Contrastes: urbanización en la Rodrigo Bueno y, en frente, un barrio de...

Contrastes: urbanización en la Rodrigo Bueno y, en frente, un barrio de lujo

(CABA) El Ejecutivo porteño insistirá ante la Legislatura con un proyecto de ley que busca ampliar los permisos de construcción de torres de viviendas y oficinas, un centro comercial y amarras en un predio de 70 hectáreas en Puerto Madero -propiedad de la desarrolladora IRSA-, a pocos metros de la Costanera Sur y pegado a la villa Rodrigo Bueno. Esta vez, para generar consensos y lograr que la Legislatura apoye este mega emprendimiento, la Ciudad y los inversores privados llegaron a un acuerdo: IRSA cederá el 41% de esos terrenos para convertirlos en un parque público frente al Río de la Plata y además aportará 70 millones de dólares para realizar obras de infraestructura en la villa, mejoramiento de las viviendas existentes y nuevas viviendas, y la construcción de un nuevo puente sobre los diques, o la ampliación de los existentes.

Con el mismo concepto que impulsa en las villas 31 y 31 Bis de Retiro, aquí la Ciudad habla de una “integración” de la Rodrigo Bueno con la Ciudad, el barrio e incluso con la Costanera Sur. “La idea es mejorar las viviendas existentes y también construir nuevas casas para las familias que viven en casillas que no se pueden mejorar”, explicaron desde la Ciudad. En la Rodrigo Bueno hay una franja de casas en un estado deplorable; son las que se encuentran sobre palafitos, en el Canal del Este. También hay casas que están en terrenos que quedan anegados con las crecidas del río o con las lluvias.

El censo del IVC (Instituto de Vivienda porteño) determinó que el barrio tiene 2.655 personas, en 563 viviendas precarias. El proyecto que financiará IRSA prevé la construcción de 300 viviendas nuevas y el mejoramiento de 500 existentes. Se construirán las redes cloacales y de servicios públicos, calles y pasajes peatonales; y a través de un sendero se la vinculará con la Reserva. Además habrá una rambla y mirador en el extremo sur de la villa; un polo gastronómico (hoy decenas de paradores informales venden comida al paso); y un proyecto de huertas.

El dinero para las obras incluirá también el asentamiento Lamadrid, en La Boca. Allí se mejorarán 170 viviendas y se construirán 190 en terrenos que adquirirá la Ciudad, en las inmediaciones de Pedro de Mendoza y Lamadrid.

“El ejecutivo porteño se pierde una enorme oportunidad de urbanizar completamente la Rodrigo Bueno. Optó, como siempre, por una intervención parcial y mínima que dejará a gran parte de la villa más o menos como está”, se lamentó el legislador Javier Gentilini (Frente Renovador). Desde hace años viene trabajando junto a los vecinos por un proyecto de urbanización, con calles pasantes y vivienda nueva.

“Los vecinos vivimos en alerta. Sabemos que hay muchos intereses detrás de la Rodrigo Bueno. No es la primera vez que el Ejecutivo porteño impulsa el proyecto de las torres de lujo, nuestra preocupación es saber que sucederá con nosotros y las tierras que habitamos”, le dijo a Clarín Marino Sosa, un histórico referente en la villa, delegado de una de las cuatro manzanas que integran este asentamiento.

Voceros de IRSA dijeron que la empresa “está cediendo los mejores terrenos para esta integración urbana. Construiremos viviendas, oficinas, hotel, un centro comercial, colegio, jardín de infante, un sanatorio. Vamos a invertir 2.000 millones de dólares y promoveremos miles de empleos. Solares de Santa María va a ser el nexo natural entre Puerto Madero, Costanera Sur y La Boca”, dijeron. La Ciudad pretende terminar con estas obras para el fin del mandato de Horacio Rodriguez Larreta, en 2019.

Lo cierto es que la empresa ya cuenta con permisos de construcción, pero que le permitirían levantar edificios de no más de 14 pisos. Necesita mucho más FOT (Factor de Ocupación Total) para hacer torres y financiar esta mega obra.

S.C.