Buenos Aires, 21/11/2017, edición Nº 1833

Cómo aliviarse del estrés en cinco pasos

La doctora Christine Purdon, aconseja hábitos para sobrellevar angustias y no caen en pesimismos. (CABA) El estrés y la preocupación son sensaciones cotidianas en el ritmo de vida actual. Aún así, no es saludable darle al cerebro y al alma más de lo que esta puede soportar. Es por eso que la doctora en psicólogía, profesora y directora ejecutiva del Centro para la Investigación en Salud Mental de la Universidad...

La doctora Christine Purdon, aconseja hábitos para sobrellevar angustias y no caen en pesimismos.

estrés

(CABA) El estrés y la preocupación son sensaciones cotidianas en el ritmo de vida actual. Aún así, no es saludable darle al cerebro y al alma más de lo que esta puede soportar.

Es por eso que la doctora en psicólogía, profesora y directora ejecutiva del Centro para la Investigación en Salud Mental de la Universidad de Waterloo, Christine Purdon comparte algunos de los hábitos y las estrategias más efectivas para acallar la preocupación y el estrés.

“La preocupación es algo que hacemos una y otra vez, sin lograr resolver nada, y es típicamente uno de los peores escenarios del futuro”, explica Jason Moser, doctor y profesor del Departamento de Psicología de la Universidad Estatal de Michigan, a The Huffington Post.

De este modo, uno de los puntos clave para llevar adelante los estados de ánimo en tiempos complejos es “vivir el presente”, en el sentido de no repreguntar qué ocurrirá a futuro. Es mejor construir ahora qué pasará y no sólo indágalo con ansiedad.

Otro factor es tener la entereza de analizar las opciones y metas y no decaer si se eligen rutas equivocadas. Mejor cambiarlas y no lamentarse tanto.

En tercer lugar, ponen que es importante saber por qué se hacen las cosas. Eso baja la preocupación. Hay que estresarse menos ante la posibilidad de errar.

En la rutina puede perderse la perspectiva, el fin último de lo que hacemos. No obstante, ver la situación desde afuera y hacia dónde uno quiere ir con sus acciones alivian angustias momentáneas y dan un mayor sentido de trascendencia.

El último punto es la palanca de freno automático cuando nada da resultados. Se trata, tan sólo de que si uno no puede “dejar de estresarse”, lo que tiene que hacer es tomar una hora diaria y “en vez de andar todo el día de cara larga, tomar un rato para pensar en aquellos problemas graves; y poner toda la energía de análisis en esa franja horaria”.

Comentarios

Ingresa tu comentario