Buenos Aires, 21/10/2017, edición Nº 1802

Cómo evitar que el dolor de cabeza se vuelva crónico

Qué factores lo pueden causar y cuáles son las recomendaciones de los especialistas.

(CABA) Cada año un 6% de quienes padecen dolores de cabeza de vez en cuando pasan a sufrirlos a menudo y un 3% de quienes tienen cefaleas ocasionales acaban por sufrirlas de forma crónica, es decir, que pasan a tener más días de dolor que de no dolor, según las estadísticas que maneja la Sociedad Española de Neurología (SEN).

Desde la SEN explican que en los últimos años se han identificado los principales factores que determinan que el dolor de cabeza se cronifique y, aunque algunos de ellos como el género, la edad, el nivel socioeconómico o aspectos genéticos son propios de cada persona y no pueden modificarse, otros muchos –como el consumo excesivo de analgésicos, el sobrepeso, los trastornos del sueño o la depresión– sí pueden corregirse para reducir la incidencia de las cefaleas. Por eso, ha elaborado una lista de recomendaciones para evitar que quienes sufren dolores de cabeza puntuales acaben con cefalea crónica:

* Vida ordenada. Quien es propenso a tener dolor de cabeza debe esmerarse en cumplir unos horarios de alimentación y sueño muy regulares, y evitar los excesos con la comida, la bebida o las horas de sueño durante el fin de semana.

* Ejercicio físico moderado. Los neurólogos aseguran que realizar ejercicio físico moderado de forma habitual ayuda a tener controlados los dolores de cabeza porque tonifica la musculatura, alivia la tensión muscular y reduce la ansiedad y el estrés. En cambio, el ejercicio físico brusco o la falta de hidratación mientras se practica se relaciona con ataques de migraña y algunos otros dolores de cabeza.

* Alimentación saludable. Evitar las grasas, el alcohol y tomar frutas y verduras contribuye a mejorar el riego sanguíneo y a prevenir las cefaleas.

bajar de peso1

* Mantener un peso adecuado. Los neurólogos consideran que el sobrepeso es un claro factor de cronificación de las cefaleas.

* Controlar la cafeína. Quienes habitualmente toman mucha cafeína pueden sufrir dolores de cabeza si reducen su consumo de forma drástica. No obstante, los neurólogos alertan que la cafeína resulta contraproducente para personas con migraña, aunque combinada con analgésicos se utilice a veces para tratar las cefaleas tensionales.

* No abusar de los medicamentos. El uso continuado o frecuente de algunos analgésicos para aliviar el dolor de cabeza provoca un efecto rebote y desencadena nuevas cefaleas cuando no se toman. Los neurólogos aconsejan evitar las combinaciones de fármacos (sobre todo los que contienen cafeína, codeína o tranquilizantes), no usar opiáceos y barbitúricos, y limitar el uso de triptanes (usados para combatir la migraña) a un máximo de diez al mes.

* Acudir al neurólogo. Si los dolores de cabeza se repiten, si se tienen más días con dolor que sin dolor o se padecen cefaleas muy intensas, no basta con tomarse un calmante. Hay que acudir al neurólogo para valorar la necesidad de un tratamiento preventivo y determinar el seguimiento más adecuado según el tipo de cefalea.

* Llevar un registro de las crisis. Las personas propensas al dolor de cabeza deben apuntar los días y las circunstancias –alimentos consumidos, hora, estado anímico, actividades previas realizadas, ambiente, etcétera- en que se desencadenan sus jaquecas para poder facilitar el máximo de información a su médico.
* Tratar el estado depresivo. La depresión a menudo va ligada a dolores de cabeza, por lo que se aconseja solicitar ayuda si aparecen síntomas depresivos.

* Problemas de sueño. Quienes duermen poco o sufren interrupciones del sueño durante la noche con frecuencia padecen dolor de cabeza al día siguiente. Si se tienen problemas de sueño, la recomendación es consultar al neurólogo.

dolor de cabeza0

Fuente: La Vanguardia

Comentarios

Ingresa tu comentario