis de pareja, familiares, de trabajo o de vocación”, señala Daniel Rosales, vicepresidente de la Asociación Argentina de Profesionales del Coaching.

 

En el universo del coaching no hay sesiones. Son encuentros de 60 ó 90 minutos, cada 7 ó 15 días, en los cuales la persona explica que está buscando y el coach la acompaña para que logre un resultado que sola no puede alcanzar. Cada conversación termina en un plan de acciones concretas; la persona se compromete a hacerlas y regresa para contar cómo le fue. “El trabajo consiste en lograr que la persona extraiga su máxima potencialidad para alcanzar la meta propuesta. Se logran cambios rápidos. Las técnicas del coaching tienen mucho impacto en las relaciones humanas”, apunta Rosales.

 

Pautas clave de una negociación

-Proteger (incluso mejorar) las relaciones entre las partes a pesar de las diferencias y los desacuerdos que puedan surgir.

-Utilizar de un modo efectivo el tiempo disponible. Apuntar a un resultado de implementación rápida y sin inconvenientes.

-Permitir seguir adelante con la negociación incluso cuando las partes no tengan la autoridad suficiente para llegar a un acuerdo definitivo.

-Canalizar los esfuerzos de las partes hacia la búsqueda conjunta de soluciones creativas, en vez de empezar a negociar desde posiciones estrechas. NT

Comentarios

Ingresa tu comentario