Buenos Aires, 18/10/2017, edición Nº 1799

Cómo responder a los accidentes domésticos más comunes

Para los bebés.

0011628065

(CABA) ¿Quién no corrió a la guardia o llamó al pediatra tras una caída de esas de película? ¿O llegó a frenar justo a tiempo una corrida justo al lugar donde se guardan los medicamentos? Es que las situaciones más comunes de la vida diaria pueden desencadenar en un accidente si no se tienen los cuidados necesarios. Y si aun con todos los recados el percance ocurre, saber qué hacer en cada caso será de gran ayuda.

Las caídas desde la cuna o la cama de los padres encabezan la lista de los accidentes más frecuentes, principalmente en niños desde cuatro meses de vida ya que es el momento en que comienza a moverse. Y, una vez que los niños comienzan a deambular por la casa aumentan en una proporción enorme los riesgos de accidentes. Por eso siempre es importante no perderles la vista de encima a los más pequeños ya que un momento de descuido puede ser fatal.

Lejos de los daños mayores, ¿cómo reaccionar ante posibles situaciones frecuentes?

Si traga pastillas del botiquín: en primer lugar mirar el reloj para estimar el tiempo de la ingesta, en segundo lugar agarrar el blíster o las pastillas y en lo posible la caja de los mismos para estimar la cantidad consumida y por último dirigirse al centro de atención más cercano llevando estos elementos.

Si traga un objeto: en primer lugar establecer qué tipo de objeto es lo más importante para el médico. Si tiene bordes filosos o no, si es de vidrio, metal o plástico. En segundo lugar la hora de la ingesta. Si tiene tos o babeo constante estamos ante una emergencia y provocar maniobras para que trate de expulsar el cuerpo extraño si se encontrara en el área oro-faríngeo obstruyendo las vías respiratorias sería lo correcto pero deben estar los padres entrenados por el médico de cabecera antes de hacerlo. Muy importante es no meter los dedos pues si hay una ligera luz que permite la entrada salida de aire podemos anularla.

Si llegara a quemarse con algo una parte del cuerpo: cubrir la zona con una gasa limpia y asistir a un centro de salud de inmediato. No colocar ninguna sustancia ni producto sin la autorización del médico. Las quemaduras pueden resultar leves a la vista de los padres y ser de consideración para el médico.

Si sufrió un golpe fuerte y podría estar quebrado: lo importante es no determinar si está fracturado o no. Un paciente puede caminar y estar fracturado o no estar fracturado pero presentar un esguince que necesite tres semanas de reposo absoluto. Para una fractura el elemento más rápido y común para su diagnóstico es la radiografía.

Si se cortó: lavar con agua común y usar una gasa limpia comprimida sobre la herida para evitar el sangrado pero que no corte la circulación. Luego ir a la guardia de un centro asistencial porque la herida puede necesitar puntos, puede haber quedado sucia e infectarse, puede necesitar intervención quirúrgica estética, etc.

Si se cae y se le parte un diente: en primera medida asegúrese que el resto del diente esté fijo en la encía. Luego, si es un diente definitivo coloque el resto del diente en un envase con leche o solución fisiológica y visite rápidamente a un odontopediatra, en algunas ocasiones el diente puede pegarse. Este recurso es válido inclusive si el diente se cayó entero. Si el diente es de los denominados de leche visite a un odontopediatra.

Fuente: Infobae

Comentarios

Ingresa tu comentario