Buenos Aires, 17/11/2017, edición Nº 1829

Crece la tendencia de crear restaurantes en casas familiares

Comida casera.

1209436_284161595059610_364626024_n

(CABA) A falta de datos oficiales, los propios cocineros/emprendedores que están monitoreando a la competencia estiman que sólo en esa área ya funcionan más de 200 casas que, con algún grado de habitualidad (generalmente, una vez por semana), abren las puertas de su casa para, literalmente, dar de comer a desconocidos. La oferta está muy concentrada en el corredor norte de la ciudad, que va desde Palermo hasta San Isidro, aunque también es cada vez más común encontrar este tipo de propuestas en Quilmes, San Martín, Parque Patricios o Adrogué, lo que provocó que se alcen las primeras voces de alerta sobre el peligro de que, en un futuro no muy lejano, se repita lo que pasó con las canchas de paddle o los videoclubes.

La moda de comer en casas particulares, obviamente, no nació aquí y, con algunas variables (principalmente de precio), se repite en todas las grandes capitales del mundo, y como es casi inevitable, ya fue bautizada con un nombre en inglés: mealsurfing. El término está inspirado en el couchsurfing, que es la propuesta de viajar parando en casas particulares que popularizó el sitio AirBnB.

Hace un año y medio lanzamos CookApp, sobre la base de AirBnB y con la idea de que si la gente se animaba a quedarse a dormir en la casa de un extraño, iba a ser más fácil convencerla de que se cruzara a comer empanadas en lo de un vecino“, relata Tomás Bermúdez, el fundador, junto con su hermana Magdalena, de CookApp, la aplicación pionera en el mercado local a la hora de concentrar la oferta de los restaurantes a puertas cerradas de Buenos Aires.

CookApp nació en mayo de 2014 y en la actualidad trabaja con 65 restaurantes porteños a puertas cerradas, una oferta gastronómica que incluye comida étnica (peruana, judía, venezolana o polaca), propuestas vegetarianas y la clásica parrilla. “Bajo el concepto de comer en la casa del chef, hay un poco de todo. Desde cocineros profesionales que una vez a la semana abren la cocina de su casa y trabajan con un nivel altísimo hasta propuestas muy familiares que ofrecen el encanto de comer en un clima muy hogareño“, explica Bermúdez.

Hay que distinguir al que se puso un restaurante en su casa como un rebusque de los cocineros profesionales que se lanzaron con su propio emprendimiento puertas adentro. Los profesionales trabajan con el concepto de cocina de autor, apuntando a un público másfoodie, que cuando va a uno de estos lugares quiere tener un contacto más íntimo con el cocinero, en una clima que combina la gastronomía de calidad con la informalidad“, coincide Damián Di Pace, director de Focus Market, una consultora especializada en consumo y comercio minorista.

Comentarios

Ingresa tu comentario