Comienza el tradicional Buenos Aires Jazz

Comienza el tradicional Buenos Aires Jazz

(CABA) “Es muy notorio el crecimiento cuantitativo que registra el festival de jazz -en número de músicos y en sedes, pero también en eclecticismo estilístico- pero eso representa un valor por estar asociado, al mismo tiempo, a la idea del fortalecimiento de una tradición que este espacio sí ha construido en todos estos años”, afirmó Adrián Iaes, quien será el director de una nueva edición de Buenos Aires Jazz, que comienza este miércoles y durará hasta el 28 de noviembre.

En ese punto, el pianista y compositor Ernesto Jodos, uno de los protagonistas estables, enfatizó en diálogo con Télam, que el que Buenos Aires Jazz, “a diferencia de la mayoría de los festivales del mundo, cuenta con un enorme porcentaje de músicos locales que intercambian con los músicos que vienen de visita, y eso resulta un valor distintivo que ya nadie discute”.

“En este festival los músicos nos encontramos con situaciones nuevas y distintas al lugar cómodo al que estamos acostumbrados: los cruces con extranjeros, el proyecto ‘nuevas voces del jazz’, o los encargos a compositores, por citar algunos ejemplos, dan una impronta muy importante”, apuntó el guitarrista Rodrigo Agudelo.

“En definitiva, este espacio representa un empuje al desarrollo del género en la Argentina. Porque nos permite tocar, tomar clínicas, escuchar. Hace que nuestro medio pueda seguir creciendo”, dijo el saxofonista Sebastián Loiácono.

El concierto de apertura del festival estará a cargo de los legendarios The Cookers, el miércoles 23 a las 20.30 en el auditorio de la Usina del Arte. Incluye a un colectivo de pioneros del género que, en algunos casos, han tocado con importantes figuras como Herbie Hancock y Max Roach, entre otros. Será la primera visita de The Cookers a la Argentina.

En el plano internacional habrá un foco dedicado al jazz francés que incluye al grupo comandado por el clarinetista Louis Sclavis, al dúo Peirani & Parisien y al quinteto de Omer Avital, además de la presencia del trío de Tony Malaby, Tamarindo -que comprende a William Parker y JT Bates-, grupo fundamental de la escena neoyorkina, y el trío hindú-alemán de Jarry Singla, Christian Ramond y Ramesh Shotham. Por otro lado, el uruguayo Rubén Rada presentará su proyecto Confidence.

En la sección “La Escena Local: Panorámica” se presentan desde pequeños grupos como los de los guitarristas Carlos Casazza o Arian Houshmand, hasta grandes formaciones como los Mingunos o la Anonimus Big Band. También agrupaciones que juegan al límite del género como es el caso del trío SenaneS 3.

Entre los talleres y workshops, bajo la coordinación de Roxana Amed, habrá un espacio de canto a cargo de Joey Blake; talleres de ensamble con Rodrigo Agudelo y Greg Burk; clínicas de batería por Billy Hart y de contrabajo con William Parker.

La edición 2016 trae como novedad el agregado de clínicas en Villa 20, Lugano y Bajo Flores a cargo de profesores integrantes de La Bomba de Tiempo y de Mariano Loiácono.

El Concierto de Clausura será con la cantante portuguesa Maria João y el guitarrista brasileño Guinga, que grabaron juntos el disco “Mar Afora” en 2015 y se presentarán el lunes 28 a las 20.30 en el Auditorio de la Usina del Arte.

En materia de escenarios también habrá una ampliación a las ya clásicas salas como la Usina del Arte y el Anfiteatro del Parque Centenario; se sumarán los espacios culturales Carlos Gardel, Resurgimiento, Adán Buenosayres y Centeya, más clubes de jazz para alojar los tan esperados cruces (a Café Vinilo y Thelonious se agrega Bebop) y una pista de baile al aire libre en la Glorieta de Barrancas de Belgrano.

“Esa amplitud es clave porque el festival, además de trabajar con el público propio, acerca a un público general, que no es habitué del circuito. Tiene una visibilidad y una diversidad que nos hace mirar a otros géneros”, apuntó a Télam el baterista Carto Brandán.

“El festival de Buenos Aires te da, en definitiva, la posibilidad de acercar nuevos oyentes al jazz, la posibilidad de cautivarlos, sobre todo en los conciertos gratuitos”, dijo el trompetista Mariano Loiácono.

“Así -agregó- se da para el músico un doble juego: por un lado se genera un roce con nuevos colegas, porque para muchos músicos esta es la única manera de generar un vínculo más allá del circuito local. Y por otro, es la vía para tener un acercamiento con gente nueva o joven que finalmente se incorpora a la agenda regular del jazz de todo el año”.

El festival Buenos Aires Jazz se extenderá hasta el 28 de noviembre y su programación puede consultarse en festivales.buenosaires.gob.ar.

FUENTE: TÉLAM
S.C.