Buenos Aires, 24/08/2017, edición Nº 2083

Continúan en caída los pedidos para construcción de edificios en la Ciudad

A la caída del mercado inmobiliario se le suma ahora la caída de la construcción. Sería efecto de incertidumbre económica y la falta de crédito. (CABA) El perfil urbano, la postal de Buenos Aires, casi no sufrirá cambios en los próximos años. Tras años de boom, la construcción en la Ciudad está en franca caída. El año pasado el Gobierno porteño autorizó la cifra más baja de permisos de obra...

A la caída del mercado inmobiliario se le suma ahora la caída de la construcción. Sería efecto de incertidumbre económica y la falta de crédito.

Edificio_viviendas_construccion

(CABA) El perfil urbano, la postal de Buenos Aires, casi no sufrirá cambios en los próximos años. Tras años de boom, la construcción en la Ciudad está en franca caída. El año pasado el Gobierno porteño autorizó la cifra más baja de permisos de obra para levantar nuevos edificios desde la crisis de 2002.

El dato surge de un informe de la consultora Reporte Inmobiliario en base a cifras oficiales. En 2013 el Gobierno porteño autorizó la edificación de 770.844 metros cuadrados, una cuarta parte de los más de tres millones que se habían pedido en 2006, el mejor año de la última década. La del año pasado fue la segunda cifra más baja de la que se tenga registro, luego de los 297.867 m2 que se habían autorizado en 2002.

La caída comenzó a darse en 2012 y no se detuvo. De la mano de la inflación, el aumento y el cepo al dólar y otros problemas de la economía doméstica, la incertidumbre empezó a adueñarse de un mercado como la construcción en el cual la certidumbre es fundamental, porque nadie se compromete a invertir en un edificio durante dos o tres año si no confía en que hará un buen negocio. Es un fenómeno que va de la mano con la notable caída en la compraventa de inmuebles.

La caída indica claramente las dificultades por las que atraviesa el mercado inmobiliario. Ante un panorama de alto valor de la tierra, aumentos de costos de construcción y caída de la demanda no inician nuevos proyectos. Esto implicará menor empleo futuro en el sector”, explicó José Rozados, de Reporte Inmobiliario. Es un tema sensible: la construcción no sólo genera miles de empleos sino que empuja a otras ramas de la economía (materiales, transportes, servicios profesionales, por ejemplo).

Si bien en la calle todavía se ven obras en marcha, se trata de las que ya habían sido comenzadas en los últimos años, pero de aquí a un año o poco más el parate será mucho más visible. “ Hoy sólo se construye en las mejores ubicaciones, como Palermo o Belgrano, o en lugares muy puntuales, por ejemplo en Parque Patricios o Barracas porque hay demandas puntuales de vecinos o gente del GBA que quiere mudarse a Capital. En algunos casos se hacen edificios que mezclan tanto departamentos chicos, que siempre son los más buscados, como unidades más grandes, para poder captar a más clientes”, comentó Darío López, socio del estudio Arquitectonika.

La caída también cortó un fenómeno que se estaba dando en los últimos años, el del crecimiento de los barrios satélite de los más buscados. Por ejemplo, Villa Crespo o Flores recibieron un derrame de construcciones desde Palermo o Caballito. Otro factor que influyó en la baja de permisos, aunque muy marginalmente, es que Puerto Madero, uno de los barrios que más empujó a la actividad en los últimos años, ya está prácticamente completo, sin demasiados nuevos proyectos a la vista.

En los últimos años estuvimos trabajando para el 20% de la población de la ciudad más rica, que podía pagar en efectivo o desde el pozo a tres o cuatro años. Pero al cambiar las expectativas económicas la gente en lugar de invertir ahorra en dólares. Ahora estamos trabajando para el 5% más rico, con proyectos excepcionales, en las mejores ubicaciones. El 50% de la población de la ciudad, la clase media, no puede acceder a su vivienda porque no hay créditos hipotecarios, y el 30% restante es la gente de clase baja. La tendencia va a cambiar cuando haya créditos, inflación de un dígito y otras condiciones macroeconómicas”, afirmó Gustavo Llambías, vicepresidente de la Asociación de Empresarios de la Vivienda.

Una de las situaciones que podría revertir la tendencia es que efectivamente se lleven a cabo los proyectos que impulsa el Estado nacional para construir viviendas en los playones ferroviarios de Caballito, Liniers y Palermo, tal como votaron tras un acuerdo los macristas y kirchneristas en la Legislatura porteña, a fines de 2012.

Fuente: Clarín

Comentarios

Ingresa tu comentario