Cómo gasta sus recursos la Ciudad

Cómo gasta sus recursos la Ciudad

(CABA) En la ciudad de Buenos Aires circulan 37.674 taxis, se entregan 450.693 licencias de conducir por año, funcionan 488 hoteles con 27.060 habitaciones, y viajan en el subte y el premetro 1.032.370 pasajeros por día. Además, el distrito tiene un producto geográfico bruto de $ 146.380 millones, genera US$ 317.933 millones de exportaciones y cuenta con 2.180.562 puestos de trabajo registrados. Estas no son las únicas cifras que definen a la Capital Federal: por estos días el número que se discute es el de $ 178.223 millones, que es a lo que asciende el presupuesto para 2017 según el proyecto presentado por el gobierno de Horacio Rodríguez Larreta.

Los defensores de la iniciativa oficial hacen hincapié en que tendrá récord de recursos para obra pública y vivienda, en inversión en áreas sociales y en la nueva policía de la Ciudad. Los detractores enfatizan que encierra un déficit de $ 6175,4 millones y que pierden protagonismo las áreas de salud y educación. Lo cierto es que existe un plan de inversiones por $ 32.500 millones (48% más que en el presupuesto para 2016) y que se destinarán $ 95.315 millones a áreas sociales, además de incrementarse un 161% la inversión en vivienda, principalmente para la urbanización de villas.

En tanto, el cálculo de gastos y recursos estimado para 2017 presenta las mismas variables macroeconómicas que las proyectadas por el gobierno nacional. Se estima un crecimiento del 3,5%, un tipo de cambio promedio de $ 17,92 y una inflación de 17%.

El ministro de Hacienda del Gobierno de la Ciudad de Buenos Aires, Martín Mura, se mostró entusiasmado con lo que él cree es un “gran presupuesto”. En diálogo con La Nación, destacó: “Nuevamente se presenta un superávit económico, que para este año asciende a $ 28.083 millones, los que, sumados a los recursos de capital y a los créditos provenientes de organismos multilaterales de crédito, permitirán financiar casi en su totalidad el plan de infraestructura para 2017″.

Precisamente, la toma de deuda es una de las cosas que más se critican desde la oposición. Gabriel Fuks, legislador por la Corriente de la Militancia y presidente de la Comisión de Desarrollo Económico, dice que el monto de endeudamiento llega casi a los US$ 2500 millones. “En los últimos tiempos, la sospecha que todos tenemos es que se usan para pagar intereses de deuda. La única deuda nueva importante y útil sería la que se contrajo con la CAF [Banco de Desarrollo de América latina] para la construcción de la villa olímpica, porque tiene un impacto benéfico directo”, señala.

Para responder a esta acusación, Mura y su equipo argumentan que toda la deuda que se toma es para financiar obras de infraestructura, que de otra manera no podría concretarse. Entre los principales organismos prestadores están la CAF, el Banco Interamericano de Desarrollo (BID) y el Banco Mundial (BM). “Antes no podíamos pedir prestado porque se dependía del gobierno nacional, que no lo autorizaba. Ahora, como el gobierno nacional es de Cambiemos, podemos hacerlo”, explica el ministro. “El 85% de las inversiones está cubierto con recursos propios, pero para el resto necesitamos financiación”, acota.

Un trabajo del gobierno porteño destaca que, en cuanto al financiamiento, sólo se contemplan emisiones para las renovaciones de los vencimientos de 2017. “Se suman además créditos provenientes de diferentes organismos multilaterales, del orden de los $ 2400 millones, entre los que se destacan los destinados a las obras para el Arroyo Vega, la Villa Olímpica y las intervenciones en las villas 31 y 20”.

mura

Más dinero para la seguridad
Un documento de la Corriente Nacional de la Militancia destaca que el presupuesto 2017 tiene algunas novedades: un gran aumento de lo destinado a servicios de seguridad (producto del traspaso de la policía federal) como así también, por primera vez en muchos años, un gran incremento de los recursos para la vivienda. “Lo destinado a vivienda nunca fue más de 3,8% y ahora representa el 5,2% del total de gastos”, se puede leer en el informe.

En lo que respecta a los recursos impositivos de la ciudad, Fuks dice que éstos vienen en aumento hace años. “Al comparar el crecimiento de los recursos tributarios en particular de la Nación y la Ciudad, se puede ver que esta última tuvo un crecimiento de recursos de 1000% entre 2010 y 2017 (en igual período en Nación crecieron 600%)”, indica el legislador.

Los ingresos tributarios fueron en 2016 de $ 127.141,4 millones, mientras que los presupuestados para 2017 llegan a $ 157.733,6. “Es decir que el nivel de inversión con el que cuenta la Ciudad, si bien en este presupuesto promete ser más alto, es aún bajo para el nivel de recursos con el que se cuenta y para el nivel de endeudamiento al que se ha llegado”, acota.

Desde el gobierno de la ciudad se defienden, en tanto, diciendo que el ratio deuda/ingresos es de 28%; mientras que en ciudades como Madrid es de 100%. “Con cuatro meses de recaudación se paga toda la deuda; pero eso no es necesario porque hay plazos de cancelación de hasta 25 años, como pasa con la deuda que tomamos para la obra del Arroyo Vega”, enfatiza Mura.

“El déficit”. Ésta es la otra gran crítica que se le hace al oficialismo. Natalia Fidel, diputada de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires por ECO, afirma que el gobierno es -en términos presupuestarios- adicto al déficit y al endeudamiento. “El presupuesto recientemente presentado para 2017 proyecta un déficit fiscal [incluyendo el pago de deudas] de $ 6200 millones, lo que se transformará en el noveno ejercicio deficitario en 10 años de Pro al frente de la Jefatura de Gobierno. Y es mentira que el aumento del déficit se explique por el aumento de los gastos de inversión, ya que sólo explican el 12% de la suba del gasto por habitante entre 2007 y 2015″, dice la legisladora.

Por otro lado, agrega Fidel, la deuda pública se multiplicó casi 6 veces (pasó de US$ 571 millones en 2007 a US$ 3236 millones en septiembre de 2016) y los intereses generados por esa deuda representarán el 4% del total del gasto de la Ciudad, cuando en 2007 sólo representaban el 1%.

Mura, por su parte, afirma que toda la deuda que se tomó fue para financiar obras de infraestructura (ver recuadro) que, de otro modo, tendrían que haber sido costeadas por un alza de los impuestos.

Gastón Rossi, director de Banco Ciudad por ECO, comenta que el déficit de hoy y el aumento del endeudamiento que genera, significan mayores impuestos o menores gastos en el futuro. “Por ello, hubiese resultado relevante que el gasto proyectado posea un sesgo virtuoso hacia educación y salud, de forma de poder ir corrigiendo las marcadas injusticias sociales existentes entre el sur y el norte de la Ciudad. Sin embargo, el presupuesto presentado no muestra que éste sea precisamente el camino elegido”, expresa.

Otro tema que está bajo la lupa es el de la política de exenciones económicas que el Gobierno practica (distrito audiovisual, tecnológico y cultural, etcétera), donde se promueve el asentamiento de determinados rubros con el incentivo de liberarlos del pago de ciertos impuestos. “Por primera vez en el presupuesto de este año presentaron cuanto sería el costo para la Ciudad del Distrito Audiovisual y el Tecnológico, que asciende a $ 692 millones. “Así que si se toman todos los distritos, se debe llegar a más o menos $ 1000 millones”, concluye Fuks. NR

Sesión Conjunta del Consejo Permanente y la Comisión Ejectuvia Permanente del Consejo Interamericano para el Desarrollo Integral (CEPCIDI) Joint Session of the Permanent Council and the Permanent Executive Committee of the Inter-American Council for Integral Development