Buenos Aires, 17/12/2017, edición Nº 1859

Cómo fue el primer show de Lady GaGa en Buenos Aires

Mostró su cola, lució su geométrico vestuario, cantó a capella y se fue ovacionada. (Ciudad de Buenos Aires) La srtista neoyorquina Lady GaGa logró hacer vibrar a cerca de 50 mil almas en el estadio monumental de River, que enloquecieron ante sus excentricidades. A las 21.40, los músicos de su banda dieron los primeros acordes en un escenario Monumental Y ahí subió ella, con su blanca palidez vestida de manera...

Mostró su cola, lució su geométrico vestuario, cantó a capella y se fue ovacionada.

Lady-GaGa-parabuenosaires

(Ciudad de Buenos Aires) La srtista neoyorquina Lady GaGa logró hacer vibrar a cerca de 50 mil almas en el estadio monumental de River, que enloquecieron ante sus excentricidades.

A las 21.40, los músicos de su banda dieron los primeros acordes en un escenario Monumental Y ahí subió ella, con su blanca palidez vestida de manera llamativa. Ella, es LADY GAGA, la más controvertida y excéntrica figura femenina surgida en los últimos años.

Esta joven de 26 años se dio a conocer en medio de extravagancia y escándalos. Pero con ellos logró que millones de personas escucharan su música, su voz y disfrutaran de su talento.

La ola fue la protagonista infaltable en la espera de la artista. Gritos, aplausos, sonrisas. Esa diversión que en cada show está presente y colma de adrenalina los corazones de los espectadores. Para un lado, para el otro. No dejó de sucederse durante el tiempo de espera, a la hora señalada de la aparición de Lady Gaga.

Stefani Joanne Angelina Germanotta -tal su verdadero nombre- piso el suelo de River Plate subida a un caballo, secundada por sus bailarines, con un atuendo negro que le tapaba su rostro. Apareció después de las presentaciones de LADY STARLIGHT y THE DARKNESS. Fue entonces cuando el estadio se vino abajo como si el propio equipo del Pelado Almeyda saliera a jugar un Superclásico. Claro que lo único rojo y blanco era el campo, porque ella salió con su lluvia de colores distribuida en todo su vestuario glamoroso y su escenario de castillo medieval.

¿Cuál es el público de Gaga? Muchas mujeres y chicos acompañados de sus padres, hermanos o tíos que se juntaron para no perderse a esta diva, una de las más influyentes de la actualidad.

El primer acorde en sonar fue el de Highway Unicorn (Road to Love), elegido por la Monster del Pop -como ella se autodenomina- para presentar su “BORN THIS WAY BALL WORLD TOUR”, la segunda gira con la que presenta su disco que “Born this way”. Seguido por Operation: Kill the Bitch (interlude), Government Hooker y Birth (interlude). Y con breves apariciones en video de una Gaga digital en 3D que daba mensajes y daba paso entre algunos actos del show.

La primera gran locura se desató con Born This Way, donde cambió su ropa por un vestido amarillo y su melena rosa quedó en un rodete. Acompañó con un sombrero, ya que es amante de los mismos. Le
siguieron Black Jesus † Amen Fashion, Bloody Mary, Mother G.O.A.T. Manifesto I (interlude). Se cambió, otra vez, y apareció con un atuendo blanco hasta los tobillos. El escenario la trasladaba de un lado a otro sin que ella diera un paso.

Hasta que llegó Bad Romance y se armó la fiesta. Porque es uno de sus más grandes hits. El mismo que cantan todos, tanto sus seguidores como los que apenas la conocen. A esta altura River ya era una disco, a pura escenografía sobre el escenario. Con ella con su rostro tapado por un loco antifaz y enfundada en un vestido geométrico, mostrando con sus manos las garras que impuso como gesto y que imitan los “monstruitos”. Al terminar la melodía, habló con su gente y se la llevaron en andas.

La fiesta igualitaria continuó con Judas, Fashion of His Love -donde apareció con un atuendo rosa, con otro sombrero haciendo juego-, Just Dance y LoveGame.

Ya con un atuendo geométrico negro, con mucho brillo y con una víscera/corona hizo saltar a todos y dedicó unas palabras: “Muchas gracias, espero que pasen una linda noche conmigo porque yo soy ustedes… Estoy muy contenta de poder decir ‘Argentina puedes seguirme'”. Y siguió con Telephone y Mother G.O.A.T. Manifesto II (interlude).

Había más vestuario renovado, un body oscuro bien apretado que dejaba ver sus atributos físicos mientras aparecía en una moto con la bandera Argentina flameando en la parte trasera del vehículo para interpretar Heavy Metal Lover.

Y como no podía ser de otra manera en estas tierras, apareció una remera de la Selección que un fan le regaló con la frase Princess hard. Se tomó otro tiempo para hablar con el público. Mostró su cola mientras preguntaba “¿quieren pasar un buen momento?” y recibía ovaciones.

En Bad Kids se puso la celeste y blanca en su cuello y en todo su cuerpo. Con la camiseta de Messi -la 10- enfundó su guitarra al cuello y demostró que no todo es baile y canto.

Luego, fue el turno de los fans, los hizo subir al escenario, le dieron obsequios y se abrazaban entre ellos emocionados por estar con su ídolo. “Estoy contenta porque esta es una experiencia completa, que los fans vayan a verme al hotel, todo”, dijo y agregó que casi dieron vuelta la combi en la que se trasladaba. Un mezcla de agradecimiento y susto en pleno barrio porteño de Buenos Aires. Interpretó Hair junto a una chica y dos muchachos que la acariciaban, se dejaban acariciar.

“Me despierto y no lo puedo creer, soy una estrella del pop”, declaró sorprendida y provocando la risa cómplice de sus seguidores. El show continuó con Princess Die, Yoü & I, Electric Chapel (donde su castillo Iglesia se volvió multicolor, otra muestra más de su orgullo de ser un ícono gay) y Americano, donde dijo frases en italiano tras un impresionante solo flamenco/latino de su guitarrista.

Para el final se guardó sus clásicos que hicieron vibrar a River: Poker Face, Alejandro, Paparazzi y Scheiße. Las ovaciones fueron Monumentales. Anunció que era la hora de la despedida y saludó calurosamente, como en toda la noche, a Buenos Aires y Argentina, país al que prometió volver.

Claro que faltaba un poco más y en su especie de salida de cama de colores inició a capella su hit The Edge of Glory. Se quedó en top negro brillado y short/mini haciendo juego. Corrió, saltó, sedujo, encantó y generó el delirio en masa.

Luego de unos minutos, volvió al escenario sola para hacer a capella Marry The Night. Y así se despidió de Argentina y de visitantes de España, Venezuela y Uruguay que flamearon sus banderas.

Pero, ¿puede cantar y bailar al mismo tiempo la Monster Pop? la respuesta es sí, rotundamente y también puede mantener ese feedback con la gente que sólo las grandes estrellas musicales pueden lograr. Se sabe que en el mundo pop hay mucha base de fondo y coros grabados, pero no faltan los músicos y la mayor parte del tiempo la voz real del artista es protagonista. Aquí sucedió eso.

¿Cuál es el secreto del éxito de Lady Gaga? Visualmente y musicalmente quedó demostrada su admiración por Madonna. Desde los conos en punta, los bodys, la provocación constante, las excentricidades, los bailarines glamorosos, la conexión con su público, los mensajes de igualdad y respeto, y el salto y baile sin descanso. Pero ella le suma su personalidad, porque a estas chicas pop les sobra carisma.

Stefani Germanotta creó a Lady Gaga y ella se convirtió en un fenómeno de masas. Hoy sabe que tiene millones de seguidores que la imitan, se visten como ella, se atreven a mostrarse con atuendos excéntricos y escuchan cada frase que sale de su boca. Será por eso que es un monstruo muy adorable.(26noticias)

Comentarios

Ingresa tu comentario