Buenos Aires, 24/11/2017, edición Nº 1836

Correr previene enfermedades físicas y psicológicas

Si se hace de manera habitual.

correr1

(CABA) Correr es una actividad con múltiples beneficios para la salud, ayuda a controlar el peso, tonificar los músculos o mejorar la densidad de los huesos. Pero hacerlo de manera habitual afecta también otros sistemas del cuerpo, y más aún si se entrena al aire libre.

Según el departamento de Salud del Gobierno de Estados Unidos, los principales beneficios de este ejercicio aeróbico son: menor riesgo de muerte prematura, problemas coronarios e infarto cerebral, de tensión sanguínea elevada, colesterol elevado y diabetes tipo 2, de síndrome metabólico y cáncer de pecho o colon. Además de controlar el peso corporal y pérdida de grasa, mejora el equilibrio y la fuerza en personas mayores, previene de osteoporosis, así como también mejora el funcionamiento de la capacidad de aprendizaje y memoria. Todos estos beneficios se incrementan cuanto mayor sean la duración, intensidad y frecuencia con la que salimos a correr.

Laura Urteaga, directora del Running Team La Deportista, que funciona en parques y plazas porteñas, asegura que correr al aire libre “mejora la calidad de vida en poco tiempo, liberando tensiones y combatiendo síntomas del agotamiento cotidiano y sedentarismo”. Además, al ser mucho más puro el aire, los pulmones se oxigenan adecuadamente, lo que se ve reflejado en la resistencia.

Pero ejercitarse en espacios verdes conlleva también otros beneficios, en este caso psicológicos. Además de la diversión, variedad y efectos en nuestro rendimiento que tiene entrenar al aire libre, un estudio de la Universidad de Glasgow afirma que puede ayudar a aumentar nuestro bienestar. Encontraron que las personas que entrenaron rodeados de árboles y césped fueron un 50% más propensos a tener una mejor salud mental comparada con aquellos que no entrenaron en espacios abiertos, lo que se vio reflejada en mejoras en el sueño y en la reducción de los niveles de estrés y depresión. Y en otra investigación se concluyó que el ejercicio al aire libre se podría asociar con una mayor disminución de la tensión, confusión, ira y depresión.

Es solo cuestión de animarse, salir a correr y notar en muy poco tiempo los beneficios que trae este tipo de ejercicio.

Comentarios

Ingresa tu comentario