Buenos Aires, 18/12/2017, edición Nº 1860

El Corralón de Floresta se convertirá en una plaza

Es un predio de una manzana que estuvo tomado. Ahora volverá a ser un lugar para todos los vecinos con espacios verdes, polideportivo, un circuito aeróbico y un centro cultural.

(CABA) Hace décadas era el predio donde dormían las chatas y los carros que recolectaban la basura en el barrio. Luego fue el lugar donde cargaban combustible los camiones de recolección de basura, cuando el servicio era municipal. Pero después quedó sin uso y dejó de ser público para convertirse en un lugar perdido, tomado por organizaciones culturales que, así como generaban eventos artísticos, también provocaban ruidos molestos. Ahora volverá a ser un espacio para todos. La semana que viene comenzarán las obras para que el “Corralón de Floresta” se convierta en una plaza, con un polideportivo, espacios verdes, un circuito aeróbico y un centro cultural.

El predio queda entre Gaona, Gualeguaychú, Morón y Sanabria. En esa manzana está el colegio Larroque y también la plazoleta que tiene, por ejemplo, el monumento a las víctimas de la “Masacre de Floresta“. Pero en el resto del lugar sólo hay tres galpones muy deteriorados. Además, todo el corralón está rodeado por un alto muro que dificulta su conexión con el resto del barrio.

En febrero del año pasado, las autoridades de la Comuna 10, en un trabajo conjunto con la Fiscalía General de la Ciudad y la Policía, lograron entrar al predio para empezar a dialogar con los ocupantes. Fue después de años de quejas acumuladas de los vecinos, que no sólo protestaban porque la música y el descontrol del predio no los dejaba dormir sino también porque sus propiedades habían perdido valor.

El objetivo desde entonces fue recuperar el espacio para la comunidad, atendiendo los reclamos y pedidos tanto de los vecinos como de los ocupantes, que no querían perder el lugar donde organizaban talleres culturales y ensayaban.

Después de un acta-acuerdo que firmaron todos en la Legislatura, ahora llega el turno de las obras, que comenzarán la semana que viene y durarán un año. La inversión será de $ 64 millones.

El Corralón pasará a tener diversos usos. En primer lugar, se reemplazará parte del muro por un cerco, para que sea más visible. En el interior recuperarán el sendero central y sus históricos adoquines. También plantarán más de 70 árboles y armarán canteros. En total habrá más de 3.000 m2 parquizados.

En tanto, construirán un lugar para que los alumnos del colegio Larroque puedan hacer educación física, junto a una cancha de fútbol 5 y dos de fútbol-tenis, más un circuito con postas aeróbicas. Además habrá un patio de juegos infantiles y mesas de ping pong y metegol.

También usarán uno de los galpones para que las organizaciones culturales puedan mantener sus actividades y abrirlas a la comunidad, con la coordinación del Ministerio de Cultura. La oferta cultural se completará con un anfiteatro al aire libre.

En tanto, el proyecto incluye recuperar lo que los vecinos conocen como “la Casita“, una construcción centenaria donde antiguamente funcionaba una escuela y que podría utilizarse, por ejemplo, para albergar una biblioteca pública.

Apuntamos a la recuperación de espacios para el disfrute de todos. Esta obra nos permite sumar casi una hectárea de espacio público con una gran cantidad de opciones para el esparcimiento“, aseguró Facundo Carrillo, secretario de Atención y Gestión Ciudadana. NR


Fuente consultada: Clarín

Comentarios

Ingresa tu comentario