Buenos Aires, 16/08/2017, edición Nº 2075

¿Cómo funciona la compra-venta a través de Facebook?

De ropa a departamentos: cada vez más personas realizan transacciones comerciales en la red social

(CABA) Las redes sociales se han convertido en el epicentro de muchos de los cambios sociales más importantes de los últimos años, ya que cambiaron el paradigma de comunicación entre las personas y las entidades que los representan.

Como centro de nuevos hábitos de usos y consumo, las redes no son solo para compartir experiencias personal, subir fotos y buscar Likes, sino que pueden utilizarse para encontrar pareja, buscar trabajo, consejos y asistencia ante temas determinados.

0014597095

En ese sentido, los cambios socio-económicos de los últimos tiempos también pueden verse allí. Uno de los fenómenos en expansión es el de compra-venta de productos en Facebook, donde proliferan grupos cerrados -aquellos que se necesita aceptación del administrador para ingresar.

En la actualidad hay centenares de ellos, algunos con más éxito que otros, como Cheap 2 Cheap, Deshacete en Palermo, Less is more, Vende y compra lo que quieras acá, entre otros.

“Las redes sociales no nacen para hacer intercambio comercial. Sin embargo, lo comercial es inherente a la transacción humana. Es decir, cuando intercambia cariño a aprobación, de ahí a lo comercial hay un solo paso”, comentó Federico Fros Campelo, ingeniero y autor del libro Cerebro del consumo.

La clave del éxito

Uno de los casos con mayor crecimiento es Cheap 2 Cheap, que en apenas un año se expandió de un solo grupo a 46 en todo el país e incluso a Uruguay.

Todo comenzó cuando su creadora Macarena Rawson Paz enfrentó una separación dolorosa y quería deshacerse de muchas de las cosas que le recordaban a su matrimonio. Así, abrió el primer Cheap 2 Cheap e invitó a un grupo de amigas; ellas a su vez invitaron a otras conocidas, madres del colegio y así, con el boca en boca, se viralizó.

Si bien los grupos cerrados de intercambio comercial existen desde hace años, Cheap 2 Cheap fue el primero en tener un reglamento claro sobre lo que se puede y no hacer. Por ejemplo, no se permite ninguna publicación que no esté amparada por la ley, como la reventa de entradas a precios más caros; además, cada producto que se publique debe tener sí o sí tres datos básicos: descripción, precio y zona por donde se retira el producto.
El beneficio para el usuario

Los grupos cerrados no son lugares de compra online, donde se adquieren los mismos productos que en una tienda física. Sino que permiten que las personas puedan vender objetos que ya no desean, en buen estado, a un precio mucho más accesible de que se consigue en una tienda.

“El principal beneficio es poder librarse de cosas que uno ya no usa, que están dando vueltas en el placard por años. Además, también sirven para acceder a productos con un precio más barato, pero que fueron poco o no usados”, comentó Mariela Vilarin, usuaria de estos grupos.

“Estos grupos sirven para hacer circular y deshacernos de todo lo que estamos cansadas de ver, no usamos nunca o casi nunca. El concepto es que publiquen todos esos objetos que no nos son de ninguna utilidad y queremos vender”, agregó la diseñadora Vilarin. NT

Comentarios

Ingresa tu comentario