Buenos Aires, 24/08/2017, edición Nº 2083

Construirán departamentos de súper lujo al lado del Malba

El empresario Marcelo Mindlin está cerrando la compra de uno de los terrenos mejor ubicados de la ciudad. Las unidades que se pongan en venta no bajarían de 9.000 dólares el metro cuadrado.

(CABA) Después de comprar los activos en argentina de la brasileña Petrobras para potenciar su holding Pampa Energía, el empresario Marcelo Mindlin vuelve al “berretín” de sus origenes: el negocio inmobiliario. Por estos días, quien fuera co-fundador de la desarrolladora IRSA está cerrando la compra de uno de los terrenos mejor ubicados de la ciudad: una manzana de unos 9.600 metros cuadrados frente al shopping Paseo Alcorta y detrás del Museo Malba. La operación la están llevando adelante a título personal Mindlin y un grupo de socios. Entre ellos están su hermano Damian, Gustavo Mariani, vice de Pampa Energía y Ricardo Torres, miembro del directorio de la compañía.

La transacción está a punto de cerrarse en un monto cercano a los 40 millones de dólares. Por la zonificación de ese predio, no es posible levantar una torre como las vecinas Le Parc, que dan sobre Figueroa Alcorta. El proyecto entonces es construir un edificio de viviendas de súper lujo con una altura similar a la del Malba.

El código urbano permite poner en venta una cantidad de metros cuadrados construidos similar a la superficie de lote. Como la incidencia de la tierra sobre cada departamento será altísima, las unidades que se pongan en venta no bajarían, a precio de hoy, de 9.000 dólares el metro cuadrado, según conocedores del mercado inmobiliario que siguen de cerca esta transacción.

El vendedor del predio con frente a las calles Salguero, Martín Coronado y San Martín de Tours es el banco Santander, que desistió de levantar ahí un edificio de oficinas y cocheras al que pensaba a mudar a la alta gerencia del banco. La entidad de capitales españoles había comprado ese terreno en enero de 2014 y lo pagó entregando en canje la torre que hoy ocupa (desde entonces como inquilino) en San Martín y Bartolomé Mitre, donde funciona su casa central. En ese momento le compraron el terreno a un grupo inversor conducido por el arquitecto Jorge Bernstein, dueño del Tatersall.

La operación de venta del Santander a Mindlin y sus socios fue confirmada a Clarín por fuentes de la parte compradora y vendedora.

Los planes del banco de abandonar el microcentro no variaron. Pero ahora la mudanza no será a Palermo Chico, sino a la torre de 10 pisos y tres subsuelos de cocheras que están construyendo en una de las esquina de las avenidas Garay y Paseo Colón.

El proyecto del Santander de las oficinas en Palermo Chico había nacido en enero de 2014. Por ese entonces los bancos extranjeros no podían girar dividendos a sus casas matrices y entonces optaban por hacer “reserva de valor” invirtiendo en ladrillos. Lo hicieron casi todos los bancos top: el BBVA Francés levantó una torre en Catalinas Norte, el Macro (local, pero con sus acciones cotizando en Wall Street) también construye su torre en esa zona. El HSBC compró la ex fábrica Mate Larangeira en Barracas y el Galicia está por terminar un edificio de oficinas en Corrientes y Leiva (Chacarita).

Al Santander le surgió un problema cuando los vecinos de Palermo Chico interpusieron un recurso de amparo: no querían oficinas en una zona exclusivamente residencial. El banco intentó seducirlos con la posibilidad de venderles cocheras (en uno de los tantos subsuelos para estacionamiento que pensaban construir), pero no hubo caso. Conclusión, abandonaron el proyecto. No les vino mal el cambio de gobierno en diciembre de 2015. El Banco Central levantó todas las barreras y los bancos pueden girar dividendos a sus casas matrices sin problemas. NR


Fuente: Clarín

Comentarios

Ingresa tu comentario