Buenos Aires, 25/11/2017, edición Nº 1837

Condenan a un colectivero que atropelló a un nene en Palermo

(CABA) Un colectivero acusado de haber atropellado y matado en 2010 a Facundo Serrato, un nene de 5 años que caminaba junto a su madre y su hermanita por el barrio porteño de Palermo, fue condenado ayer a cuatro años y tres meses de prisión efectiva más ocho años de inhabilitación para manejar, acusado del delito de homicidio culposo agravado por conducción imprudente. El 9 de este mes, el fiscal...

(CABA) Un colectivero acusado de haber atropellado y matado en 2010 a Facundo Serrato, un nene de 5 años que caminaba junto a su madre y su hermanita por el barrio porteño de Palermo, fue condenado ayer a cuatro años y tres meses de prisión efectiva más ocho años de inhabilitación para manejar, acusado del delito de homicidio culposo agravado por conducción imprudente.

El 9 de este mes, el fiscal Marcelo Saint Jean pidió en su alegato que el imputado Carlos Verón (35) sea condenado a cinco años de prisión de cumplimiento efectivo al considerarlo responsable los hechos sucedidos el 20 de julio de 2010, cuando Cecilia García Otero, entonces de 35 años, junto con sus hijos Facundo y Eugenia, de 2 meses, se dirigía a buscar a su marido. Al cruzar la calle Honduras por la senda peatonal y con el semáforo a su favor, en la intersección con avenida Scalabrini Ortiz los tres fueron atropellados por el interno 58 de la Línea 15 que manejaba Verón.

Para el fiscal, el chofer atropelló a la familia porque dobló “bruscamente” luego de haberse desviado del recorrido habitual, lo que consideró una conducta “irresponsable” en el manejo de un transporte público.

Saint Jean también recordó el testimonio de la madre de Facundo, que al declarar en el juicio afirmó que el colectivo la “succionó”, ella quedó debajo de la rueda derecha y su hijo bajo la izquierda, mientras sostenía con un brazo a la beba para que no terminara también aplastada.

papa de Facund

El fiscal hizo hincapié en la declaración de varios testigos que estaban a bordo del colectivo ese día y coincidieron en que Verón “estaba nervioso” y relataron varias discusiones entre éste y los pasajeros por la velocidad a la que iba el colectivo y porque en una parada arrancó antes de que terminara de subir una mujer. Indicaron, también, que luego del accidente y desde afuera del vehículo varias personas le pidieron a Verón que no moviera el colectivo por los heridos y que, sin embargo, el imputado dio marcha atrás, lo cual hizo que se aplastara aún más la pierna de Cecilia. Como consecuencia de la maniobra de Verón, el niño murió en el lugar, mientras que su madre sufrió fracturas en una pierna y su cadera y rotura de ligamentos cruzados. La beba, en tanto, presentó una fractura en el cráneo y estuvo internada durante 15 días en el Sanatorio Mitre en terapia intensiva, mientras que Cecilia estuvo alrededor de 4 meses hospitalizada y fue sometida a 17 operaciones.

Con todos esos elementos, el fiscal solicitó que Verón sea condenado por los delitos de “homicidio culposo agravado por conducción imprudente y lesiones culposas graves” y que se lo inhabilite por 10 años para manejar.

Por su parte, el abogado del colectivero, Roberto Ribas, dijo en su alegato que su cliente ese día “dobló despacio”, que no vio a la familia y que lo máximo que se le puede achacar es que haya sido “imprudente” ya que “cambiar de recorrido no es un delito”. Y tras destacar que el conductor no iba borracho ni rápido, el defensor solicitó a los jueces Julio Báez, Ivana Bloch y Armando Chamot que apliquen una pena en suspenso.

Tras conocer el fallo, la defensa del chofer apelará la sentencia y esperará una nueva audiencia, que se produciría en los próximos meses. Allí se definirá si la condena queda firme.

Comentarios

Ingresa tu comentario