Buenos Aires, 19/08/2017, edición Nº 2078

Cortan servicios a afiliados de las principales prepagas

Los clientes de Swiss Medical, Galeno, Omint, Medicus y Medifé serán rehenes de un conflicto entre las empresas de medicina y los prestadores, que reclaman una suba de 25% en sus aranceles. En tanto, lasprepagas piden una mayor alza de cuotas. (Ciudad de Buenos Aires) Quienes están afiliados a las prepagas Swiss Medical, Galeno, Omint, Medicus y Medifé sufrirán limitaciones en la atención por parte de clínicas y sanatorios privados...

Los clientes de Swiss Medical, Galeno, Omint, Medicus y Medifé serán rehenes de un conflicto entre las empresas de medicina y los prestadores, que reclaman una suba de 25% en sus aranceles. En tanto, lasprepagas piden una mayor alza de cuotas.

Swiss-Medical-Group-parabuenosaires.com

(Ciudad de Buenos Aires) Quienes están afiliados a las prepagas Swiss Medical, Galeno, Omint, Medicus y Medifé sufrirán limitaciones en la atención por parte de clínicas y sanatorios privados de todo el país. Debido a un conflicto por el monto de los aranceles que las empresas pagan a los prestadores, no se darán turnos para atención programada, aunque sí se podrá acudir a las guardias y a las consultas o prácticas médicas ya programadas, así como continuar con tratamientos oncológicos o con el control de un embarazo.

La decisión de restringir la atención fue anunciada por el presidente de la Asociación de Clínicas, Sanatorios y Hospitales Privados de la República Argentina (Adecra), Jorge Cherro. La medida de fuerza no afecta a las clínicas que son propiedad de las mencionadas prepagas y que forman también parte de la entidad presidida por Cherro.

Por este último motivo, la falta de atención afectará con mayor fuerza a asociados del interior del país, ya que en la ciudad de Buenos Aires buena parte de las prestaciones se da en entidades de las prepagas. En Santa Fe y en Comodoro Rivadavia ya está cortada la atención, según dijo Cherro, y confirmaron otras fuentes del sector. En Mendoza, en tanto, los prestadores comenzarían a cobrar copagos a los pacientes.

En diálogo con LA NACION, Cherro explicó que las grandes prepagas ofrecieron un incremento de aranceles de 7% a partir de septiembre. El reclamo del sector es de 15% con vigencia desde agosto. Y se pide otra recomposición para los próximos meses, con el objetivo de llegar a 25 por ciento. Ese es el porcentaje de la suba salarial pactado este año con el sindicato de la sanidad para el personal de las clínicas. En rigor, cuando se firmó el acuerdo, Adecra ya había advertido que habría entidades con problemas para hacer frente a la suba de sueldos.

Las prepagas sostienen que no pueden dar un ajuste mayor que el de 7% para los aranceles, porque ése es el porcentaje de aumento que días atrás autorizó el Gobierno para las cuotas de los afiliados a los planes de salud. Las entidades intentan, cada año, aumentar sus precios en el mismo nivel que suben los salarios, porque dicen que de esa manera compensan el alza total de costos, que tiene que ver también con otras variables, más allá del costo laboral.

Cherro, que fue quien detalló el alcance que tendrá la medida, dijo que no se incluye a los afiliados a OSDE, porque no mandó por escrito cuál sería la suba de aranceles. En los otros casos se anunció el alza de 7%, que fue rechazada.

Tampoco quedarán afectados quienes están en obras sociales o pequeñas mutuales o prepagas, porque, según Adecra, esas entidades pagaron aumentos de aranceles de entre 12 y 15 por ciento.

Desde las prepagas se argumenta que esas empresas no son formadoras de precios y que “no es viable” aumentar 15% los aranceles si por las cuotas recibirán 7% más.

Desde este año está vigente la ley de regulación de la actividad, que dispone un mecanismo por el que el secretario de Comercio Interior, Guillermo Moreno, debe aprobar las subas de cuotas, en un proceso en el que interviene la Superintendencia de Servicios de Salud.

“Nosotros notificamos en junio la necesidad de subir las cuotas; hicimos la tarea. Entendemos que éste es un aumento a cuenta, un anticipo hasta que se analice bien el tema”, afirmó Claudio Belocopitt, presidente de Swiss Medical, en referencia al porcentaje en el que pueden actualizar las cuotas.

Según el directivo, los prestadores participaron de las reuniones que hubo con funcionarios para hablar del tema, por lo que se mostró sorprendido por la “abrupta” discusión que se planteó ayer a partir de las declaraciones de Adecra (que hoy publica una solicitada en la página 27 de esta edición).

Belocopitt afirmó que “la totalidad” de las empresas de medicina prepaga trasladó a aranceles un aumento de 7%, desestimando que haya existido una diferenciación por empresas en esos ajustes. “Me causa dolor que algunos prestadores digan que no es problema de ellos porque no es cierto; el problema es de todos en el sector”, agregó.

Para el directivo, “es quizá más fácil enojarse con las prepagas que decir que se necesita un ajuste”.

“Esto es como castigar al supermercado por lo que cobra por el dulce de leche, en lugar de ir a ver a quien forma el precio”, se quejó un directivo de otra prepaga involucrada en la medida.

También la Cámara de Instituciones de Diagnóstico Médico (Cadime) se sumó a las advertencias hacia las prepagas, pero también extendió el reclamo de una mejora de los aranceles a las obras sociales. Según esa entidad, entre 2005 y este año, las cuotas de las prepagas subieron 447% y los aranceles a prestadores, 217 por ciento.

Mientras tanto, los pacientes de varias clínicas de la provincia de Buenos Aires se ven afectados por estos días por otra situación: según Cherro, el IOMA (la obra social de empleados públicos) está pagando en forma irregular y con bonos. Esto hizo que algunos prestadores paguen sólo 50% de los salarios y que no ingresen al fisco los aportes y contribuciones de sus empleados.

Comentarios

Ingresa tu comentario