Buenos Aires, 23/11/2017, edición Nº 1835

Continúa el conflicto por los trabajadores del Parque de la Memoria

El subsecretario de Derechos Humanos porteño, Claudio Avruj, sostuvo que el parque no cerrará, pero no ofreció una salida al conflicto de los trabajadores que denuncian que no solo no recibirán aumento sino que la Ciudad esta realizando un “vaciamiento” del lugar. (CABA) Luego de varios días de denuncias de vaciamiento del Parque de la Memoria, el subsecretario de Derechos Humanos porteño, Claudio Avruj, sostuvo: “No vamos a cerrar el...

El subsecretario de Derechos Humanos porteño, Claudio Avruj, sostuvo que el parque no cerrará, pero no ofreció una salida al conflicto de los trabajadores que denuncian que no solo no recibirán aumento sino que la Ciudad esta realizando un “vaciamiento” del lugar.

Parque de la Memoria, febrero 2011 (1)

(CABA) Luego de varios días de denuncias de vaciamiento del Parque de la Memoria, el subsecretario de Derechos Humanos porteño, Claudio Avruj, sostuvo: “No vamos a cerrar el Parque de la Memoria. Tal versión es absolutamente falsa”. El funcionario macrista no aclaró qué ocurrirá con los sueldos de los trabajadores del Parque, quienes señalaron que la situación no cambió y no recibieron ninguna oferta de aumento. Avruj se comunicó con ellos, pero condicionó cualquier cambio al retorno de sus vacaciones del jefe de Gabinete, Horacio Rodríguez Larreta. En tanto, un informe de La Fábrica porteña indica que la subejecución de las partidas del Parque fueron la regla en los últimos cuatro años. En ningún caso se ejecutó más del 40 por ciento de los fondos disponibles.

El Parque de la Memoria surgió como una iniciativa de la Legislatura durante el gobierno de Aníbal Ibarra. Contiene un memorial con los nombres de los desaparecidos, diversas esculturas alusivas y un centro de actividades que se llama PAYS (Presentes Ahora y Siempre). En 2013 solamente fue visitado por 155 mil personas. Los trabajadores del Parque –en su mayoría contratados y sin estabilidad laboral– denunciaron que este año les informaron que no iban a recibir un aumento de sueldo.

La directora del Parque, Nora Hochbaum, advirtió que “otros contratados recibieron aumento, pero los empleados del Parque no recibirán un aumento salarial. Se nos dijo que todos los que no estén conformes estaban en libertad de renunciar y conseguirse otro trabajo”. Para Hochbaum, esta decisión marca “un vaciamiento para seguir produciendo actividades que generen una mayor conciencia social sobre el terrorismo de Estado”. Los trabajadores del Parque sindicaron a Avruj como el emisario de esta resolución e iniciaron una protesta.

La respuesta llegó ayer en el Twitter de Avruj. “Queremos comunicarle a los vecinos que no vamos a cerrar el Parque de la Memoria”, afirmó el funcionario PRO. “Durante estos dos años de gestión hemos llevado adelante una política permanente de apoyo al Parque de la Memoria. Promovemos acuerdos e iniciativas culturales y trabajamos a diario para mejorar y preservar todo lo relativo a sus instalaciones. Creemos que la Memoria, la Verdad y la Justicia son valores escenciales (sic) en una sociedad democrática y eso representa el Parque de la Memoria”, tipeó.

“Las declaraciones de Avruj no tuvieron ningún reflejo en la realidad”, indicó el delegado de ATE Iván Wrobel. “Avruj dijo que apoya al Parque de la Memoria, pero en concreto no hubo ningún cambio de la situación: ni ofreció un aumento para los trabajadores del Parque ni dio marcha atrás con los despidos en el Programa de atención a las víctimas de violencia sexual”, afirmó. Ayer, Avruj se puso en contacto con los trabajadores. Se mostró preocupado por la movilización que harán hoy a las 12 a Rivadavia 611, donde instalarán una radio abierta. El subsecretario dijo que está esperando que Larreta vuelva de sus vacaciones y que, hasta entonces, no tiene posibilidad de resolver las cuestiones presupuestarias.

La política del PRO hacia el Parque de la Memoria, sin embargo, trasciende el tiempo que lleva Avruj en el cargo. Un informe de La Fábrica porteña, el espacio que conduce Carlos Tomada, indica que la subejecución fue una constante, al menos, desde 2010. En ese año se ejecutó el 22,74 por ciento del total de fondos disponibles para el Parque. En 2011 se ejecutó el 25,73 por ciento; en 2012, el 36,43 por ciento y hasta el tercer trimestre de 2013 llevaban ejecutado el 14,74 por ciento.

“La subejecución está dada por el rubro construcciones, donde hay años como 2012 en que, a pesar de que tenía dos millones de pesos contemplados, se gastaron cero peso en el Parque”, indica el informe de La Fábrica porteña, quien también advierte que el sueldo promedio de un trabajador es de cinco mil pesos y el 98 por ciento son monotributistas. “La combinación de precarización laboral, subejecución y recorte en términos reales del presupuesto –concluye el informe– da cuenta del abandono e intento de vaciamiento del Parque a pesar de la importancia del mensaje que promueve”.

Fuente consultada: Página 12

Comentarios

Ingresa tu comentario