Buenos Aires, 18/12/2017, edición Nº 1860

Correctores recorrieron la avenida Santa Fe en busca de errores ortográficos

Por el Día del Corrector, revisaron señales y publicidades. Ausencia de acentos y abuso de mayúsculas, entre los más comunes.

Por Nora Sánchez

(CABA) Abuso de las mayúsculas. Tildes ausentes. Mal uso de los signos de puntuación. Por el Día del Corrector, el sábado pasado los integrantes de la Comisión de Idioma Español del Colegio de Traductores Públicos de la Ciudad (CTPCBA) hicieron una cacería de erratas por avenida Santa Fe. Y capturaron todo tipo de presas. El objetivo fue concientizar acerca de la importancia del trabajo de los traductores y correctores.
El punto de encuentro fue Santa Fe y Coronel Díaz. Allí, los cazadores descubrieron el primer error en una publicidad del programa Empire, del canal Fox Life. El anuncio muestra a una mujer con un león a sus pies y una frase: “Quedarte con la plata de tu ex, es irresistible”. “Esa coma está de más. El sujeto y el predicado no se separan con coma. Contratar a un corrector para revisar el texto hubiera costado unos $ 200. ¿Cómo pueden invertir tanto dinero para imprimir el cartel y ponerlo en una cartelera y nada para corregirlo”, se preguntó Damián Santilli, consejero de la Comisión de Español del CTPCBA.

“Esta es la cuarta cacería que hacemos –contó Cecilia Palluzzi, coordinadora de la comisión que organizó el encuentro–. Por primera vez, la de hoy es nacional. Ahora mismo hay otros grupos recorriendo calles de Mendoza, Mar del Plata, Río Grande (de Tierra del Fuego), Córdoba, Posadas y Morón. Estas salidas sirven para concientizar acerca de la necesidad de contratar correctores o traductores. Queremos crear un poco de ruido sobre el uso del español y educar al potencial cliente”.

Los cazadores llevaban como armas sus cámaras de fotos y su dedo acusador. Y las usaron con otro cartel. “Sony Power to move…” “¿Si estuviera en chino, no te sentirías excluido? ¿Por qué no escriben en español?”, bramó Valeria Cardozo. En la puerta de un Frávega, un cartel generó debate. “Amas tu casa”, decía. “Debiera decir ‘amás’, no amas”, dijo alguien. “Está bien, porque es un juego de palabras”, opinó otro. En cambio, frente al negocio de Apple, todos coincidieron en que la invitación era confusa. “Bienvenido a tu experto local en Apple”, decía, dejando dudas acerca de si el propio local era el experto.

“Cuidado, ¡la polícia!”, se burlaron, acentuando bien la primera i, al ver pasar a un patrullero con “policía” en mayúsculas y sin tilde en la i. “La gente cree que las mayúsculas no llevan tilde, pero sí”, indicaron.

Pero la parte más sangrienta de la cacería se desató cuando descubrieron señales y carteles de la Ciudad. Uno del subte D, en Agüero indica: “Salida UNICAMENTE”, así, con la segunda palabra en mayúsculas y sin tilde en la “u”. O el de Santa Fe y Ecuador que avisa: “Desde aqui nueva onda verde”, dejando de lado la tilde de “aquí”. En Santa Fe y Pueyrredón, no hay un cartel bien escrito. “Acceso permitido a garage”, señala uno, cuando se escribe garaje, con jota. “ATENCION Sr. Peaton Mire a Ambos Lados al Cruzar”, dice otro, que ignora las tildes y hace un uso incorrecto de las mayúsculas.

En la misma esquina, también llamó la atención un cartel de Adidas: “Repetir hasta perder la cuenta. Esta es #miexcusa ¿Cuál es la tuya?“, dice, omitiendo un signo de puntuación anterior a la pregunta.

Los traductores, con formación en corrección, explicaron que lo suyo no es fanatismo. “El buen uso de la lengua es importante porque ciertos errores pueden transmitir un mensaje equivocado –sostuvo Cardozo–. El que escucha puede entender otra cosa y eso es un problema”.

Fuente: Clarín

Comentarios

Ingresa tu comentario